miércoles, 26 de julio de 2017

Donde se ve a través del monte

Donde se ve a través del monte

Michel Onfray : Une historiographie alternative

Rajoy en la Audiencia Nacional

Retropost #1709 (26 de julio de 2007): Bloggers

Bloggers

Publicado en Blogs. com. José Ángel García Landa


Leyéndome un informe del Pew Internet & American Life Project del año pasado, Bloggers: A Portrait of the Internet's New Storytellers, veo que soy un bloguero (americano) muy típico en algunos aspectos, y muy atípico en otros, lo cual debe sucederme con cualquier estadística que se consulte.
Algunos de los parámetros que miden:

- La mayoría de los bloggers no habían publicado nada antes en otros medios. Yo sí, como una amplia minoría (el 44%). Dada la facilidad de la tecnología para publicar y la accesibilidad... parece poco porcentaje el de los que se lanzan. Teniendo en cuenta sobre todo que son mayormente jóvenes.

- Lo de jóvenes: relativo. El 54% tienen menos de 30 años, pero eso quiere decir que el 46% tienen más de 30 años. Tampoco críos, y menos en España; en Francia sería otra cosa, con los skyblogs. Aquí me dice Álvaro que esto de los blogs es cosa de viejos (lo asocia conmigo, claro).

- Tema del blog: el mío, de tema múltiple y tipo diario personal, "my life and experiences", tema mayoritario en la blogosfera (37%) seguido de la política (11%) —y más atrás, deportes (6%), noticias y actualidades (5%), negocios (5%), tecnología (4%), y hobbies o enfermedades personales (1%). Ahora bien, me temo que lo que yo entiendo por "mis experiencias" no está tan generalizado. Porque son mías, claro. Es atípico también el hecho de que los bloguers "ancianos", o sea mayores de 30 años, suelen limitarse a un tema único o blog especializado, mientras que los jóvenes, o los inmaduros, somos más eclécticos.

Los bloggers son un poco más alternativos o minoritarios, en USA. Son indistintamente hombres o mujeres, pero hay más tendencia a bloguear entre las minorías culturales. Ligera.

El tema pseudónimos, que siempre me ha interesado. La mayoría de los blogs son pseudónimo-anónimos (el 55%), aunque hay una importantísima minoría de blogs firmados con la identidad "real" (46%)—como el mío, pues en contra de lo que muchos puedan suponer, no soy un ser de ficción inventado por una bibliotecaria aburrida.

Para la mayoría (84%) el blog es un hobby y algo a lo que no se dedica demasiado tiempo. Sólo uno de cada diez blogueros pasa diez horas o más por semana dándole al blog, como hago yo. Un 52% escriben mayormente para el público, un 32% para sí mismos. Yo aquí me apunto a las dos respuestas—porque qué sería de mí sin mi público.

Las principales razones para bloguear son la expresión creativa y el compartir experiencias personales. En mi caso también. Compartirlas no sé con quién, la verdad, pero en ello estamos. Otras motivaciones también las comparto: mantenerme en contacto con la familia (o más bien al revés), compartir conocimientos, motivar o concienciar a otras personas, entretener a la gente, acumular información... en orden descendente. Y lo que menos: conocer a gente nueva (??—vaya, qué pocos, yo tenía más esperanzas, aunque), y ganar dinero. Aún un 7% que espera ganar dinero me parecen un 7% de ilusos, pero bueno...

- Sólo un 34% consideran esto una forma de periodismo; el 65% no. Yo sí, en sentido literal (es periódico como una sequía), aunque ya sé que no es la Reuters.

Los blogueros son (somos) más creativos, más comunicativos, más enterados, más críticos y más intensos usuarios de internet que otros usuarios de Internet. Normal.

El 87% permiten comentarios, y el 43% (¿sólo? Extraño ) incluyen un blogroll.

La gente no sabe (no sabía el año pasado) lo que es el RSS o no lo usa. Aún queda mucho por desarrollar...

Y un trocito a relacionar con la cultura de la vanidad:

"Algunos observadores sugieren que los blogs no son sino el siguiente paso de una cultura naciente del narcisismo y del exhibicionismo espoleada por los reality shows y otros elementos del ecosistema mediático actual. Pero otros sostienen que los blogs prometen una democratización con voces que pueden ahora saltarse los filtros institucionales de los medios tradicionales. Se piensa que esta democratización tiene implicaciones para la práctica e industria del periodismo además de para el futuro del discurso cívico y político."

... temas todos que me interesan. Tanto el conflicto de voces como el lado vanitatum de la cuestión, pues ambos tienen parte de razón. Lo que no queda claro del estudio es si los blogueros han notado alguna diferencia en su cultura de la vanidad, o en su práctica política y democrática, gracias a su blog. Yo, bastante, aunque principalmente de puertas adentro. Las consecuencias sociales y políticas aún están por desarrollar; el medio ambiente y mi público siguen en general sin reaccionar al nuevo medio, salvo honrosas.

Y sobre "storytellers" propiamente, poco hay en el estudio. El tema de la narratología del bloguing queda apuntado y por desarrollar.



Etiquetas: ,


—oOo—

martes, 25 de julio de 2017

En el paraje rupestre

En el paraje rupestre

Entrevista a Albert Boadella



Y aquí la carta de Boadella a Rajoy: http://www.elmundo.es/opinion/2017/07/25/5976250fe5fdeac9558b457d.html

—oOo—

Retropost #1709 (25 de julio de 2007): Hoy día de Santiago

Hoy día de Santiago

Publicado en Personales. com. José Ángel García Landa


(25 de julio de 2007)

Que otros por aquí dicen que en realidad empezó la cosa con Prisciliano, porque Santiago está en la tumba de Tierra Santa. Todo un cuento, vamos, el camino, y el contracamino del cuerpo santo de Padrón, y el que va desde Finisterre.

