sábado, 4 de junio de 2016

Retropost #974 (4 de junio de 2006): Prosopagnosia


Vía Digg, llego a este artículo de Katherine Unger, "Have We Met?" sobre la prosopagnosia o incapacidad de procesar las caras de la gente, un síndrome que se consideraba raro . . .  hasta ahora. Dicen los investigadores que lo puede sufrir hasta un 2% de la población en grado suficiente como para alterarles la vida. Vamos, que tampoco es cosa de todo o nada; si bien hay quien no reconoce caras en absoluto, sí hay grados de buen funcionamiento del sistema. De hecho, se extrañan los investigadores de que las áreas cerebrales correspondientes a los sistemas de reconocimiento de caras estén intactas en casi todos estos casos. A mí no me extraña.

Es curioso cómo hay sistemas neurológicos especializados que dan lugar a muchas de las funciones cerebrales que consideramos "naturales" o como un reflejo no problemático de "la realidad". Así, me llamó especialmente la atención cuando me enteré de la existencia de este mecanismo especializado de reconocimiento de rostros. O de otro caso curioso, la "visión ciega", blindsight, caso de algunos ciegos que sólo pueden procesar indirectamente parte de la información óptica, pero sin crear una imagen mental. No ven nada, y sin embargo pueden reaccionar indirectamente a cosas que tienen delante de los ojos, normalmente atribuyendo sus reacciones a otro tipo de información, o asociaciones de ideas, o impulsos súbitos, y no a que hayan visto nada. Supongo que son este tipo de ciegos los que han dado lugar a esta especie de mitología de segunda vista o vista alternativa en los ciegos, o a la suposición extendida de que algunos ciegos no lo están realmente sino que se lo hacen.caraciudad

Lo de la prosopagnosia debe ser un caso de esos de sistemas que funcionan con mayor rendimiento en unas personas que en otras, por cuestiones no sólo de hardware sino de habilidad en el manejo del sistema, entrenamiento, etc. Me extraña la cifra del 2% referida a caras reales. El experimento se hizo al parecer con fotografías, y supongo que sólo se pueden equiparar hasta cierto punto. Yo, por ejemplo, tengo bastantes problemas para asociar fotografía y cara (por ejemplo en las fichas que me dan los alumnos), y menos problemas para reconocer una misma cara dos veces. A veces se me crean en clase dos alumnos virtuales, la persona que imagino que me ha dado la ficha, y que siempre falta a clase, y luego, una persona que asiste a clase pero nunca me da ficha - - hasta que caigo que son la misma persona, o más bien que la persona de la foto no existía, a veces me llevo un buen chasco.

Yo no sé si el sistema neurológico este lo tengo un poco changao, o mal entrenado, o las dos cosas. Pero sí creo que me llega a afectar un poco a la vida social. Por ejemplo, tengo bastante dificultad para reconocer caras que no espero ver. Encuentros por sorpresa en la calle, etc., -- me cuesta procesar la información, a veces un tiempo suficiente como para que la otra persona pase de largo, o para quedar mal. 

Nunca, o casi nunca, veo caras conocidas por la calle. Lo venía atribuyendo yo a que vivo en una gran ciudad, y algo de eso hay, pero . . .  puede que la ciudad a unos nos induzca a la prosopagnosia, y a otros a todo lo contrario.

En cuanto a mi propia cara, muchas veces no me reconozco tampoco.





—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.