martes, 10 de mayo de 2016

Despartir una quimera



Es extraño que no haya en la Wikipedia un artículo sobre Álvaro de Sotomayor, hijo del conde condottiero Pedro Madruga y de Teresa de Távora.  Había heredado el condado antes de tiempo, por concesión de los Reyes Católicos, que habían desposeído a su padre por rebelde—pero que se atuvieron a las plegarias de su madre, compañera favorita de la reina.

De Pedro Madruga es de quien algunos dicen que "desapareció" de la vida, y no quiero decir "que se murió", en 1485, en Talavera, a la vez que entra en la historia Cristóbal Colón. Otra identidad del mismo personaje según Philipott y otros historiadores, y algo sujeto a debate o contestado por muchos otros. Vasco de Aponte, que es quien nos da noticias más fiables sobre Pedro Madruga, nos da una versión muy gallega, pero muy gallega, de su muerte, cuando iba de camino a una entrevista con los Reyes Católicos:

"unos dixeron que el conde muriera allí de dos carbúnculos, otros dixeron que el alcalde de Proiaño entrara en el monasterio con sus porquerones y que le hechara un garrote en el pescuezo; unos dicen que fue de una manera y otros dicen que fue de otra, quizá fue de entrambas maneras".

 El caso es que el muerto estaba oficialmente muerto, pero algún acreedor descontento le seguía reclamando las deudas. A él o al hijo, a quien pagase, vivo o muerto. Y por otra parte, el cadáver que el hijo mandó trasladar a la catedral de Tuy nunca apareció. Por eso algunos alegan que hubo una desaparición oportuna, pactada quizá con los Reyes Católicos, lo cual sería una explicación de los secretos que guardaba Colón sobre su pasado, un "genovés" de conveniencia, al parecer. Con su hijo Álvaro se llevó Pedro Madruga a matar, eso sí: le maldijo en toda regla, y no aceptó ser desposeído.

Digo que es raro que no figure Álvaro de Sotomayor porque en la Wikipedia le dedican artículos a casi toda la parentela, y éste Álvaro tuvo circunstancias vitales también novelescas y... raras. Se le acusó en Portugal de atentar contra la vida del rey (amigo de su padre por cierto), y aunque al final condenaron (y descuartizaron) a otro, a éste Álvaro, a pesar de su título, le dieron unas cuantas pasadas por el torno que lo dejaron muy maltrecho.

Murió Álvaro de Sotomayor en 1495, nos dicen que en circunstancias misteriosas, en las calles de Valladolid, intentando "despartir una quimera." Las interpretaciones de esta aparición son libres.



Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.