sábado, 5 de septiembre de 2015

Retropost #170 (31 de marzo de 2005): Narraciones diseminadas



Aquí hay una versión en PDF de un artículo de Jill Walker sobre lo que ella llama "narraciones distribuidas" y yo llamaría "narraciones diseminadas"; un tanto inconclusivo teóricamente, pero informativo sobre algunas nuevas modalidades de narraciones en Internet, medio juegos medio broma medio experimentos multimedia con una nueva forma de arte propia de la WWWeb. La referencia será: "Distributed Narrative: Telling Stories Across Networks", en M. Consalvo, Hunsinger, J. and Baym, N. (eds.), The 2005 Association of Internet Researchers Annual, Peter Lang, New York, 2005. (Este tipo de cosas que me encuentro van a parar a la bibliografía, más tarde que temprano sin reposo).









—oOo—


Retropost #169 (30 de marzo de 2005): Aunando datos


Hoy me veo obligado a enviar un correo certificado con acuse de recibo para exigir que no me embarquen en una campaña de esas abusivas de mercadeo de datos que se montan las empresas de comunicaciones con las que contrata uno servicios. Algún listillo ha tenido un plan, y dice "hale, vamos a hacer con los datos que nuestros clientes nos han dado para que los atendamos lo que nos dé la gana, y el que no, que se moleste en protestar, hale, que mueva el culo". No sé si ese ejecutivo tiburón es la señora Serrano, o si ella le ha dado el visto bueno, o qué: en cualquier caso, en cada compañía que se apunta a hacer estos desvíos del uso de los datos hay un responsable, que es un irresponsable, y un abusón. Como el directivo en cuestión no se va a leer mi carta, por lo menos la cuelgo en el blog.


M. Serrano
Directora de Fidelización Residencial (Whassat?)
AUNA TELECOMUNICACIONES, S. A.
ref. Datos
C/ Ávila, nº 27-33
planta 0 (Cartería)
08005 Barcelona

2005-03-30
Estimada Sra. Serrano:
He recibido la carta en la que me anuncian Vds. el tratamiento comercial que piensan dar a mis datos personales que constan en su fichero, y por la presente deseo manifestarles mi oposición a dicho tratamiento. Con este fin, incluyo en este escrito mi
nombre: José Ángel
apellido: García Landa
dirección a efectos de notificaciones: c/ Joaquín Costa, 12, primero derecha, 50001 Zaragoza
DNI: 73240109J (copia adjunta)
y petición: Deseo, como lo desearía Vd., que mis datos sean tratados estrictamente para el fin con el que se los he facilitado a la empresa, sin usarlos para "labores de información, envío de publicidad personalizada o no, propia o de terceros, promoción, formación y estudios de mercado y análisis para conocer el grado de satisfacción del cliente".
Si desean conocer el grado de satisfacción de este cliente con esta política de tratamiento de datos, les diré que es MUY BAJO. Es indignante que presupongan Vds. en su campaña que cuentan con la autorización para vender los datos a menos que se les indique explícitamente lo contrario. Un tratamiento cortés con el cliente solicitaría, por el contrario, su autorización explícita antes de hacer con sus datos algo semejante. Claro que se sonreirá Vd., esto no es viable comercialmente, pero es que yo no he entrado en relaciones con Vds. para que comercien con mis datos, he ahí la cuestión.
Les agradezco en cualquier caso el que me hayan comunicado su intención de dar este tratamiento a mis datos y la opción de oponerme – se lo agradezco, claro está, suponiendo que no estén obligados a hacerlo por ley, como supongo que lo están.
Creo que conocen Vds. perfectamente la sensibilización pública hacia el tratamiento de datos personales y su uso indebido. Esta obligación de escribirles a Vds. para que no vendan los datos entra dentro lo que yo entiendo como uso indebido de los mismos. Y les aseguro que de volverse una política continuada de la empresa, es una razón que me hará solicitar la suspensión de sus servicios. Que, por cierto, he observado se han encarecido considerablemente en facturaciones recientes. Claro que para un cliente que se molesta en contestarles a Vds. o en darse de baja, hay cien que ni se enteran de lo que se les ha comunicado. Eso es lo que hace repugnante la política de datos que Vds. están aplicando.
Como dice el lema de su empresa, "Hay otra forma".
Atentamente,
José Ángel García Landa







