miércoles, 1 de junio de 2016

Retropost #968 (1 de junio de 2006): m/f - s/z: Hermafroditos, transexualas, monstruas y prodigios


Leía hace poco el libro de Ambrose Paré Des Monstres et prodiges (1573; Ginebra: Slatkine, 1996), donde aparecen deliciosos monstruos y prodigios naturales.

Paré, un poco al estilo enciclopedia china, atribuye el origen de monstruos y prodigios a 1) la gloria de Dios, 2) su ira, 3) exceso de semen, 4) insuficiente cantidad de semen, 5) la imaginación, 6) la estrechez de la matriz, 7) posturas indecentes de la madre, 8) accidentes, caídas y golpes contra el vientre durante el embarazo, 9) enfermedades hereditarias o accidentales, 10) putrefacción del semen, 11) mezcla seminal de personas y animales, 12) la brujería, 13) la intervención de demonios y diablos.

Monstruos como aquel hombre de cuarenta años, al cual le salía de la tripa otro hombre casi completo, excepto la cabeza… otro yo al que llevaba en brazos, por París, en 1530.
Siameses, seres de dos cabezas, hombres con otra cabeza viva en el vientre. Mujeres que paren treinta y seis niños vivos. Mujeres que han parido pequeños monstruos activos y malignos. Peces voladores. Apariciones de figuras en el cielo, con hachas, espadas y caras espantosas.

"Un monstruo marino, que tiene la cabeza de un monje armado, y cubierto de escamas de pez" - o bien "un monstruo marino, que se parece a un obispo, vestido con sus hábitos pontificios".

O la Ballena, y la Jirafa. O la bestia oriental Tanacth, una especie de tigre sin cola, con cabeza de hombre "bien formada pero con la nariz chata", pelo de africano y manos de hombre… esta bestia se la comen en la India. Y la Rémora, diminuto pez capaz de detener una gran nave al adherirse a ella. El Aloés, pez monstruoso. Y el Limaco del Mar Sarmático.

Y otros prodigios que despiertan curiosos ecos y analogías hoy en día. Cambios súbitos de sexo al saltar una valla. Siempre de mujer a hombre, nunca de hombre a mujer: "la raison pourquoy les femmes se peuvent degenerer en hommes" es, aclara con lógica admirable, "pour-ce que Nature tend tousjours à ce qui est le plus parfait, et non au contraire faire que ce qui est parfait devienne imparfait" (86).

Veamos qué dice Paré

De los hermafroditas o andróginos, es decir, que en un mismo cuerpo tienen dos sexos.
Los hermafroditas o andróginos son niños que nacen con doble miembro genital, uno masculino y otro femenino, y por tanto, son llamados en nuestra lengua francesa, hombres y mujeres.
Pues es la causa, que la mujer proporciona tanta semilla como el hombre proporcionalmente, y por eso la virtud formadora, que siempre intenta hacer su semejante, a saber, de la materia masculina un macho, y de la femenina una hembra, hace que en un mismo cuerpo se encuentren a veces dos sexos, llamados hermafroditas. De los cuales hay cuatro clases, a saber, hermafrodita macho, que es el que tiene el sexo del hombre perfecto, y en el perineo (que es el lugar entre el escroto y el ano) un agujero en forma de vulva, que sin embargo no penetra dentro del cuerpo, y de este no sale orina ni semilla. La mujer hermafrodita, además de su vulva que está bien formada, por la cual arroja la semilla y la regla, tiene un miembro viril, situado encima de la mencionada vulva, cerca del monte de Venus, sin prepucio, sino sólo una piel desligada, que no se puede invertir ni volver, y sin ninguna erección, y de éste no sale orina ni semilla, y no se encuentra vestigio de escroto ni testículos. Los hermafroditas que no son ni uno ni otro, son los que están todos cerrados y exentos de generación, y sus sexos totalmente imperfectos, y están situados al lado uno del otro, y a veces uno encima y el otro debajo, y no pueden utilizarlos más que para expulsar la orina. Hermafroditas machos y hembras, son los que tienen los dos sexos bien formados, y pueden usarlos y servir para engendrar, y a estos las leyes antiguas y modernas les han hecho y todavía les hacen elegir qué sexo quieren usar, con prohibición, bajo pena de perder la vida, de no utilizar más que aquél del cual hayan hecho elección, por los inconvenientes que podrían resultar de eso. Porque algunos han abusado de ello de tal manera, que por un uso mutuo y recíproco, se refocilaban de uno y de otro sexo, ya de hombre, ya de mujer, pues tenían naturaleza de hombre y mujer, proporcionada a tal acto, e incluso, como dice Aristóteles, su teta derecha es como la de un hombre, y la izquierda como la de una mujer. ( . . . ) (75-77).

