martes, 25 de octubre de 2016

Poniendo los puntos sobre las íes

Sigue trayendo cola mi expulsión del numeroso grupo de Facebook "Los Filólogos somos Necesarios. Que parece que no, pero sí"—todo a resultas de que en lugar de aceptar humildemente mi castigo y darlo por bueno, publiqué un artículo en Ibercampus contando el episodio e interpretando sus razones—una expulsión política, por verter opiniones políticas mal recibidas en un grupo que (supuestamente) no quiere tener que ver con la política.

Tengo que reconocer que estadísticamente llevan las de ganar, pues bastantes personas se han pronunciado públicamente a favor de la expulsión (bueno, eso contando a los anónimos como "públicos"), mientras que a nadie le ha parecido un atropello ni me ha dado la razón a mí. Los administradores han tratado el foro (de 15.000 personas) como si en lugar de ser un espacio de libre discusión fuesen ellos los editores-propietarios de un medio al que pueden imprimir sus orientaciones y criterio político, y al parecer pueden. Bien servida queda la corrección política mal entendida y unilateral, signo de los tiempos, pero mal servida queda allí la libertad de opinión.

En fin, al margen de los comentarios de desaprobadores e insultadores y anónimos en mi blog, ha salido una defensa pública de mi expulsión, de las teclas del portavoz de los administradores y mayor partidario de echarme, Paco López Barrio, profesor de valenciano. Como bien dice él, en su respuesta y en mis explicaciones la postura de cada cual queda suficientemente bien caracterizada, así que no le daré más vueltas creo, videant iudices:

- aquí su réplica al profesor García Landa en Ibercampus,

- y aquí mi artículo original, con postdata-apostilla respondiendo a la respuesta.

—oOo—




Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.