—oOo—



Bateas y barcos

Bateas y barcos

viernes, 4 de septiembre de 2015

LA CLAVE DE CRISTÓBAL COLÓN

Un excelente documental exponiendo las teorías de Celso García de la Riega y de Alfonso Philipott sobre el origen pontevedrés de Colón. Desde mi ventana veo su pueblo, vamos. (En la foto de abajo, es donde las luces al fondo). Y en el castillo de Sotomayor estuve hace nada, casi me cruzo con Rajoy en el puente levadizo.




La historia de Colón como el alias de Pedro Álvarez de Sotomayor, Pedro Madruga, tiene, además de incontables pruebas que no tienen los genoveses ni los catalanes ni los mallorquines, el mérito de ser una historia mucho más dramática, con un potencial narrativo inmenso. En un país normal habría dado esta historia secreta para varias miniseries (una por cada vida de Colón) y para épicas superproducciones incluyendo frailes intrigantes, corsarios, reinas, nobles levantiscos, noblesas casquivanas, rivalidades fraternas, traiciones, guerras y derrotas, cambios de identidad, política internacional e intercontinental, y misterios y secretos familiares. Si non è vero, está ben trucado.

Y habría que hacer otra película o documental sobre cómo intereses, vigilancias mutuas, provincianismo (español, no gallego) y borreguismo profesional han llevado a mantener esta historia oculta y deliberadamente ignorada.

Es que la Universidad española, y las Academias españolas, son extremadamente ovejunas.
 






Le paysage  

Aquí la web de la Asociación Cristóbal Colón Gallego

—oOo—

Retropost #168 (30 de marzo de 2005): Lo que he hecho hoy

He dormido, cosa digna de reseñar últimamente. Me he terminado de leer dos libros. Uno, Blog Story de Cyril Fievet y Emily Turrettini, muy recomendable; comienza con la pregunta "qui n’a pas son blog", y termina anunciando el próximo fin de los blogs, no por fin de la moda sino por su transformación a través de la agregación multimedia. Mucho más interesante de lo que podría parecer un libro introductorio a los blogs. Otro, Will in the World: How Shakespeare Became Shakespeare de Stephen Greenblatt, enfoque biográfico a Shakespeare aunando datos externos (documentos etc.) e internos (interpretación autobiografizante de las obras). Algo que recuerda a la crítica de hace cien años, y precisamente, es tan bueno o mejor como los mejores de aquellos. Y muy globalizador y tridimensionalizador, claro. Ah, también he terminado de leer hoy la History of the Internet de Christos Moschovitis et al. Quizá vuelva sobre estos libros otro día con más detalle. He devuelto dos reseñas para publicación, una vez revisadas (pocos gazapos). He comprado compulsivamente material impreso y grabado, como si me encorriesen: BBC Music magazine, con un disco de Delius et al. incluido; Los Reyes Católicos, de Luis Suárez, serie histórica de kiosco (por cierto, por ahí andan aún a muy buen precio dos libros que debería comprar quien no los tenga: el Diccionario de Filosofía de Ferrater Mora y la Historia social de la Literatura y el Arte de Arnold Hauser: casi dan ganas de repetir...). Y más cosas: el recién salido disco de Carmen París, Jotera lo serás tú, éste in the flesh, y compra virtual con euros reales, en Amazon, el último disco de Savina Yannatou y Verde de Badi Assad. Todos recomendables, espero, por lo que he oído hasta ahora. Y hablando de Amazon: comprobando que sí publican reseñas en español: ha aparecido mi reseña del Ex-Libris de Ross King allí, con un gazapo en el título, por cierto, tengo que acostumbrarme a repasar más online. Pero los gazapos también se perdonan más online.... He intentado cambiar el modo de redacción de este blog en su versión Menace of the Blog para diseñarlo con Microsoft Word, pero no funciona: al transformar el documento en página web no sabe qué hacer con los acentos y se descompone todo. Más suerte en el futuro, quizá. He ido pasando mis favoritos del Internet Explorer, que no deja ver algunos blogs, al Safari, el explorador que traía este ordenador de oficio. El famoso Mozilla Firefox, que tantos elogios despierta, me falla constantemente: lo instalo, y me desaparece al poco tiempo. Misterio, así que lo dejo para sus fans. Me he pasado por Hacienda, sin encontrarme a nadie; he conseguido que una funcionaria me prometa que me devolverán ya lo que me deben de la declaración del año pasado: que se les habían atascado los papeles... Bueno, pues desatascados están, claro que si no me paso no se desatascan, me parece. Y aparte, no he hecho camas, he cocinado, he llevado y traído nenes del cole, les he dado una leccioncita de francés y les he leído un capítulo de Star Wars: El ataque de los clones (es la mitología del siglo XXI, y del XX también...). Nos están perforando la acera delante. He conseguido oir Les Indes Galantes de Rameau pero no ha habido quien oiga Rappacini’s Daughter, de Daniel Catán, ni Obsidian Butterfly. Y las vibraciones no le van, seguro, nada bien a nuestro bonito y vejestorio edificio... Me he carteado con Atlantis y con Ayuda en Acción. Ah, y he mandado también esta carta de aquí abajo. He navegado, surfeado, visto la tele cinco minutos, oído la radio media hora, escrito en blogs (por ejemplo en Por la boca muere el pez). No he hablado con ningun@ amig@. Eso está más difícil. Claro, que estoy de vacaciones... El pobre Pibo ha tenido menos suerte. Ha comenzado el día con un aullido de vergüenza, porque se ha meado en la cama, y luego le han reventado la nariz de un cabezazo en el cole. Pero al final del día me decía que había alcanzado la felicidad, comiéndose su hamburguesa. Y se han dado los pequeños un buen baño y se han ido a dormir felices con su oso uno y su niño gusano el otro. (Álvaro estudiaba: tiene examen mañana. Tendrá que esperar Bleak House).

