jueves, 21 de julio de 2016

Retropost #1071 (21 de julio de 2006): Sad-eyed Lady of the Lowlands

With your mercury mouth in the missionary times,
And your eyes like smoke and your prayers like rhymes,
And your silver cross, and your voice like chimes,
Oh, who do they think could bury you ?
With your pockets well protected at last
And your streetcar visions which you place on the grass,
And your flesh like silk, And you face like glass
Who could they guess could carry you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I put them by your gate?
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?
 
With your sheets like metal and your belt like lace
And your deck of cards missing the jack and the ace
And your basement clothes and your hollow face
Who among them could think he could outguess you ?
With your silhouette when the sunlight dims
Into your eyes where the moonlight swims
And your match-book songs and your gypsy hymns
Who among them would try to impress you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I put them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?
 
The kings of Tyrus with their convict list
Are waiting in line for their geranium kiss
And you wouldn't know it would have happened like this
But who among them really wants just to kiss you ?
With your childhood flames on your midnight rug
And your Spanish manners, and your mother's drugs
And your cowboy mouth and your curfew plugs
Who among them do you think could resist you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I leave them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?

Oh, the farmers and the businessmen they all did decide
To show you the dead angels, oh, that they used to hide
But why did they pick you to sympathize with their side ?
How could they ever mistake you ?
They wished you'd accepted the blame for the farm,
But with the sea at your feet and the phony false alarm
And with the child of a hoodlum wrapped up in your arms
How could they ever have persuaded you
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man has come
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I leave them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?

With your sheet-metal memory of Cannery Row
And your magazine-husband who one day just had to go
And your gentleness now, which you just can't help but show
Who among them do you think would employ you ?
Now you stand with your thief, you're on his parole,
With your holy medallion which your fingertips now unfold
And your saintlike face and your ghostlike soul
Who among them could ever think he could destroy you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I leave them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?


———oooo———
sb
Señora de ojos tristes de las tierras bajas

Con tu boca de mercurio en los tiempos misioneros
Y tus ojos como humo y tus rezos como rimas
Y tu cruz de plata, y tu voz como el son de campanitas
O, ¿quiénes piensan que podrían enterrarte?
Con tu bolsillos bien protegidos por fin
Y tus visiones de tranvía que dejas en la hierba
Y tu carne como seda, y tu cara como de cristal,
¿Quién se pensarían que podría llevarte?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Con tus sábanas como de metal y tu cinturón como encaje
Y tu juego de cartas sin la sota y el as
Y tus ropas de sótano y tu cara hueca
¿De ellos quiénes piensan que iba a ganarte adivinando?
Con tu silueta cuando el sol se va oscureciendo
En tus ojos donde nada la luz de la luna
Y tus canciones de caja de cerillas y tus himnos gitanos
¿Quién de ellos habría de intentar impresionarte?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Los reyes de Tiro con sus listas de presidiarios
Esperan en fila su beso de geranio
Y no sabrías que sucedería de esta manera
¿Pero quién de ellos quiere de verdad sólo besarte?
Con tus llamas de niñez en tu alfombra de medianoche
Y tus maneras españolas, y las drogas de tu madre
Y tu boca de vaquero y tus tapones de toque de queda
¿Cuál de ellos crees que se te podría resistir?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Ah, los agricultores y los hombres de negocios sí decidieron todos
Mostrarte los ángeles muertos que mantenían escondidos
Pero ¿por qué te eligieron a tí para simpatizar con su bando?
¿Cómo es que pudieron confundirse contigo?
Hubiesen querido que aceptases llevarte la culpa por lo de la granja
Pero con el mar a tus pies y la falsa alarma de pega
Y con el hijo de un matón envuelto entre tus brazos
¿Cómo te iban a persuadir jamás?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que ningún hombre ha venido,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Con tu recuerdo en chapa metálica de Cannery Row, California,
Y tu marido de revista que un día hubo de desaparecer
Y tu amabilidad de ahora, que no puedes evitar mostrarla,
¿Quién de entre ellos crees que te daría un empleo?
Ahora estás con tu ladrón, estás en su libertad condicional
Con tu medallón sagrado que pliegas con la punta de los dedos
Y tu cara como de santa y tu alma como fantasmal,
¿Quién de ellos pudo pensar jamás que podría destruirte?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?



(Bob Dylan, Blonde on Blonde)







—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.