viernes, 16 de septiembre de 2016

Retropost #1143 (16 de septiembre de 2016): El académico que llevamos dentro



Me paso por el congreso de AELFE (sin apuntarme, sin pagar, sin certificar, me cuelo malamente) a oír una ponencia sobre blogs de equipos de investigación, de María José Luzón; clasifica las distintas funciones que cumplen... entre las que, dice, rara vez está la de publicar los resultados de la investigación. Al parecer la información se suele filtrar cuidadosamente y se remite a publicaciones "serias"... aunque, observo yo, precisamente la publicación instantánea en el blog podría ser la manera de hacer constar el hallazgo temprano de una idea o resultado. Ramón Plo observa que en algunas revistas científicas se está difundiendo la convención de asignar un identificador de primera publicación electrónica a sus artículos prepublicados en blogs y similares. Aún ganará más en importancia académica y autonomía, supongo, como es lógico. Sobre todo si el equipo está bien reconocido y el blog es estrictamente académico. Al ser blogs de equipo, están supeditados (observa John Swales desde el público) a la dirección del director del equipo, un senior professor, con una carrera que cuidar... (ojo con la falta de seriedad)... y de hecho suele ser éste el que más postea según Luzón. Aunque hay una función social, y un lado más informal y personalizado de la comunicación académica, da la impresión de que muchos ofrecen la versión sanitized y optimista de la realidad, la "oficial" dentro del equipo, con mucho feelgood y una visión dinámica y creativa de sus componentes. La más característica (en tanto que tipo específico de blogs) que tienen, creo, de entre las que dice MJL es la de "crear un sentido de comunidad buscando visibilidad y colaboración". Autopromoción e interacción, parece una combinación imbatible. Pero parece inevitable que cuanto más colectividad, más ficción colectiva.


Bueno, pues en conjunto mi blog, aunque es un blog y no un blog académico, y menos de un equipo, sí que cumple de rebote varias de esas funciones de los blogs académicos: comentar trabajo de otros, dar una versión optimista y positiva de mí mismo, potenciar mi ficción individual, quién sabe, igual hasta crear comunidad conmigo mismo.... en plan géminis. También está supeditado lo que se publique, supongo, a la vigilancia y autorización de mi director interno. Pero fracasa lamentablemente en muchas de estas funciones, sobre todo el campo de la interacción. No comment.


Sobre blogs académicos (no específicamente de equipo) publica un artículo Tíscar Lara. "La utilidad de un blog académico." En conjunto la visión es tan positiva que no sé cómo hay tantos académicos que no se abren un blog... o tan pocos que se lo abren, más bien. Pero, eso sí: a acotar el discurso, y ojo con los comentarios negativos. Que si los blogs académicos son muy ventajosos, no está tan claro que lo sean los blogs de los académicos.




—oOo—


Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.