 

—oOo—

Retropost #167 (29 de marzo de 2005): Ex-Libris


Acabo de terminarme Ex-Libris, una novela de Ross King (de 1998), que ha pasado sin pena ni gloria por las listas de best-sellers y a mi lista de ex libris. Pertenece al género "literary thriller", o sea, novela conspiracional-histórica-libresca-detectivesca, línea El nombre de la rosa, o El código Da Vinci; cuenta la historia de un librero cojo que tiene su tienda en el puente de Londres en la época de la Restauración, y que se ve mezclado en la persecución de un mítico libro, The Labyrinth of the World, que contiene algún secreto hermético, o científico, o el mapa de un tesoro, o algo; todo a instancias de una dama llamada Alethea, que al final lo estaba empleando como distracción para los numerosos perseguidores mientras ella descifraba por su cuenta... El autor no se corta, y van a parar allí desde los textos herméticos, sus descubridores y refutadores, hasta la búsqueda del método para hallar la longitud; desde los Rosacruces hasta la búsqueda de El Dorado; desde las investigaciones de Galileo hasta la destrucción de la Biblioteca Palatina, y desde la guerra de los Treinta Años hasta la guerra civil inglesa, pasando por la decapitación de Sir Walter Raleigh; todos están pillados en la tremebunda conspiración que acaba de modo grotesco a la Poe, con el derrumbe de la casa de Alethea por corrientes subterráneas, que arrastran a sus perseguidores. Alethea, triste alegoría de la búsqueda de la verdad en medio de las manipulaciones del poder (aletheia, got it?), también muere en el desplome, dejando al pobre librero, Mr Inchbold, suspirando por ella (no hay consumación sexual), contarnos la historia de sus pesquisas y "reconstruir" en flashback la historia de los padres de ella, contada en capítulos alternos, mientras traían el célebre manuscrito a escondidas a Inglaterra. La ambientación es interesante, y algunos de los puzzles y anécdotas intelectuales también, pero aparte de lo absurdamente sobrecargado del argumento, el autor no es un artista narrando. Mucho oficio sí se ve, pero eso, que se ve; al conjunto le falta vida vivida y vívida, y le sobran fórmulas, intrigantes, calculadores a largo plazo, contrabandistas y perseguidores incansables...

