miércoles, 27 de abril de 2016

Retropost #884 (27 de abril de 2006): Lápidas virtuales


E interactivas, claro, no como las otras. Leo en el New York Times que se están poniendo de moda las páginas personales y blogs funerarios, o más bien memoriales, donde la persona fallecida continúa su existencia virtual en su cuerpo angélico, con comentarios de sus amigos y allegados. En la red todos estamos ligeramente ausentes y ligeramente presentes. Esto me recuerda también un bonito post que leí en La Cosa Húmeda sobre la ciber-muerte. Porque siguiendo los pasos del finado, morirá su web, antes o después, claro...

También me trae este asunto a la memoria los biopics funerarios de La memoria de los muertos. O, yendo más hacia atrás, al gramófono de Ulises... Aunque algo de funerario ya hay en toda fotografía, decía Barthes, y también en todo texto que pasa a la posteridad (hasta en los sonetos de amor, escritos con negra tinta). Se agradece en los blogs funerarios la interactividad, si interactividad hay... Quizá añadiéndoles un chatbot...

(Intento también descargarme a resultas de un reportaje del NYT, el Internet Explorer 7. Nada que hacer, claro: sólo para Windows. Bueno, mucha gente me dirá que no me pierdo nada, seguramente...).




A photo on Flickr



—oOo—


Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.