Como se ve, en los presupuestos descritos por Paré, se presupone estrictamente la heterosexualidad: ni siquiera se plantea (no pertenece a la discusión) la posibilidad de una orientación sexual que no corresponda a la determinada por la marca de los órganos genitales y marcas corporales adyacentes. La orientación sexual se regirá y determinará por estas marcas:

Los médicos y cirujanos bien expertos y entendidos pueden saber si los hermafroditas son más aptos para adoptar y usar uno u otro sexo, o los dos, o nada. Y tal cosa se conocerá por las partes genitales, a saber, si el sexo femenino es adecuado en sus dimensiones para recibir la verga viril, y si por él fluyen los menstruos; igualmente por el rostro, y si el cabello es desligado o recio; si el habla es viril o aguda, si las tetas son parecidas a las de los hombres o de las mujeres: igualmente si toda la costumbre del cuerpo es robusta o afeminada, si son atrevidos o temerosos, y otras acciones similares a los machos o a las hembras. Y en cuanto a las partes genitales que pertenecen al hombre, hay que examinar y ver si hay gran cantidad de pelo en el monte de Venus y alrededor del ano, porque comúnmente y casi siempre las mujeres no tienen nada en el ano: Igualmente hay que examinar bien si la verga viril está bien proporcionada en grosor y longitud, y si se levanta, y de ella sale semen: lo que se hará por confesión del hermafrodita, cuando haya tenido compañía de mujer: y por este examen se podrá verdaderamente discernir y conocer al hermafrodita macho o hembra, o que sean lo uno y lo otro, o que no sean ni lo uno ni lo otro. Y si el sexo del hermafrodita tiene más del hombre que de la mujer, debe llamársele hombre: y lo mismo con la mujer. Y si el hermafrodita tiene tanto de lo uno como de lo otro, será llamado hermafrodita hombre y mujer. (79)

Curiosos estos tres niveles de análisis:

- sexo biológico: fluido y quizá sin fronteras entre categorías.
- sexo médico, determinado por el experto: se hace recaer en una de cinco categorías.
- sexo administrativo y legal: se reduce a dos categorías (aun el caso, como hemos visto, más problemático, el del quinto sexo médico, los hermafroditas que son "hombre y mujer").

El deseo del hermafrodita no entra en cuestión nunca. Hay que tener en cuenta que Paré mezcla la discusión de exámenes de neonatos con exámenes de transgresores potenciales que han salido a la luz; en ambos casos, el deseo parece ser irrelevante en sus planteamientos, y se atiene a lo que aconsejan las marcas físicas.

Es más, incluso cuando la marca es ambigua, al parecer sigue sin plantearse la cuestión. Los hermafroditas pueden ser machos o hembras, en los dos primeros casos, y como tales se espera que actúen. De la ambigüedad o "género neutro" del tercer caso al parecer tampoco se derivan problemas legales, pues se presupone que no habrá actividad ni orientación sexual. (Todo esto no quiere decir que no hubiera en esta época casos de travestismo y de homosexualidad, por supuesto). Es únicamente el cuarto caso descrito por Paré el que a su juicio merece intervención especial por parte de los legisladores: el del hermafrodita pleno, diríamos, el de la persona que está caballo entre las dos vertientes de la diferencia sexual no por carecer de marcas sexuales ino por tener dos marcas sexuales claras y a la vez contradictorias. Aquí es donde interviene la ley para declarar válida, por orden público, o por convención o ficción legal, sólo una de las dos marcas.