De las reseñas citadas en la sección de "Praise for Ex-libris" se colige más bien que muchas no son en absoluto laudatorias, y yo les añadiría alguna restricción, por ejemplo (italics mine), "Only bookworms who yearn for thrills beyond the shelves will eat this up". Supongo que entro en esa categoría. (Otras opiniones: reseña muy positiva de Ann Bruns en Bookreporter; y de Francis J. Mcinerney en Amazon, que lo compara, acertadamente, a Charles Palliser; Timothy Haugh, también en Amazon, señala con acierto que el final es bastante anticlimático. Los reseñistas menos valorados que les siguen en Amazon están en general acertados en sus críticas negativas, y también en recomendar el libro a quienes disfruten con cosas librescas. Experimento realizado con esta reseña: la he enviado a Amazon.com en español, visto que sus guidelines sobre reviews no dicen nada sobre idioma. A ver qué pasa).


Ex-webis: hemos modificado un poco una web inmencionable aquí.

Y aparte: Ataque considerable de insomnio. Me dedico a leer sobre lo que lee un insomne en una noche de investigación frenética, en la novela Tu rostro mañana, de Javier Marías. Dice el protagonista que preferimos no saber quién nos traicionará, no tener esa lucidez, pero que podríamos saberlo si quisiéramos. Es una idea bonita, o bonitamente terrorífica, pero me parece que forma parte de las ilusiones producidas por el hindsight bias, o, cómo diríamos, las distorsiones perspectivísticas fruto de la retrospección, o: la lucidez retroactiva.






—oOo—


Wonderfull Chill Out Music Love Session Extended Version

Rascando el techo de la SSRN

O rascando, al menos, mi techo. Hace un mes escribí cómo, en mi concurso particular de posicionamiento en el repositorio de la Social Science Research Network, he tocado techo en el puesto 5.  En mis previsiones entraba el empezar a bajar, desde ahí hasta la inexistencia, en suave o brusca pendiente. Y en efecto, empiezo a bajar en algunos parámetros, pero en otros —miren lo que es la inercia, o la pura masa adquirida— aún he seguido subiendo un poquillo. Así que aquí están lo que según se mire podrían ser mis mejores datos hasta ahora, con un posicionamiento global en el puesto 598 (de entre unos 300.000 autores académicos), un récord máximo en el puesto 5, por artículos contribuidos este último año, y un glorioso puesto global en las escaleras del pódium, en el número nueve (mundial, digo) por número total de artículos.


SSRN - septiembre de 2015






De aquí, a peor. Así que disfrutemos de este momento en que volé tan alto tan alto.



Álbum 2015

Álbum 2015

Inauguro el álbum de Flickr con mis fotos de la primera mitad de 2015. Aquí: https://www.flickr.com/photos/garciala/albums/72157658159677465


—oOo—

jueves, 3 de septiembre de 2015

Cora Vaucaire : Dis quand reviendras-tu ?

Helechos al lado de casa

Helechos al lado de casa

—oOo—



Retropost #166 (29 de marzo de 2005): Minding the Webbing



Me comenta un colega la posibilidad de poner en marcha una web informativa para el departamento; le aviso que una cosa para llevarla así al día, con novedades y demás pues lleva su curre, ojo, y requeriría pensárselo mucho antes de emprender semejante tarea... Claro, que se trata también de acotar el ámbito, si son sólo cosas a nivel departamental acabamos pronto porque la actividad es poca poca...

En el aspecto de diseño, se me ocurre que se puede hacer de tres maneras:

- Con una página de noticias que forme parte de la web del departamento, si va por ahí la idea. Claro que eso requeriría coordinarse con las webmistresses, o ver si ellas llevan idea de hacer algo en esa línea.