El caso es que empezamos el día de Santiago viajando a medianoche. A los Eduardos y las Montses los hemos dejado camino de Panxón; y nosotros nos volvemos conduciendo demasiado tarde, recorriéndonos toda la costa norte de Galicia con vueltas y revueltas. Con una escala más que indeseable en La Coruña, que está pésimamente señalizada para los forasteros y cada vez que venimos nos tiene dando vueltas como peonzas hasta que conseguimos salir, qué cruz, y eso que se supone que tenía un alcalde cojonudo.

Y eso, tras salir de la autopista vamos desgranando los infinitos nombres de pueblos gallegos a cincuenta kilómetros por hora: Álvaro, Cerdido, O Barqueiro, Mosende, Negradas, o cualquiera que te puedas inventar, seguro que existe por ahí perdido—Ronquido, pongamos. Al fin llegamos a Viveiro como a la una y media o las dos, y despertamos a Chelo, con quien habíamos quedado hacía horas, y se había quedado dormida en el coche delante de casa.

El día se nos va en desfasar el horario durmiendo hasta mediodía, luego charrar charra que te charra, sin salir a ver un día radiante que hacía (que para eso ya nos habíamos quemado en Fisterra, y ahora hay que ir con cuidado).

Creíamos que por los etarras, que suelen dejar alguna bomba puesta tras pasar unos días de vacaciones por aquí. Pero parece ser que son igual de temidos los islamistas, por lo del emblema de Santiago—Santiago matamoros, el patrono un tanto vergonzante de España, y todavía celebrado multitudinariamente en Galicia. No mola Santiago en la España andalusí y multicultural, y menos aún le mola a Al Quaeda, en la medida en que existan. Guerras celestiales.

Y a la caída de la tarde nos vamos a la playa de Covas, a darnos un chapuzón en un agua buenísima y tranquila ("la piscina más grande del mundo") con el sol casi de medianoche dando aún en las colinas una luz casi verde de tan amarilla. Y lo a gusto que se estaba, sin nadie más que había en todos los kilómetros de playa, vamos, ni un moro en la costa.

Ni tampoco hay por cierto aquí ni crimen ni nada, menuda diferencia con Barcelona, me decía un policía con quien me paseaba en el coche patrulla el otro día. Viveiro está lejos de todas partes, pero compensa.



Etiquetas: ,

Retropost #1708 (25 de julio de 2007): A pedra de avalar

A pedra de avalar

Publicado en Personales. com. José Ángel García Landa

20070822225846-1130074033-0195f658c4-m.jpg
(24 de julio de 2007)

Por la mañana nos despiertan las gaviotas con su melodioso canto, y tras hacer desayunar a la tropa nos vamos a la "praia de afora" que le dicen en Fisterra/Finisterre. Con unas olas impresionantes que hacen las delicias de los pequeños, sobre todo cuando hay que rescatar a alguno que se lo llevaba el mar para adentro después de tumbarlo, este Otitas, pero es que no escarmienta, luego volvía a acercarse demasiado. Estaba la cosa demasiado seria como para atreverse a meterse a saltar olas: con evitar que te cogiesen en la orilla era más que suficiente. Pero en fin, tras pasar la mañana contando críos, volvemos con los mismos que se iban, que ya es mucho.
Y por la tarde nos vamos a Muxía, buscando, según gustan de hacer los intelectuales de medio pelo, restos de tradición local bien avalados por la guía turística. Allí en el extremo del puerto conseguimos asomarnos a la igrexa de Santa María del Mar, con todos sus exvotos de marineros, barquitos y plaquitas conmemorativas. Y luego emprendemos la búsqueda de la pedra de avalar, una piedra enorme que supuestamente se mueve de modos inesperados si te colocas en algún punto de ella. Tras una búsqueda infructuosa por el promontorio, resulta ser una piedra mucho más grande de lo esperado, de hecho un buen trozo plano del suelo entre el roquedal que hay frente a la iglesia—piedras enormes puestas de cualquier manera apoyadas unas en otras; ésta en concreto como el suelo de un cuarto de estar pero sin llamar la atención porque es plana y depositada sobre otra piedra a modo de boina deslizante.

Mira, si la han roto. Y la han pegado otra vez. Debe ser para no estropear el equilibrio.

Habrán saltado demasiado encima. Pero ahí no funciona.

Ese no es el punto. A ver, bajaos, que me paseo por encima a ver si doy...

Mira, esta es la barca, y la de al lado es la vela. La barca la llamarán porque se mueve, como una barca.

Pues yo la veo bien fija.

A mí no se me mueve.

Será que os falta fe. Y la otra piedra, ésta tan rara, es la vela.

¿Pero no decías que era algo para los riñones?

Sí, si pasas por debajo nueve veces se te pasan los males de caderas, de caderas. Se llama la cadera. En gallego.

La vela, la cadera... Oye, ¿por qué no pasas, tú que tienes la cadera que parece un puzzle?

Sí, paso nueve veces por allí debajo y ni te digo cómo me queda...

Hombre de poca fe... Mira, tu hijo ya ha pasado siete veces,

.... ocho.... nueve....