Se observarán aquí curiosos elementos de paralelismo con el debate actual en torno a la transexualidad y su reconocimiento legal.

Hoy en día no se ejecuta ni encarcela a nadie (en Occidente) por homosexualidad o por bisexualidad o por usar atípicamente genitales atípicos. Se entiende que todo esto entra en la libre elección de cada cual. Y, es más, está prohibida la discriminación contra las personas por razón de sus preferencias sexuales. Menos prohibida, pues todavía tiene vigencia legal, está la discriminación por razón de sexo. Parece haber cierto futuro para la discriminación legal positiva a favor de la mujer. Y habría que diferenciar, a su vez, el debate en torno a la discriminación sexual del debate en torno a la discriminación por razón de género y de identidad genérico-sexual: tres debates, o cuatro, que sin embargo están muy ligados entre sí. Cinco debates, si le sumamos la cuestión del nacimiento con estructuras genitales atípicas como las que describe Paré.

A pesar de esa cierta prohibición de discriminaciones, hay no obstante un punto en el que la ley parece casi tan insistente en nuestros días como en los días de Paré: el mundo humano se estructura en torno a dos sexos, y cada individuo debe elegir uno.

A andróginos y epicenos (no hermafroditas) les puede resultar más o menos cómodo el papel que se les ha asignado; pero al menos hoy en día hay (en Occidente, hablo de Occidente…) aparte de estilos de relación, vestimenta, etc., claramente masculinos y femeninos, una amplia gama intermedia, tirando más bien hacia lo masculino nondescript, una gama de estilos que es aceptable no sólo para personas física o emocionalmente andróginas sino, salvando otros códigos sexuales complementarios, para hombres machos y mujeres hembras. Así, pongamos, una cazadora y un vaquero lo puede llevar tódios; o todo el mundo puede saludar dando la mano en lugar de besitos sin levantar demasiados comentarios.

Otro caso es el de quienes eligen una polaridad invertida: los travestís y transexuales en grado diverso (que el ropaje sexual va desde el pintalabios hasta la cirugía). Muchos transexuales son los primerosas en mantener bien alto el pabellón de los dos sexos diferenciados (a la vez que minan con su propia existencia ese régimen sexual). De hecho, es el caso arquetípico de transexualidad: una persona nacida genitalmente hombre pero que siente una necesidad imperiosa de identificarse como mujer, y vice-versa. No sé si hay muchos transexuales que sienten la necesidad psicológica de acogerse a un tercer sexo andrógino o "transexual"… aunque en muchos casos lo tengan que hacer de facto para salvar con poco coste personal muchas situaciones de la vida cotidiana. Es, por tanto, una situación curiosa la de los transexuales; en principio, apuntalan por el mismo hecho de su "elección" vital el orden sexual bipolar; a la vez, lo quiebran, convirtiendo como poco de cuatro a cuarenta y cuatro, por decir algo, las posibles combinaciones de conformación genital original, y modificada, vestido/estilo virilizante o afeminado, y orientación sexual (la nacida mujer que se transexualiza en hombre, pero viste de mujer y tiene modos poco femeninos y orientación sexual hacia los hombres sería sólo un caso atípico…).

Pero si los transexuales son a veces un caso un tanto paradójico de promoción del binarismo sexual, hay otros dos casos más influyentes, y que van, naturalmente, ligados entre sí:

1) El sentido común, lo que dice todo el mundo, lo que siempre se ha hecho y lo que es así por naturaleza, o cree el 95% de la gente, etc.: que hay hombres y mujeres. (Creencia cierta, con una posible falacia adherida: "que sólo hay hombres y mujeres".... —y de la que se extrae un corolario problemático para muchos e incuestionable para otros: que hay que obligar a todo individuo a ser o bien hombre o bien mujer).

