viernes, 11 de noviembre de 2016

Leonard Cohen - Singing to the end of love








Estoy oyendo el último disco de Leonard Cohen, que compré anteayer, You Want It Darker. Y es un disco de vocación prepóstuma. Murió Cohen el día 7—ya era el disco póstumo cuando lo compré, pero no lo sabía; hoy nos hemos enterado. En Luco de Bordón me acordaba de él, andando por un camino a la ermita desierta. Lo vi y oí una vez, a Cohen, en un concierto en Zaragoza, primera y última vez en vivo. Desde los años 70 me sonaba el hombre, y en los noventa el último LP que compré, al acabar aquella era en la que comprábamos LPs, fue de Cohen—The Future. Ya estamos en ese futuro que él había visto, al final siempre nos alcanza—it's a deadline.

Tampoco es que le siente especialmente mal la muerte, a Leonard Cohen. As he becomes death, death suits him. Es, después de todo, el hombre que dijo de sí mismo, "Nací de traje".  Al igual que para muchos el divorcio no es el fin del matrimonio, sino su prolongación en fase póstuma o infernal, así la vida para Cohen pasa sólo a una fase póstuma, esperando una muerte más definitiva cuya silueta aún no se ve en el horizonte. Lo seguiremos viendo y oyendo en las ventanitas de YouTube, "that tower down the track". Yo también hablo bajito desde el sótano de esa torre, y oigo toses, cien pisos más arriba.






Now I bid you farewell, I don't know when I'll be back
They're moving us tomorrow to that tower down the track
But you'll be hearing from me baby,
Long after I'm gone
I'll be speaking to you sweetly from a window
In the tower of song.


—oOo—

Leonard Cohen, still alive in London:






Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.