miércoles, 29 de junio de 2016

¿Habrían de valer todos los votos lo mismo?

Un comentario que pongo en Facebook, cuando dice José Luis Corral que "TODOS LOS VOTOS DEBERÍAN VALER LO MISMO":
Que todos los votos deberían valer lo mismo me parece que ni PP ni PSOE lo creen, pues tiempo han tenido de cambiarlo. Los nacionalistas tampoco. IU lo pedía, Podemos no sé. Pacma lo pide. Ciudadanos sobre todo. Y en general los partidos nacionales que han quedado fuera. Pero es un gusto... minoritario en España. Aquí gustan más otras cosas, y si no gustan, en todo caso se votan, que es lo que va a misa.
Un sistema electoral que moderaría el actual (que son cincuenta y tantas elecciones simultáneas en lugar de una) sería repartir la mitad de los escaños por circunscripción única, según porcentaje de votos obtenidos, y la otra mitad con el sistema actual.

El sistema de circunscripción única, que se usa aquí en las elecciones europeas, no mola a nivel de elecciones nacionales: gustan más los particularismos regionales, y las dinámicas disgregadoras; y el propio sistema las potencia, sobrerrepresentando a los nacionalistas. (Y también a los habitantes de algunas provincias despobladas).

Los partidos a los que voté yo, por estar su discurso clamorosamente presente en la sociedad y clamorosamente ausente del parlamento (aparte de votarles por algunas afinidades y preferencias, también) fueron Vox y UPyD, y ninguno alcanzó representación. Ni la habría alcanzado tampoco con circunscripción única, tal es la dinámica agregadora que trabaja contra las minorías, incluso las inmensas. En este caso, la minoría es selecta, digamos, más que inmensa; con ese punto de idealismo habrá que quedarse.

Pero...

¿No ha oído alguien a sus conocidos, o a sí mismo, o no ha visto, que el tema autonomías se ha ido de madre en España, y que habría que recentralizar competencias? ¿O, incluso, no ha pensado jamás que no hay razón para que haya leyes distintas en distintas partes de España? Pues es ése un discurso que muchos millones de españoles comparten, pero al que no votan ni hartos de vino. 

Más bien votan como un solo hombre a quienes promueven lo contrario: o sea, todos y cada uno de los partidos del arco parlamentario, sin excepción. Sin la excepción de un solo diputado entre los 350. Y esa patología política, o si se me ofenden, esa "peculiaridad", no la va a remediar ninguna ley electoral, ni aunque todos los votos valiesen lo mismo.






—oOo—




Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.