¡Ay que se ha movido!¡¡¿La has visto??! Ha hecho, Flummm... flummm.. y ha vuelto a su sitio. Blanca, ¿lo has notado?

Sí, que me ha parecido que me caía.

Pues yo no he visto nada. A ver, vuelve a pasar.

Yo también la he visto que bajaba.

Pues si yo estaba delante y no he visto nada.

Mira, ahora no lo hace. Pasa otra vez por el mismo sitio, anda...

Pues yo sí que lo he visto. Igual depende del peso exacto en el punto exacto.

Os habrá parecido.

Es que no estaba Blanca sola por encima. Estaban también Víctor, Oscar y demás, por otra esquina.

Yo lo noté—dice Álvaro—También quiero participar en el movimiento de la piedra.

Dicen que a veces se mueve hasta con el viento.

Será cosa de fe también, unos que sí se ha movido, otros que no. En gallego.

Es que no me lo esperaba, y Blanquita tampoco. Y de repente la veo que baja, y que sube, whooops.

Aquí hay cosas difíciles de demostrar.



Etiquetas: ,


lunes, 24 de julio de 2017

Un paraje prehistórico

Un paraje prehistórico

Retropost #1707 (24 de julio de 2007): Land's End

Land's End

Publicado en Personales. com. José Ángel García Landa


(24 de julio)

A photo on Flickr

Pues abriendo unas vacaciones dentro de las vacaciones, llegamos a reunirnos con Eduardo, Monse, Lizara, Blanquita, Víctor y Linza. Quedamos en Cée y Corcubión (que son el mismo sitio como quien dice). y emprendemos camino hacia la puntita de la punta de Finisterre, tras encontrar un hotel donde quisiesen alojar a siete críos. El agua para bañarse, helada: estaban dentro sólo Beatriz y un tipo con neoprenos. Mejor estaba el paisaje: a la puntita del Far West que nos vamos.

Por cierto, comentando con un paisano que por aquí también pasa el Camino de Santiago, le digo que será el único camino de Santiago que va hacia el este, se me queda mirando extrañado, como si le hubiese dicho que la tierra era redonda. Muchos japoneses iban, por cierto, andando por él, en dirección contraria a Santiago y contraria al Sol Naciente.

Nos llegamos pues hasta el extremo de Finisterre, extremo sur por cierto, pasando a por los japoneses, para ver una puesta de sol espectacular de esas dignas de Turner. Con faro y gran caída al mar, por supuesto. Miraban el ocaso de Occidente un gato siamés, unas cuantas parejas abrazadas, y algún solitario hablando por el móvil.

Mirad a ver si veis el rayo verde.

Buf, el rayo verde. Mejor la silueta de Apolo en esas nubes, igual. Turner hacía cosas de esas.

Esto debe ser algún tipo de santuario precristiano. O New Age. O pagano, si te quedas en el restaurante.

Sí, en la cumbre sagrada mira lo que hay– una antena. La de imágenes manga codificadas que deben estar pasando por aquí.

Sí, más que admiradores de San Martín. Y eso que en este extremo del mundo tiene mucho predicamento San Martín, fíjate qué de placas conmemorativas.

Y los rotarios, esos no faltan tampoco, mira.

Otas, no te despeñes. Oye, te juro que allí hay un gato siamés mirando la puesta de sol.

Mira qué colorido. Y esa gaviota. Lo menos es Juan Salvador Gaviota, con este ambiente.

Siempre se llevará esto de las puestas de sol.

Los japoneses llegan tarde para la puesta de sol, mira. Les habrán dicho que se llegaba andando en un momento.

Siempre al oeste. Pero tú, Lizara, al revés: tú siempre al este—al Sol naciente, recuerda.

Jaja, Lizara y sus cosas japonesas. Hay que tener manga ancha con ella.
Menos mal que vivimos en un ambiente con manga codificado en las ondas hertzianas, y nos bañamos en él.




Etiquetas:

domingo, 23 de julio de 2017

John Keats - Une vie, une œuvre: l'ardeur

Walter SCOTT – Le plus grand romantique anglais ? (France III Nationale,...

Una cueva en La Aljecira

Una cueva en La Aljecira

Retropost #1706 (23 de julio de 2007): Otas en los Simpson

Otas en los Simpson

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa


(Lunes 23 de julio de 2007)

A photo on Flickr

"¿Te cuento una cosa graciosa de los Simpson?"
A todos les encantan, y Otas es el último que se ha apuntado a la Simpsonmanía. Cuando me la cuenta, arropadito en la cama, para las buenas noches, le digo,
"Oye, Otas, te gustan mucho los Simpson; ¿te gustaría salir allí? Te sacarían todo amarillo."
"eh... no, no."
"Podrías salir hasta con tu osito de peluche, jua jua.... también amarillo, claro. Les puedo escribir a ver si te sacan sacan en la tele."
Se queda pensando...
"Vale, sí, que entonces podría decir tacos".
¡... toda su ambición! Hay que ver con qué intensidad viven esto del crimen lingüístico los cachorros humanos.