- Con un wiki, de esos que cada cual añade lo que quiere, que también tendría que ir en algún sitio visible, ya sea en la página del departamento o de otro ámbito (¿Aedean?)—habría que contar con el visto bueno de los responsables del sitio visible. También se puede hacer a las bravas, claro, pero entonces requiere más trabajo para hacerlo visible, que lo enlacen, etc. Y conllevaría vigilarlo, hacer copias, evitar gamberrismos en su caso, etc. Ahí queda una idea: "Wiki de Filología Inglesa de la Universidad de Zaragoza".

- Con un blog, ya sea con comentarios o sin comentarios, con acceso libre o restringido (los restringidos no se visitan en la práctica, pero los libres serían visibles desde fuera de la uni también, claro). Eso podría hacerse en cualquier servicio gratuito de blogs y enlazarlo a la web del departamento (en su caso). El blogmaster supongo que también tendría que tener un visto bueno del Consejo, o algo así. Tampoco sé si funcionaría. Hasta ahora, la gente no es que se haya matado poniendo contenidos en sus páginas web.

- Otra cosa es que se vaya a hacer a través de un proyecto de investigación. Eso ya es más cosa de papeleo que de funcionamiento práctico, habría que justificar por ejemplo para qué se necesita financiación, qué tipo de aplicación se quiere diseñar, por qué no sirven las ya disponibles, etc. Eso lo veo más difícil de conseguir.

(Por otra parte, estoy hasta el moño virtual de pedir proyectos de investigación para que no me los den. Me lo tendré que pensar yo mucho antes de rellenar ni un impreso más en ese sentido).





—oOo—

Retropost # 165 (28 de marzo de 2005): Franglaisation, espanglisación, guglificación



Loïc Le Meur comenta cómo utiliza Google como corrector ortográfico: se busca una palabra con las dos ortografías dudosas, y la correcta es la más utilizada (en principio, supongo). El ejemplo de Loïc, impressionant/impressionnant, le hace concluir que una persona de cada cinco escribe esta palabra con faltas de ortografía. Le pongo este comentario:
"Mais c’est peut-être la démocratisation de l’orthographe qu’on est en train de discuter là. Imaginez: un correcteur automatique branché sur Google qui donnerait à vos textes l’orthographe la plus répandue et donc, présumablement, la moins encombrante... et tout ça avec l’autorité du public, pas de notre ignorance à nous! J’avance un résultat: la franglaisation de l’orthographe."
Vamos, que Internet favorecerá el desarrollo del spanglish, y del franglais, y de los sentidos y ortografías más internacionalmente compartibles de las palabras, ya sea por el procedimiento de Google, que saca a la luz una tendencia intrínseca de la red, o por métodos más indirectos. Claro, que la lógica de Google choca con otro tipo de lógicas, por ejemplo la lógica fonética. Así, no parece probable que los españoles nos pongamos pronto a escribir "orthographía": así que no conviene sacar conclusiones demasiado generales, sino ver qué circunstancias rodean cada caso. Gúgel como herramienta de democratización: un tema interesante tanto para especulaciones filosóficas como para estudios estadísticos. Pronto empezaremos a oír hablar de los efectos perniciosos de la guglificación, sin duda...








—oOo—



Sigo en la Linguist List

Esto no es nada nuevo, más bien al contrario, es cosa de celebrar que después de quince años o así sigue estando mi bibliografía así de bien situada, alfabéticamente, entre las bibliografías mundiales de lingüística referenciadas por la Linguist List. La primera de la lista: será de referencia, ¿no?



Linguist List


La bibliografía está aquí: http://bit.ly/abiblio

Y la lista de la Linguist List aquí: http://linguistlist.org/sp/GetWRListings.cfm?wrtypeid=5

miércoles, 2 de septiembre de 2015

The Sad Café (3)

En la serie "Vídeos míos que dejaron a la gente fría", presentamos esta tercera toma de "The Sad Café", un tema de los Eagles.

¿Que es el ser humano? Una mirada desde la ontología del lenguaje

Deshaciendo lo hecho


Deshaciendo lo hecho

—oOo—



Retropost #164 (27 de marzo de 2005): Estética incorporada


- Pues no se quería creer Anacrís que no me había operado, así que al final le dije que sí, y que me había quedado muy bien. Y me pregunta, dónde, y le digo, en Corporación Dermoestética.

- ¿Y que hacías entonces, sacar pecho todo el rato?

