viernes, 12 de febrero de 2016

40.000 fotografías



Hoy alcanza mi fotoblog (http://www.flickr.com/photos/garciala/) la cifra de cuarenta mil fotografías. Cifra récord para mí (pero todos los días  suponen una cifra récord para mí). Es, de hecho, el fotoblog más abultado que conozco; 400 páginas web, a cien fotos cada una; o diez años en red, a cuatro mil fotos por año.  Pantallazo, y aquí está la foto 40.001:



Cuarenta mil fotos

 
—aunque hay quien dice que un pantallazo no es una foto, y podríamos a este respecto desconstruir la definición de foto. Pero no será hoy, que hoy me centro en la cantidad más que en la calidad (algunos me recuerdan que hoy y siempre). Para consideraciones más cualitativas, puede leerse mi ensayo sobre la narratividad del fotoblog, ya sea en su versión breve y española, o en esta versión más extensa en inglés aparecida en Semiosphere of Narratology.

Una cosa sí comentaré, empero, sobre el fotoblog. Aparte de ostentar el récord de cantidad, tiene el dudoso récord de tener la más baja proporción en respuestas provocadas, ya sea en favoritos, en comentarios o en pseudopremios de éstos que se dan los fotógrafos de Flickr entre sí. Son cifras llamativas realmente, y la baja calidad de las fotografías por sí sola no las explica suficientemente. Seguiremos trabajando en ello, pero está claro que mi fotoblog no va a destacar nunca por su proporción de comentarios. Si quieren ver fotos que suban la calidad media (?) puede acudirse a los álbumes, por ejemplo a éste con mis mejores fotos de 2015.

Y aquí, de muestra otro botón, mi foto número 40,000, titulada "Moto", o "Mi foto número 40.000: 'Moto'". La moto no es mía, aclaro—sólo la foto, y la moto que contiene:



Mi foto número 40.000: "Moto"  

Foto:
Moto
(o Foto y Moto)

Ya se que algunos dirán que esto no es una foto de una moto, sino a lo sumo de un motor—pero ninguna foto muestra el objeto en sí, o todo el objeto, sino sólo una perspectiva sobre él, o una sección visible. Una foto es metonímica, la parte por el todo; y puede además ser metafórica, simbólica o narrativa; puede estar llena de capas de sentido, y puede por supuesto ser insignificante. Algunas fotos mías tienden a la originalidad, otras no; las hay buenas y malas; otras (quizá las más) no son ni buenas ni malas, están ahí, como cualquier foto. Pero también muestran, aunque a veces no se eche mucho de ver, un momento, destacado sobre el trasfondo de una gran historia. Cada una es una conjunción espaciotemporal, pues toda fotografía fotografía un momento, además de un objeto. Contienen las fotos tiempo congelado, una modalidad de tiempo que sólo existe en ellas. Son cuarenta mil momentos, para quien conmigo va.








—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.