Etiquetas: ,

Retropost #1705 (23 de julio de 2007): La impresentable levedad del ser

La impresentable levedad del ser

Publicado en Filosofía. com. José Ángel García Landa


23 de julio de 2007

Voy traduciendo a ratos perdidos un fenomenal libro de fenomenología, The Philosophy of the Present, de George Herbert Mead, donde va sacando las conclusiones de la noción de que el pasado no existe ya, y de que el futuro no existe aún—o sea, que el pasado no existe y el futuro no existe, y sólo existe el presente. Una noción de sentido común por una parte, pero que choca con otras nociones de sentido común a las que también acudimos cuando nos conviene—también es de sentido común por lo que se ve el incurrir en estas contradicciones útiles. Por ejemplo, creemos que el pasado al que nos referimos es más real (por haber ya transcurrido) que el futuro que imaginamos. Para Mead no es así. Sostiene, en suma, que el pasado, aunque existió como presente, ya no existe como tal, y su existencia como pasado no es ni con mucho tan sustancial como la del presente (el de ahora o el que fue). El pasado y el futuro son en cierto modo imaginarios, son sólo fenómenos mentales, y se ubican estrictamente hablando sólo en el presente.
Esta es la tesis de Mead, pero le he añadido hoy un par de notas críticas que ponen en duda incluso esta ubicación relativa de la existencia en el presente. Tal como la veo, la existencia va de aquí para allá sin tomar asiento en ninguna parte, como el pensamiento de Aute, que no puede tomar asiento—o como un ciudadano (Ping) de una ventanilla a otra de la Administración (Pong). Las notas:


(xvi). Queda claro, pues, que para Mead el pasado y el futuro no existen en el mismo sentido en que existe el presente, sino que están subordinados a él. No están ubicados en la realidad sino a través del presente: más en concreto, son funciones semióticas y modalidades comunicativas de los organismos (y en especial de los seres humanos). Podríamos preguntarnos, sin embargo, si el presente no es, asimismo y en primer lugar, además del espacio de interacción de los organismos y lugar de ubicación de la realidad (abstraído por una observacion hipotética), una función semiótica y modalidad comunicativa de los mismos, en un sentido similar al del pasado y el futuro y en mutua delimitación con ellos.
(...)
(xix). Obsérvese, sin embargo, que el razonamiento de Mead puede extenderse al presente, que como apuntábamos en la nota (xvi) es también un constructo semiótico provisional, y en modo alguno sustentado en sí mismo: un constructo cuya entidad depende parcialmente del pasado y del futuro—del pasado y del futuro en él mismo contenidos. Por ejemplo, en el límite, cualquier situación presente podría ser una alucinación, cualquier situación social una fabricación o charada de las que tan magistralmente analiza Erving Goffman en Frame Analysis. El presente descansa, para ser lo que es, sobre el pasado que nos lleva a interpretarlo como lo que creemos que es, y sobre el futuro que nos "asegura" su sustancialidad mediante el refrendo continuado de los aspectos básicos de la identidad del presente tales como los concebimos. Tal es la naturaleza hermenéutica y dialéctica de la fenomenología temporal humana. Decimos humana, pues esta complejidad estructural de la experiencia temporal que estructura internamente el presente por respecto al pasado y al futuro es privativa de la especie humana, y de la complejidad de sus sistemas de representación temporal. El presente en el que vivimos está penetrado de futuro y organizado por la pervivencia del pasado de un modo mucho más intenso que el de otros seres inteligentes, hasta el punto que no puede considerarse como una base estable o "real" (por móvil que sea) para sustentar el pasado y el futuro, como propone Mead; antes bien, el presente humano se abisma de modo paradójico en el pasado y el futuro que él mismo contiene.
al menos el mío. Una mise en abyme paradoxale que es nuestra realidad cotidiana, y en la que cada vez nos vemos más inmersos, gracias a los blogs.




Michel Onfray : Introduction - Voies d’accès au Cosmos

sábado, 22 de julio de 2017

Michel Onfray : Le monde comme volonté et comme prédation

Two Eureka Moments


Brian Schmidt, premio Nobel australiano, nos habla en "The Universe from Beginning to End" sobre el descubrimiento de la Materia Oscura y de la Energía Oscura, y de la historia completa del universo:




Otro momento Eureka: cuando Edgar Allan Poe, pocos días antes de morir borracho y abandonado por las calles de Baltimore, intuyó el Big Bang y el principio de simplicidad absoluta original y de la subsiguiente evolución compleja del cosmos. Publicó estas ideas en un escrito que muchos han creído que era una fantasía gratuita o una ocurrencia estrafalaria: Eureka.

Poe explicó el origen del universo y su autocreación gradual espontánea, sin que nadie se lo tomase en serio, por cierto, durante más de un siglo. De hecho, todavía no se incluye a Poe en los libros de ciencia, ni en los de filosofía.

Yo aquí cuento lo que hay —en  POE'S BIG BANG.
poe lonely



—oOo—




Brian Cox lecture about the Universe

Un puentecillo rupestre

Un puentecillo rupestre

Retropost #1704 (22 de julio de 2007): El principio de funcionamiento del sistema

El principio de funcionamiento del sistema

Publicado en Ideología. com. José Ángel García Landa


(Domingo 22 de julio de 2007)

De Les Bienveillantes, de Jonathan Littell, novela imponente que voy leyendo, sobre el nazismo visto desde dentro. Aquí el narrador, oficial administrativo de las SS, relata las dificultades que le causa el papeleo oficial debido a la imprecisión de las instrucciones de la superioridad—y cómo un amigo suyo, que tiene olfato innato para el funcionamiento de las jerarquías fascistas, le explica una de las claves del funcionamiento del sistema. A extrapolar a cualquier sistema basado en el autoritarismo, la vigilancia mutua del grupillo, y el terror reverencial al jefe.