2) La ley: que es la que hace explícito dicho corolario y se encarga de aplicarlo. Normativas sobre baños separados (¿costumbre o ley? No sé); dormitorios separados, residencias separadas, etc. —y, en suma, identidad sexual polarizada, "original" y obligatoria en la documentación para todas las personas.

Hoy como entonces, parece que se afirma el orden sexual binario (si bien no tanto, gracias a Dios) por temor a la posible multiplicidad que resultaría de replantearlo: no ya cuatro sexualidades, sino cientos, miles… las que de hecho hay, quizá. Como dice en la introducción al libro de Paré su editora Gisèle Mathieu-Castellani,

"Cuando la ambigüedad se inscribe en el cuerpo y se marca en el sexo, se vive y se piensa como una ruptura intolerable del orden del mundo, físico y social, como una fractura del cuadro conceptual que lo estructura. Lo híbrido es el caos . . ." (25)

Y así parece haber sido, desde tiempo inmemorial, para el orden político y legal de la humanidad. Si así pensaban los renacentistas, así sigue pensando la legislación actual sobre identidad sexual. Es obligatorio tener un sexo definido: bueno, es que puesto así hasta suena chusco. No es que sea obligatorio: se tiene. Y si no se tiene, pues se pone. Y si no se pone el sexo, al menos se pone la cruz en la casilla.

¿Pero a qué sexo se refiere la ley? Al "verdadero", al "original", al de nacimiento, se presupone. Se ha venido presuponiendo. Lo que pasa es que ahora parece inoportuno presuponerlo, y quizá se pase a presuponer otra cosa. Sexo a voluntad, o según trayectoria vital: es decir, pongamos "género" en lugar de "sexo".
Lo cual presupone, en cierto modo, que haya dos géneros, dependientes o derivados de los sexos en una génesis de las culturas, pero desgajables de esa génesis no sólo ya para cada trayectoria individual sino también para la ley. "Género" de destino, en lugar de "sexo" de origen. Parece ser que será el sentido de la próxima reforma legislativa del gobierno.

Lo que no se va a cuestionar, según todos los indicios, es el binarismo de la clasificación. No vamos a pasar de v/m a vv/mm/mv/vm/ o a ns/nc (a menos que se agarre el toro por los cuernos y se introduzca la categoría neutra, o se haga optativa la respuesta, declarando obsoleta la atención de la administración al sexo o género… pero no parece, no). Tengo curiosidad por saber cómo se formularán exactamente el status legal del sexo de origen y el del sexo de destino, y si esto llevará a una multiplicación administrativa de las identidades sexuales o no.

Esta cuestión, claro, tiene repercusiones legales que no se acaban en la legislación española. Eso es sólo el principio , y de hecho los nuevos "sexos" de los sistemas legales occidentales que han dado este paso se contemplan internacionalmente en el marco de los viejos sexos de siempre; no parece que un país que no reconozca los cambios de identidad sexual vaya a reconocerlos (al margen de la existencia de convenios especiales) sólo porque en España haya cambiado la ley al respecto. Sea como sea, en la realidad de la vida cotidiana o en el código legal, las posibles modificaciones de trato social o de ley que se difundan o se instituyan no tienen lugar en vacío, sino en un contexto a la vez geográfico e histórico regido por el binarismo sexual. Llevamos la historia a cuestas (unas veces más que otras) y así sería ilusorio creer que el régimen sexual se puede cambiar por decreto-ley, aunque sí haya algunos aspectos del tratamiento legal de la sexualidad que se pueden cambiar por ese procedimiento.

Con lo cual las gentes que quieran escapar al binarismo del orden sexual mundial seguirán siendo a la vez monstruos y prodigios por un lado… y la cosa más normal del mundo por otro, poniéndose unos vaqueros y una cazadora. Donde se pueda.



—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.