viernes, 27 de mayo de 2016

Retropost #953 (27 de mayo de 2006): El obsceno blog



Un blog es un engendro obsceno. No me refiero a los techno-blogs, ni a los web-blogs, ni a los newsblogs, ni a los blogs literarios, ni a los blogs temáticos en general. Ni siquiera a los blogs pornográficos. Me refiero básicamente a tres tipos de blogs: a los boboblogs rosas (o de otros colores), a los diarios íntimos en red, y a los blogs "blogs" que tienen un poco de todo y mucho de nada.

De estos tres tipos me interesa sobre todo, como imaginaréis, el mío, que no entra, por mucho que algunos digan lo contrario, en la categoría de los boboblogs, ni en la de los diarios íntimos, sino en la de los blogs.

¿Qué es obsceno en el blog? Bueno, ligeramente obsceno – tampoco voy a decir que el mío destaque precisamente por su obscenidad. 

Pues lo obsceno es la mezcla de niveles de realidad, de roles, de ámbitos sociales y de géneros comunicativos – o géneros vitales y emocionales, si vale el término. Un escritor académico serio, por ejemplo, nunca ventila sus opiniones sobre política en público, y menos aún en el mismo foro en el que expone sus ideas sobre la materia que le proporciona su "aura académica". Tampoco tienen sitio en el artículo académico las pifias de los nenes, ni (viceversa) en el diario familiar las aburridas disquisiciones sobre política departamental. 

El blog contradice directamente el consejo de Horacio, a saber, que tus escritos jamás te apresures a publicarlos, sino que los eches al fondo de un cajón durante largos años, y que sólo tras su relectura, con perspectiva, sean publicados. El apresuramiento también es obsceno, y ya la publicación misma (aun de gruesos tomos) tiene su lado de obscenidad, al permitir contrastar incongruentemente lo que decías en el libro con lo que eres tú y tu existencia física y tu cara y tus conversaciones chorras. Todo esto se potencia en el blog.

Si algo tiene de experimental la escritura en un blog, es precisamente esta superposición caótica de momentos, roles, impresiones, imágenes propias y ajenas, introduciendo en el orden de la escritura pública algo que hasta hace poco se reservaba a los cuadernos de notas, borradores, cajas de zapatos y en fin, a la visión entre bambalinas que tiene cada cual de sí mismo y de sus diferentes papeles teatrales y sociales, laborales, privados, de su ocio y de sus obsesiones que no tienen por qué ser conocidas del vecino. ¡Existimos en el mundo! Y tenemos otros rostros, otros círculos, opiniones, ideas perdidas… Esto es para algunas personas bastante ofensivo. Y por supuesto, es no tanto la coexistencia de estas perspectivas y marcos de realidad distintos, cuanto su publicación, la que supone una cierta alteración obscena del orden público. Y aún diré más… no tanto su publicación, sino el hecho de que quede escrito, y accesible inmediatamente, añadiendo a la superposición obscena de perspectivas y rostros sociales, la superposición obscena de tiempos, el pasado privado con el presente público, o viceversa. Quizá se vea demasiado el andamiaje de lo que es una persona, lo que las imágenes públicas de respetabilidad (selectivas como una cámara en Hollywood) tienden a disimular, para ofrecer una visión pública de nosotros más unitaria, más acabada, glossy que dicen los americanos, menos obscena al ser más selectiva. (Hasta los fotoblogs de japonesas desnudas son selectivos en este sentido).

Aunque tampoco es una obscenidad demasiado grande la del blog, repito, no vamos a exagerar. Y en realidad el público prefiere otros tipos de obscenidad.




—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.