Me gustaba Thomas, pero nunca le hubiera hablado de mis problemas personales; sin embargo, para dudas profesionales, era el mejor confidente que conocía. Una vez me expuso de manera luminosa el principio de funcionamiento del sistema (debía ser en 1939, o incluso a finales de 1938, cuando los conflictos internos que habían sacudido al movimiento tras la Kristallnacht): "Que las órdenes resulten siempre vagas, es normal, es incluso deliberado, y se deriva de la lógica misma del Führerprinzip. Corresponde al destinatario el reconocer las intenciones del remitente, y actuar en consecuencia. Los que insisten en recibir órdenes claras o que quieren medidas legislativas no han comprendido que lo que cuenta no son las órdenes sino la voluntad del jefe, y que corresponde al receptor saber descifrar esta voluntad e incluso anticiparse a ella. El que sabe actuar así es un excelente nacional-socialista, y nunca se le vendrá a reprochar su exceso de celo, aunque cometa errores; los otros son los que, como dice el Führer, tienen miedo de saltar por encima de su propia sombra." Esto yo lo había comprendido, pero comprendía también que me faltaba talento para penetrar las fachadas, para adivinar lo que de modo oculto se hallaba en juego: pues bien, ese talento, Thomas precisamente lo poseía en grado sumo, y por eso circulaba por ahí en deportivo mientras yo volvía a casa en metro.



 

Dylan & Cohen CFP

Words and Music: 
Celebrating the Songs of Dylan and Cohen
 
From Sappho to Robert Burns, from Shakespeare to William Blake, the marriage of words to music in song has been both foundational for the literary as a category and a problem for literature’s gatekeepers. Dylan and Cohen came to their words and music by different routes—Cohen, a prize-winning poet years before he turned to music; Dylan, a performer of traditional music taken up by the Beat poets. Dylan wrote some of his best-known lyrics in minutes; Cohen could write and revise his for long years. Dylan’s intertextual play ranges from Poe to Raymond Chandler by way of Border ballads and Ovid; Cohen’s embraces Dante and the Bible. Both are story-tellers: both are icons as well as bodies of texts and recordings. 
To celebrate the achievements of Bob Dylan and Leonard Cohen, and mark both Dylan’s Nobel Prize and Cohen’s passing, the Department of Modern Languages and English Studies at the Universitat de Barcelona will hold a one-day symposium on 29 September 2017. Informal papers of interest to both scholars and the general public are invited—in English, Catalan, or Spanish—on Dylan’s and Cohen’s sources; their intertextuality; their verse forms; their use of humour; aging; masculinity; religion; demotic musical and literary forms; translations of their works; and the transnational and transcultural Dylan and Cohen.
Proposals of no more than 300 words should be sent by 30 July 2017 to john.stone.bcn@gmail.com. Notifications of acceptance will be issued by 15 August. 

viernes, 21 de julio de 2017

Por un lugar del Maestrazgo

Por un lugar del Maestrazgo

RLC (2017-07-20) La policía autonómica ante el 1-O






—oOo—

Increíbles fotos de aviones de G Tagami

Untitled

Untitled

Retropost #1703 (21 de julio de 2007): Repertorio passé

Repertorio passé

Publicado en Personales. com. José Ángel García Landa


 21 de julio  

Hoy por la mañana, una sesión fotográfica en la playa de San Román, un sitio espectacular—cuando pueda colgaré fotos, las menos porno, por no poner las más. Y por la tarde, paseo por el parque del Landro, o el Valle de los Silenciosos, como lo llamamos a veces. Como me llevo la guitarra puesta, le damos, mientras va cayendo el sol sobre la ría, a este repertorio: "Blowin' in the wind", "The Times They Are a-Changin'", "We Shall Overcome", "Freedom", "Me and Bobby McGee", "In the Early Morning Rain", "Let It Be", "Imagine", "Bye Bye Fraülein", "Marienbad", "Viendras-tu avec moi", "Les chemins de traverse", "Abandoned Love", "Balada para Adelina", "Girl from the North Country", "Ballad of Frankie Lee and Judas Priest", "Tangled Up in Blue", "Knockin' on Heaven's Doors", "Cobwebs and Dust", "Le Métèque"—y hasta "Cuéntame". Bueno, es que este año me parece que no hay canción del verano, o al menos no ha llegado a mis oídos ("Baby you're out of time").



Etiquetas: ,

Guardias civiles en el Parlamento catalán

jueves, 20 de julio de 2017

Noticias Intereconomía | 20-07-2017

David Miall - The Scientific Approach to Literature

Índice de ACCIÓN, RELATO, DISCURSO


De muerte súbita ha muerto nuestra impresora. Y después de la experiencia que tuvimos intentando arreglar la lavadora, hemos optado por cambiarla sin hacer preguntas. Estreno la nueva impresora / escaneadora (una Canon ajustada a los nuevos estándares) con este escaneo del índice de mi viejo libro, Acción, Relato, Discurso—que pronto cumplirá veinte o treinta años:


ARD1

ARD2


ARD3

ARD4


ARD5

ARD6

ARD7

Un día tendré que hacer una edición en red en condiciones. Ahora andan por ahí unos textos un tanto desbaratados, con las notas sin numerar y demás. Aquí hay uno.




—oOo—

Camino de Belchite

Camino de Belchite

Retropost #1702 (20 de julio de 2007): Una raza malvada y cruel

Una raza malvada y cruel

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa


Tenemos a los Simpsons de róulmodel por todas partes: para que no nos olvidemos de ellos, están hasta en las galletas que nos comemos para desayunar. Ivo ha coleccionado a la familia en torno al tazón de leche, y Otas está examinando los que tiene (Homer chillando, Apu, el director Skinner...), mientras yo cojo más galletas de la caja, y salta atento a la ocasión:

- "¿Me cambias alguno de los tuyos? A ver cuáles tienes."