- Ah, sí, yo ya puesta todo el rato así , shaaa, la tenía convencida, me dijo que se lo volviese a contar cuando estuviese menos pedo, que no sabía si se lo creía o no.

- ¿Y tocar no quería? ¿Así para ver la consistencia?

- Huy, claro, si le dejo claro que me coge así, y los tíos igual, si con la excusa de que hablábamos de tetas todo el mundo mirándomelas. Y yo a aprovechar, claro, en el centro, hombros patrás, juá juá.

- Pues la tía que le compramos, la última vez que le vamos a hacer un pedido, es una tía muy maja, muy abierta, pero bueno, plana plana, y la última vez que vamos, de repente toma ya, unas buenas tetas, y nos dice, "me he engordado un poco últimamente" así como si no se notase, casi me da la risa.

- Ya, me he engordado, y qué casualidad, se me ha ido todo a las tetas.

- Me extraña que nos lo dijese así, porque es muy maja, pero...

- Hala, pero ¿por qué decís tetas? Para tetas las de las vacas. Hay que decir pecho.

- Sí, a lo hecho, pecho.

- Anda yaa... Mira, si la tapa la mano, es grano; la buena teta, en la mano quepa; si la mano no la cubre, es ubre.

- Jo pues muchas ubres hay por allí...

- No, si yo el único caso que conozco es de una chica que se quitó, en vez de ponerse, pero es que tenía un complejo...

- Sí, X también se ha quitado, aunque yo la verdad, porque me lo decía, que si no no le noto la diferencia.

- Pues la que se las pone sí que se le nota, porque además claro, las quiere lucir; y se ve, mira esta modelo, la novia de Y, antes un palo, una tía plana, un palistroque sin caderas ni nada, y luego pues lo mismo pero con un par de tetas tremendas, redondas, perfectas, que se le nota que no son suyas... pero ella tan contenta, claro. Y unos vestidos en la boda que de novia no tenían nada, pero claro, había que enseñar lo que había.

- Y luego nos avergüenzan, que vas tú por ahí con lo tuyo y quedas fatal.

- Pues ayer tenías que haber ido tú a sentar autoridad, a tí sí que se te hubieran quedado mirando todos.

- Y todas, que ya ves, ahora todas hablando de tetas, antes de esto hablaban los hombres, y míralos todos roncando en el sofá. Bueno tú no. ¿Estás tomando nota?

- Huy, me parece que tu blog hoy va a ir de tetas...

- No sé, ya veré qué me inspira hoy. Aunque ante la duda...





