miércoles, 27 de julio de 2016

Retropost #1083 (27 de julio de 2006): Se acercan los Estudios Ingleses

Circular enviada hoy por la presidenta de la Asociación Española de Estudios Anglo-Norteamericanos.

27 de julio de 2006

A todo el profesorado del área de Filología Inglesa:

Hemos tenido la oportunidad de adelantar la visita al nuevo Director General de Universidades, así que aunque la mayoría ya estéis disfrutando de las vacaciones o en diferentes actividades académicas en el extranjero, os enviamos la información que recabamos respecto a los temas que nos preocupan.

El Grado se fija en 240 créditos y ya no habrá catálogo de títulos; las universidades tendrán libertad para definir el perfil de sus Grados y las asignaturas que los compongan. Habrá grandes áreas de especialización, entre las que estará Humanidades o Letras, y dentro de estas áreas cada universidad diseñará sus Grados, uno de los cuales puede ser, por supuesto, el de Estudios Ingleses.

La estructura general del Grado constará de dos fases: 60 créditos de asignaturas más generales y transversales, que permitan al alumnado cambiar de Grado sin tener que volver a cursar esos créditos, y 60 créditos más específicos, al final de los cuales (120 créditos en total) la universidad correspondiente expedirá un Certificado de Estudios Universitarios Iniciales. Este certificado no tiene más valor que permitir a quien lo tenga abandonar los estudios durante el tiempo que quiera sabiendo que, si vuelve, puede incorporarse al “tercer” año de Grado. Los 120 créditos restantes corresponderán a asignaturas y, si la universidad lo contempla, también a prácticas, estancias en el extranjero y/o trabajo/s de investigación.

Las asignaturas no tendrán asignadas áreas de conocimiento concretas, lo que nos permitirá impartir asignaturas que ahora podían reclamarnos de otros departamentos, tales como las de cultura, cine e historia, teoría literaria, lingüística general, etc. Aunque no desaparecen, las áreas de conocimiento quedan circunscritas únicamente a la evaluación del profesorado (acreditaciones, habilitaciones, etc.).

El Máster de Enseñanza Secundaria, aún sin especificar, tendrá unos requisitos de ingreso y un número de matrícula restringido a las necesidades de tal enseñanza. Hemos vuelto a recordar al Director General las peticiones de AEDEAN respecto al nivel de inglés exigido para acceder a dicho Máster.

A lo largo del próximo curso, 2006-07, irán apareciendo las normas de aplicación y podremos discutir en nuestros departamentos lo que es mejor para cada universidad, y es posible que ya en el curso 2007-08 pueda haber experiencias piloto. En todo caso, la lista de distribución de AEDEAN y nuestra página web están abiertas a reflexiones y sugerencias, y en el XXX Congreso, en Huelva, tendremos una sesión abierta para tratar estos temas.

¡Feliz verano! y un abrazo,

Socorro Suárez Lafuente
Presidenta de AEDEAN

A ver ahora efectivamente qué departamentos de los que imparten Filología Inglesa quieren el grado en Estudios Ingleses, y a cuáles se lo aceptan sus propias universidades, y luego su comunidad autónoma, que será la que decida en última instancia. Ante las críticas recibidas por su lista de títulos, el Ministerio se ha batido prudentemente en retirada, dejando que las cosas caigan antes o después por su propio peso. Es, seguramente, la decisión más sabia. Ya veremos en qué queda el catálogo de títulos... en muchos sitios donde hay ahora Filología Inglesa ya se habían afilado las tijeras para la reforma, con lo cual las propias universidades sustituirán sus diversas filologías modernas por una Filología Moderna. O más bien por las famosas "Lenguas y literaturas modernas", por que lo de Filología se prepara la liquidación de la disciplina, decididamente. Queda, por ahora, como nombre de nuestra área de conocimiento (Filología Inglesa) pero a ver quién es la guapa universidad que ante esta reforma elige simplemente mantener su actual titulación de Filología Inglesa, con esa denominación. Qué cosa tan caduca y decimonónica parece la Filología a los filólogos. Prefieren hacer lingüística unos, literatura otros, y estudios culturales unos terceros, y no saben lo que se pierden en el terreno de la intersección entre estas disciplinas: la Filología, vamos, su área de conocimiento. Mucho me temo que a todo tirar quede filología inglesa en Salamanca, en Madrid, quizá en Santiago de Compostela... a Zaragoza la veo de cabeza tirando por los Estudios Textuales y Culturales en Lengua Inglesa, nuevo nombre para la Filología... con crisis de identidad y de fundamentos lingüísticos.

En cuanto a la "desaparición" de las áreas de conocimiento en los planes de estudio... es evidentemente un arma de doble filo. Más bien servirá, en muchos casos, para que en el título de Estudios Ingleses (ya no Filología Inglesa) la Historia de Inglaterra la expliquen los del Departamento de Historia, la Crítica los de Teoría Literaria, la Gramática Generativa los del área de lingüística... antes que al contrario. En la práctica, quitar la adscripción a área de conocimiento es sólo postponer la decisión de qué departamento se ha de encargar de tal o cual asignatura. Esa decisión se tomará localmente, por supuesto, y según el peso y fuerza relativos de los distintos departamentos.

Vamos, que el área de conocimiento de Filología Inglesa tiene un papel central e indiscutible en una titulación que se llame Filología Inglesa. En cambio, en una de Estudios Ingleses, que como su nombre indica no es específicamente filológica, caben un poquito más las demás áreas de conocimiento. El énfasis cae bastante menos en el conocimiento en profundidad (es decir, filológico) de la lengua y los textos, y más en los estudios culturales del ámbito anglófono (estudios geográficos, socioculturales, literarios, lingüísticos, históricos, artísticos... )—a repartir entre las distintas áreas de las Humanidades (pues al diseñar el plan de estudios las facultades, no creo que en muchos sitios se llegue a proponer asignaturas de Derecho británico, o Economía de los EE.UU., o Ciencias Políticas del Mundo Anglófono... que también podría ser, por qué no).

Es por esta pérdida de especificidad filológica, por el cambio de orientación con respecto al estudio filológico de la lengua inglesa como centro, por lo que he criticado la deriva de AEDEAN y de los departamentos hacia los Estudios Ingleses, renunciando a la "decimonónica" Filología. Me parece un caso de autosabotaje inconsciente. Claro que en el caso de AEDEAN se entiende, porque después de todo es una Asociación de "Estudios" (filológicos o no). Pero los departamentos universitarios contienen un área de Filología Inglesa, no de Estudios Ingleses. Quizá sea algo que no deberían pasar por alto a la hora de defender, o renunciar a defender, la titulación que es la propia y específica de su área de conocimiento. Aunque sólo sea por instinto territorial, y no por interés en la Filología.



 

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.