- "Ups, es que mira, ya los he echado todos de golpe a la leche, sin mirarlos. Los mayores es que hacemos estas cosas todo el rato."

- "Sí"—dice resignado—"una raza malvada y cruel."


Etiquetas: ,

miércoles, 19 de julio de 2017

Perception as Controlled Hallucination

Emerging Vectors of Narratology

Ha salido en la serie "Narratologia" de la editorial Walter de Gruyter (Berlín y Nueva York) el libro Emerging Vectors of Narratology, en el que tengo un capítulo:

Hansen, Per Krogh, John Pier, Philippe Roussin and Wolf Schmid. Emerging Vectors of Narratology. (Narratologia, 57). Berlin: De Gruyter, 2017.

Emerging Vectors of Narratology


Tengo en él un capítulo sobre narratología evolucionista, basado en mi conferencia de la Universidad Internacional de París, uno de los puntos culminantes de mi carrera profesional. O el punto culminante, ahora que he renunciado a una conferencia invitada en la UNAM, y no llevo camino de ir dando muchas conferencias más por el gran mundo. O mucho me equivoco.

El libro, muy poquito más de cien euros vale, si se animan a comprarlo.




—oOo—

En la plaza ayer y hoy

En la plaza ayer y hoy

Retropost #1701 (19 de julio de 2007): Procesos, representaciones, narraciones, narratologías

Procesos, representaciones, narraciones, narratologías

Publicado en Semiótica. com. José Ángel García Landa


Especulando sobre un posible tema para mi conferencia de París... Aún no he aceptado ir, pero ya le estoy dando vueltas—será que tengo intención de ir. Mejor que tratar un asunto puntual me parece que voy a ir a las generalidades más absolutas, desarrollando una idea sobre la narración y el tiempo que apunté aquí.

Se trataría, en resumen, de ubicar la narración—y la narratología—en el seno de una teoría emergentista/evolutiva de la realidad. Bueno, no tanto de ubicarla, porque para mí que está allí ubicada es algo bastante evidente: se trataría de poner en palabras esa ubicación, hacerla más comunicable, más entendible para mí mismo, y apuntar de paso la relación de la narración y la narratología con otros fenómenos naturales y culturales, y con las disciplinas que los estudian.

Naturalmente, estoy prácticamente indocumentado para semejante labor, que requeriría por ejemplo la cabeza que escribió la Fenomenología del Espíritu, o al menos una cabeza capaz de entender a la vez ese libro y, pongamos, la Breve Historia del Tiempo de Stephen Hawking. Y de conectarlos con la narratología. En fin, afición no me falta. Al menos me he leído, y hasta estoy traduciendo, la Filosofía del presente de George Herbert Mead—que debería ser otra pieza de este puzzle, o por decirlo con Shakespeare, otra cipher of this great account. Así que baste con eso, y que perdonen al bending and 'umble author, si le falta una musa de fuego y se queda la historia a medio contar, o no le da para efectos especiales.
Está de mi parte el hecho de que el relato que hay que contar es, en cierto modo, bien sabido. Es la historia de la narración como parte de la historia de la comunicación y del lenguaje, como parte de la historia humana por tanto, como parte (así pues) de la historia de la evolución, y en especial de la evolución de las representaciones temporales. Pero para que haya representaciones temporales ha de haber primero seres capaces de elaborar esas representaciones, y, to cut a long story short, primero ha de haber experiencia del tiempo, y antes de eso, ha de haber procesos complejos (como la vida) y antes de esos procesos ha de haber procesos simples, o sea, tiempo que transcurra. Esperemos que también haya tiempo para comprimir todo este tiempo en una hora. De momento ya me ha cabido en un párrafo.
Por resumir aún más: Hay que ver a la narración como una forma compleja y emergente de la experiencia temporal—y a la narratología como fenómeno emergente en interacción compleja y dialéctica con la narración lingüística y con otras formas narrativas de la experiencia. Aquí puedo utilizar ciertas ideas que apunté en mi nota sobre emergent narrativity.

Y otras cosas que irán emergiendo.

Un punto central para organizar todo el razonamiento y que no se escape de las manos (en la medida de lo posible) puede ser precisamente, y cómo no, uno de mis hobby-horses, la retrospección. Se defina como se defina la narración, de modo más o menos inclusivo, sigue resultando que las formas narrativas más centrales, naturales, arquetípicas, básicas, etc., son retrospectivas. Recuerdo aquí una de las definiciones de narración que utilizo en mis clases de comentario de texto: narración es la representación secuencial, y retrospectiva, de una serie de acontecimientos interpretada y evaluada—lo cual incluye a la típica película cinematográfica, al teatro, a la novela, la historia, la anécdota conversacional, el reportaje... Aunque luego haya formas marginales, o derivadas, no retrospectivas, o que carezcan en mayor o menor medida de acontecimientos, o de interpretación, o de evaluación.

La retrospección, o quizá mejor la retrospectividad, es interesante como punto de referencia precisamente por lo que supone de retorno a una secuencia de acción ya transcurrida. Es decir, por lo que tiene de representación en el sentido más literal del término, volver a presentar lo que ya ha transcurrido. Podríamos decir que un esquema secuencial orientado al futuro, como un plan, por ejemplo, también es una "representación" en sentido amplio, claro—aunque su referente no se haya "presentado" todavía—pero parece que una secuencia de signos retrospectiva es un modo de representación más central, un retorno semiótico a una secuencia de acción ya transcurrida.