—oOo—


Retropost #163 (26 de marzo de 2005): Postmodern Pelaires




Para ponerse al día de lo último de lo último, hay que ir a Biescas. Lo que no veas allí, es que no se ha inventado todavía. Si quieres ver un tipo irse volando con una hélice a la espalda, Biescas es el sitio adecuado. Las casas se compran y se venden sin visitarlas siquiera, barrios enteros aparecen a veces desde la última vez que pasaste. Y pequeños detalles desaparecen: aquí quitan una fuente, allí un escalón al cual se te había acostumbrado el pie desde hace cuarenta años. Pero no importa: la próxima vez que vengas quizá hayan reaparecido. La antigua piscina es una pista de skateboard, con pintadas de spray de diversas tribus urbanas, por lo demás invisibles, actualizadas semanalmente. El camarero no es el habitual, dice la gente: un día te encuentras un ruso, al otro un ucraniano. Es difícil echarle el guante a un cocinero, cierra el restaurante. El pan casero era buenísimo, y duraba más días; hay quien lo compra de propio llegándose en cuatro por cuatro, antes de comer, al pueblo donde todavía lo hacen. El horno de antaño, de los tiempos de la abuela, también lo fabricaban no sé donde, y lo habían traído de propio. La gente se pasea con un equipo wifi en una mano, un bluetooth en la otra. Se crean nuevas tradiciones ancestrales, de dos años de antigüedad (el encuentro de las procesiones) pero que ya parecen ser sus inexistentes originales medievales. Se estudia el paso de un tren internacional de alta velocidad. Vienen desde Holanda a criar niños aquí, el nivel de ginecología allá está de pena. "¿Pañales sin iniciales? Pero buéno". Buscando por los rincones de la casa de los abuelos, encuentras la última película lanzada por Hollywood este mes está en un DVIX en el fondo de algún cajón, ya olvidada. Y recuerdos de la infancia: Mortadelos en alemán. En el cuarto del fondo está olvidado un peluche de Bob Esponja. Ordenadores y lectores de DVD se amontonan en los desvanes, hay papelotes amarillos con viejas direcciones de correo electrónico. Un cable suelto que hay por el suelo arrugado, del que nadie se acordaba, es una conexión a Internet de alta velocidad, desde ahí se cuelgan blogs, por ejemplo éste. "Ay mi blog, hace días que no lo actualizo...! ¿Qué tal llevas el tuyo?" El último Newsweek (de la semana que viene, encontrado en Biescas), nos anuncia que los blogs en Japón ahora se publican impresos y se convierten en bestsellers. Alguien despliega un móvil para convertirlo en un diminuto ordenador. Diversas naves anfibias corren por el suelo de casa, robots bailan al estilo de Michael Jackson. La gente se opera los ojos, se ponen el pelo naranja, y los dientes azules; se gastan bromas unos a otros personalizando páginas web. Inquiero: "- ¿qué es lo más moderno que has visto en Biescas? - ¿Lo más moderno? Pues tú." "¿Llueve? Mira por la ventana... o entra en Internet para ver el tiempo en Biescas - no, no llueve".




—oOo—

martes, 1 de septiembre de 2015

RSA Replay: A Brief History of Humankind (Yuval Noah Harari)





Vera Lynn (2) - dale replay

En la serie "Mis vídeos de menos éxito", aquí una vieja canción de Pink Floyd.

Retropost #162 (25 de marzo de 2005): Hablando del tiempo


Querido Blog:

