domingo, 6 de abril de 2014

Mover cosas con la mente


descartes
La filosofía de Alfred Schütz tiene mucho en común con el interaccionismo simbólico. Aquí un pasaje sobre su concepción de la acción (de Investigaciones fenomenológicas sobre el origen del mundo social, de M. Carmen López Sáenz):



Husserl distinguía una intencionalidad longitudinal (las vivencias en su desarrollo o vivencias pre-fenomenales, es decir, no tematizadas) y una intencionalidad transversal (la reflexión posterior sobre dichas vivencias). Partiendo de estas definiciones, Schütz comprende que la acción en curso no es objetivable para el actor mientras que sí lo es la acción cumplida.

Ésta es la que investiga el sociólogo; puede ser observada y, además, los seres que la ejecutan tienen su propio mundo preinterpretado, se autoobservan; son semejantes. Este objeto es una construcción de segundo grado y la Verstehen [comprensión] sirve para asimilar su plena realidad subjetiva. Comprender el mundo social significa, pues, comprender el modo en que los hombres definen su situación. Definir quiere decir actuar, porque interpretar el mundo es un modo primordial de actuar sobre él.

Pero las cosas no son tan simples, ya que puedo definir la misma situación de forma totalmente distinta a como lo hacen los otros; además no existen acciones aisladas, sino que tienen sus horizontes de relacionalidad con la realidad social; ningún objeto es percibido aisladamente, sino dentro de un horizonte. (178)

(Esto último lo relaciono con la perspectiva de Shibutani sobre las perspectivas). Y pongo el énfasis en interpretar el mundo es un modo primordial de actuar sobre él. Quizá convenga recalcarlo, ya que yo mismo me dedico en gran medida a mover cosas con la mente. Este pasaje es una defensa de la filosofía, y una refutación de aquel famoso dicho de Marx según el cual "hasta ahora los filósofos han interpretado el mundo; lo que hay que hacer es transformarlo." Siendo el mundo humano un mundo simbólico, social y mental, una realidad virtual por así decirlo, interpretar el mundo ya es transformarlo. Presentar una nueva perspectiva sobre las cosas, comprender el mundo de manera diferente y mejor, es alterar el mundo, cambiar las relaciones entre los elementos que los componen, mover cosas con el pensamiento: reconstruir, o construir, el mundo, que está hecho no sólo de objetos físicos, sino de objetos mentales y de esos otros objetos mentales más elusivos, las relaciones entre las cosas del mundo que le dan forma al mundo y de hecho hacen que las cosas sean lo que son.




Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.