No todo retorno a lo ya transcurrido es una narración, claro. Falta el elemento de comunicación—una narración es algo comunicado, un texto o sistema de signos o señales que permite una disociación de la experiencia. Y la narración es tanto más elaborada cuanto más produce esa disociación de la experiencia o "realidad virtual"—aunque no quiero decir con ello que los videojuegos sean la forma más elaborada del arte ahora.

Otros dos puntos a tener en cuenta:

a) las modalidades de motivación realista (he mencionado la focalización), que estructuran una representación por referencia a procesos representacionales más básicos, como la percepción - o justifican una narración "artificial", artística o compleja, edificándola sobre la motivación de una narración natural (la novela epistolar, etc.).

b) la idea de Goffman según la cual el uso del lenguaje descansa sobre un iceberg sumergido de acción presupuesta, esquemas de comunicación social establecidos, y no verbales, sino procedimentales. Es otra dirección en la cual buscar un asentamiento del discurso narrativo en procesos de organización de acciones que le preceden.

Lo que hay que tener presente es que esta diferencia entre la secuencia inicial de procesos perceptibles y su representación, o entre la secuencia de acontecimientos y la comunicación de esa representación en un texto, no es una diferencia tajante. La percepción es de por sí un fenómeno semiótico, una representación, y por eso la narratología recurre constantemente para su organización a la reelaboración de procesos perceptivos (por ejemplo, en la focalización). La memoria es ya una reelaboración semiótica de segundo orden, y que supone una activación de señales en zonas cerebrales diferenciadas de las de la percepción inmediata. (Podríamos decir que la memoria es más narrativa que la percepción—de momento, ya es retrospectiva). También es una diferencia gradual, por tanto, la que existe entre la comunicación y la experiencia interna. La memorización ya es una cierta auto-comunicación, y la noción pragmático-interaccionalista de auto-interacción, es decir, de señales que el organismo se dirige a sí mismo es crucial para establecer puentes graduales entre procesos externos, percepciones, representaciones memorísticas, reelaboración mental de modelos de acción, y narraciones verbalizadas (o representadas con otras tecnologías).

Es ésta una escala ascendente y descendente, o una vía de doble dirección, porque el principio de retroalimentación cibernética se aplica en cada uno de los escalones: las modalidades lingüísticas de narración, o las cinematográficas, influyen en la manera en que elaboramos representaciones mentales de las acciones. Y las representaciones mentales, memorísticas, o en general las señales internas que sirven para el procesamiento de procesos se retroalimentan sobre la percepción.

Y, de modo más general, como decía Wilde, traemos a la vida a la Naturaleza mediante nuestras percepciones. Así que esta Great Chain of Narrativity está bien trabada de principio a fin, desde el origen del Universo en el Big Bang hasta la teoría narrativa que nos hace concebir, o analizar, estos procesos.


   





—oOo—

Retropost #1700 (19 de julio de 2007): En prensa

En prensa

Publicado en Personales. com. José Ángel García Landa

Ya está en la editorial (Walter de Gruyter, Berlín) el libro que coedito con John Pier, Theorizing Narrativity.  Ha pasado por fin ya todos los controles internos y externos, y los informes detrás de los informes, y las revisiones y re-revisiones... uf. Esto de la publicación académica de alto standing (son libros carísimos, estos de la serie Narratologia) lleva su tiempo—tanto tanto, que cada vez le dedico menos, pues me fluyen mejor las ideas con menos peer reviewing y menos relecturas con lupa. Aunque tiene su mérito la cosa, no diré yo que no. Y apenas salido de una, ya me voy embarcando en otra—como espera el Ministerio, claro, que me dará tramos de investigación si hago cinco trabajos de "calidad" en seis años. Creo que me dará tiempo de hacer otros sin calidad además.



_____________


PS, 2017: diez años después, noticias parecidas: aparece por fin Emerging Vectors in Narratology, coeditado por John Pier y otros, otro libro de la serie "Narratologia" en el que tengo un capítulo. 


—oOo—

Retropost #1699 (19 de julio de 2007): A Special Fondness for Beetles

A Special Fondness for Beetles

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa


Jairo: Hola, Ivo y Oscar. Menos mal que habéis venido. Vuestra puerta está llena de escarabajos.

Alvaro: Sí, este año hay una plaga de escarabajos de la patata. Hay montones.

Oscar: Pero los vamos a echar. Siempre los echamos.

Jairo: Pero vuelven. Aunque los mates, vuelven. Parece que resuciten.

Ivo: No son los mismos, son otros, pero es que son completamente iguales.

Jairo: Yo creo que resucitan.

Alvaro: No, no resucitan. Los escarabajos no resucitan.

Oscar: Claro, porque los únicos que resucitamos somos nosotros.

Beatriz: ¡Lo que es la fe!


Etiquetas: , ,


—oOo—

martes, 18 de julio de 2017

En la c/ Alfonso

En la c/ Alfonso

Une vie, une œuvre : Walt Whitman (1819-1892)

¿Cómo parar a Puigdemont?

Retropost #1698 (18 de julio de 2007): Valla cara más dura

Valla cara más dura

Publicado en Política. com. José Ángel García Landa


Escucho atónito a Zapatero, durante su visita a Méjico, sacar su vena zapatista, y emprenderla con el muro que construye Estados Unidos en la frontera. Con la voz del adalid de los pobres y oprimidos, Zapatero suelta un lírico discurso sobre cómo ningún muro puede contener las aspiraciones de libertad y de vida mejor de los pueblos, sobre cómo no se pueden poner muros a los sueños y a los deseos de justicia... etc.

