viernes, 16 de julio de 2010

Cinco mil páginas de blog

Empecé este blog hace más de cinco años, en 2004. Y una de las cosas que he ido haciendo ha sido imprimirlo y encuadenarlo—en plan tesis doctoral—convertirlo en códice, como homenaje nostálgico a fases pasadas de la comunicación, o en un vano intento de dignificarlo y darle solidez a lo que no es más que palabrería evanescente. Hoy he recogido dos volúmenes correspondientes a 2009—lo de este año aún está en curso, ya lo iré añadiendo—y en conjunto veo que suma ya, lo escrito e impreso y encuadernado, diez volúmenesgordos—y unas cinco mil páginas—que las tengo sin numerar. Cinco mil páginas a una cara, o sea, cinco mil hojas, o diez mil páginas de las cuales la mitad están en blanco, para añadir glossae, marginalia & castigationes.

O sea, en estos cinco años, he escrito en el blog más de lo que Shakespeare escribió en toda su vida, y hay quien le critica que escribió demasiado (Ben Jonson, sin ir más lejos). No pretendo compararme con él en calidad, que eso son méritos imponderables y dependen del punto de vista y del gusto de cada cual, las cosas cualitativas—pero hoygan, en cantidad ya le gano y eso es incontestable. en pasta

Bueno, no todo es escrito por mí, cierto. He incluido algún pequeño texto de otros por gusto o para análisis, o por traducción—y también ilustraciones, dibujos, fotos... de todos modos, queda el hito de diez volúmenes que si, de momento, todavía se los salta un gitano, desde luego no le aconsejo que pruebe a levantarlos todos juntos: se le podrían caer en un pie, con serias consecuencias para futuros saltos.

Al pie de esta página están los archivos completos y desencuadernados. En su medio natural, que es, dígase lo que se diga, el hipertexto en red.

Por cierto, además habré escrito estos años otros tantos folios de bibliografía, y al menos mil de recursos y pleitos. Ya no cuento las publicaciones en libros, revistas y repositorios digitales, que también las hay.

Todo ello equivale a mover imperceptiblemente algunas conexiones invisibles en un chip digital del tamaño de la uña del meñique. Es un trabajo, créanlo o no.

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.