Muy bien, aplaudamos (y van y le aplauden). Pero el caso es que si hay una valla en Estados Unidos en un punto caliente, o de súbitos cambios de presión, entre el Norte y el Sur, resulta que hay otra en España, en Ceuta y en Melilla. Que se ha reforzado, por cierto, bajo el mandato de Zapatero, con costosos refuerzos para que resista mejor, después de los espectaculares asaltos a saltos que hubo por parte de grupos numerosos de subsaharianos negros que no encontraban otra manera más fácil de entrar en España.

Podría pensarse que lo del discurso de Zapatero es mantener la llama del idealismo en circunstancias difíciles—o al menos un esfuerzo por no perder de vista lo mejor (meliora video proboque, deteriora sequor): Zapatero difunde los ideales y la justicia con voz clara, aunque las circunstancias locales, la Administración, la inercia, etc., le obliguen en casa a actuar de modo diferente...

Pero creo que hay una interpretación más plausible: a saber, que el Presidente tiene una caradura impresionante, una hipocresía que no conoce límites, una voluntad abierta de hacer la pelota donde se le va a apreciar. Es de notar que en sus viajes a Marruecos se priva, sin embargo, de hablar en estos términos de la valla española. Igual es que  su idealismo se aplica sólo a los muros, y no a las vallas.

Y una cosa aún más alarmante se trasluce del discurso de Zapatero. Cree, sin duda, que esta demagogia de baratillo que hace con la mano izquierda, y a la que contradicen claramente las instrucciones de su mano derecha, va a colar, y va a vender, y le va a hacer ganar puntos. En México republicano, y sobre todo en España. Porque se dirige a un público electoral compuesto mayormente de zopencos, o de simplistas incondicionales, o de hipócritas de su mismo calibre. Pero lo más tremendo de todo es... —que muy posiblemente no se equivoca.




Wolf Schmid - Mentale Ereignisse


Schmid, Wolf. Mentale Ereignisse: Bewusstseinsveränderungen in Europäischen Erzählwerken vom Mittelalter bis zur Moderne. (Narratologia, 58). Berlin: De Gruyter, 2017.* (I. Bewusstsein und Ereignis. II. Bewusstseinsveränderung in Epen des deutschen Mittelalters. III. Mentale Ereignisse in der englischen Literatur des 18. und 19. Jahrhunderts. IV. Nicht erzählte und nicht eintretende Ereignisse in der Literatur des 19. Jahrhunderts. V. Ereignisoptimismus im russischen Realismus. VI. Ereignisskepsis im russischen Postrealismus. VII. Zusammenfassung und Auswertung).
2017

Schmid, Wolf. "1. Einleitung." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017.*
Schmid, Wolf. "2. Bewusstseinsdarstellung." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 11-62.*
Schmid, Wolf. "3. Mentale Zustandsveränderungen und Ereignisse." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 63-88.*
Schmid, Wolf. "4. Wolframs Parzival: Die Überwindung der hôchvart."" In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 91-106.*
Schmid, Wolf. "5. Goffrieds Tristan: Grenzüberschreitungen und Aporien." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 107-30.*
Schmid, Wolf. "6. Die Wendungen des Gefühls in Samuel Richardsons Briefromanen." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 133-52.*
Schmid, Wolf. "7. Erkennen in Jane Austens Romanen." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 153-88.*
Schmid, Wolf. "8. Psychologia in absentia: Aleksandr Puskins Belkin-Erzählungen." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 191-212.*
Schmid, Wolf. "9. Das nicht eintretende Ereignis in Otto Ludwigs Zwischen Himmel und Erde." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 213-32.*
Schmid, Wolf. "10. Die nicht ereignisfähige Welt in Jan Nerudas Kleinseitner Geschichten." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 233-48.*
Schmid, Wolf. "11. Fëdor Dostoevskij." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 249-300.*
Schmid, Wolf. "12. Lev Tolstoj." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 301-40.*
Schmid, Wolf. "13. Anton Cechov." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 341-90.*
Schmid, Wolf. "14. Parzival: Asymmetrische Enwicklung in Sprüngen." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017.*
Schmid, Wolf. "15. Tristan: Widersprüche des Hezens in dialogisierten inneren Monologen." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 393.*
Schmid, Wolf. "16. Samuel Richardson: Der Beginn der Bewusstseinskunst." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 394-95.*
Schmid, Wolf. "17. Jane Austen: Erkenntnisprozesse in erlebter Rede." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 396-98.*
Schmid, Wolf. "18. Aleksandr Puskin: Vielstimmige Charaktere." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 399.*
Schmid, Wolf. "19. Otto Ludwig: Das nicht eintretende Ereignis im Gemenge von Stimmen und Sinnpositionen." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 400.*
Schmid, Wolf. "20. Jan Neruda: Der Reigen der nicht gelingenden Ereignisse." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 401.*
Schmid, Wolf. "21. Fëdor Dostoevskij: Dialogizität im Pro und Contra." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 402-4.*
Schmid, Wolf. "22. Lev Tolstoj: Die Dialektik der Seele in der Suche nach dem Sinn." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 405-7.*
Schmid, Wolf. "23. Anton Cechov: Die Ereignisskepsis des Postrealisten." In Schmid, Mentale Ereignisse. Berlin: De Gruyter, 2017. 408-14.*

La deriva catalana - El Gato al Agua | 17-07-2017

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.