Aquí en el ciberespacio nunca llueve ni hace frío ni calor, los cuerpos angélicos de los cibernautas se encuentran a salvo de las inclemencias del tiempo, al menos mientras no llegue la conflagración final o el apagón de Internet por algún Hermano Mayor. Y sin embargo, se rumorea que el tiempo es uno de los temas más frecuentes en los blogs (otros son: los viajes a la cocina a hacerse un bocata, los gatos y las compras realizadas por el cuerpo de carne, o por el otro). Pues hale, hoy voy a hablar del tiempo, visto que da mucho de sí, por mantenerme en la línea bloguística media, mientras me compro una gata (ms, ms....). El tiempo existe fuera del blog, y claro, acaba colándose dentro; ya ni menciono el tiempo de días y horas que se va depositando en la parte superior del blog, y sedimentándose en estratos; centrémonos en el atmosférico. Del que se habla, en los blogs y fuera de ellos, cuando no hay nada de qué hablar, o cuando no conoces mucho al contrincante, dos casos que suelen ser el mismo, porque normalmente sí tenemos de qué hablar, pero no con cualquiera, y tú eres cualquiera, querido blog, no te lo tomes a mal; yo sí que tengo tema aparte del tiempo, pero no siempre para tí, y desde luego no hoy, porque hoy el tiempo es tema, no anatema. Estamos entre borrascas, los meteorólogos están criticados, acosados por los hoteleros, a quienes arruinan; no saben qué decir, el tiempo tampoco sabe qué hace consigo; nos dicen por la radio, conforme se desgrana la espiral de provincias hacia el vórtice y culmen madrileño, que sí, pero que no, que un poco, o un rato, pero luego sólo unas gotas, y que en fin, aclárense ustedes, ya verán: esto es tiempo quintaesencial, imprevisible. Luce el sol en Zaragoza, por ejemplo, pero en Sevilla lloran por no poder sacar los pasos (tanto palio y al parecer aún no han inventado el plástico con cuatro palos, o el impermeable a la Dolorosa, que es la solución adoptada por los mañosos maños). Propongo una excursión en moto por los montes, pero me detiene el tiempo: mejor la moto irá al garaje, de hecho mi padre dice que llueve siempre me subo a ella, solía hacerlo. Por lo menos en el garaje no se le subirán encima los fieles al paso de la Cofradía de Cristo Abofeteado. Pero haría más papel trayendo la lluvia, pues el campo está seco, no parece primavera, dicen que es la peor sequía en treinta años o en sesenta. Y sin embargo ayer llovió (nenes, no piséis los charcos); y sin embargo el pantano está casi lleno, cuando estuvo años (y no hace sesenta, ni treinta) completamente vacío; y el canal va repleto hacia el Gállego, será porque hay agua en el otro pantano, o por necesidad de producir electricidad? Niños, no os caigáis al canal al tirar piedras, hay gente que se ha ahogado aquí. Acercándonos a la sierra de Guara, la atmósfera está céltica: nubes bajas rodando, como si estuviésemos en el Mull of Kintyre, claros de sol a través de la neblina, me parece que el Pirineo va a estar nublado, os toca mal tiempo, vais a estar metidos en casa todo el día. Pero nada de eso: hay sol a raudales, mientras dure, porque el valle está encajonado entre montes muy altos, y hay que abreviar la sobremesa por el tiempo, por el tiempo, para aprovechar el sol, y el tiempo, que no siempre está así de favorable, no siempre da tiempo a aprovechar el tiempo. A los españoles, por la tarde, les cuesta reaccionar, y en invierno se les ha puesto el sol antes de que salgan de paseo, cuando oscurece y refresca todos apagan la tele y salen a la calle; hoy no, hay que adelantarse al sol y pasear por la carretera de Orós mientras el tiempo acompañe, pero aunque está soleado hay una nube, diminuta, que nos va siguiendo, interponiéndose entre nosotros (seis mayores, nueve pequeños) y el sol; ¿quizá quedándonos quietos? Time passes slowly up here in the mountains. Estos son los buenos tiempos, los viejos tiempos. Alguien se ha dejado un rifle: voy a buscarlo desandando lo andado, ya no me esperan donde decían, y cuando llego a casa parece que no ha pasado el tiempo, sigue la sobremesa. Pero ya es muy tarde, "pasa el tiempo que vuela", cito en directo, es casi la hora de la procesión, que va mejorando con el tiempo, mientras el tiempo no la estropee... pero dale tiempo al tiempo. Hay un halo alrededor de la luna, eso quiere decir que lloverá. Hasta mañana, a ver qué tal hace.








—oOo—

Retropost #161 (24 de marzo de 2005): Canta, lengua

A tono con el Viernes Santo, y ya que nos hemos puesto morados de salchichas, ofrecemos una versión castellana del Pange Lingua, himno obra de Santo Tomás de Aquino. Si bien al quitarle el latín le quitamos un poco de misterio, así la mente se concentra mejor en el misterio en sí: estos son buenos misterios, los insolubles.

Canta, lengua mía, el misterio del cuerpo glorioso y de la sangre preciosa que como rescate del mundo, derramó el rey de las gentes, fruto de un vientre generoso.
Fue dado a nosotros de una virgen sin mancha, y habiendo vivido en el mundo sembrando la semilla de la palabra, cerró de manera maravillosa su habitar.
En la noche de su última cena, reclinado con sus hermanos, una vez observada la ley plenamente con alimentos legítimos, se da él mismo como alimento a los doce.
Con una palabra, la Palabra convirtió pan verdadero en carne, e hizo sangre de Cristo el vino. Si la razón no llega, para confirmarlo al corazón sincero sólo la fe le basta.
Por tanto veneremos postrados a tan gran sacramento; que la vieja Ley abra paso al nuevo ritual. Que suplemente la fe el defecto de los sentidos.
Honra y alegría tengan el engendrador y al engendrado, honor y fuerza también y bendiciones. Igual alabanza reciba el que procede de uno y otro. Amén Aleluya.
"Con razón que no la han traducido..." oigo decir a una cristiana. Y es que mejor no menear este conglomerado de mitología oriental y medieval: No hay que olvidar que las prioridades de la Iglesia, como suele repetir la COPE, no son la justicia social ni la libertad política ni la igualdad de derechos, etc: sus prioridades son éstas, y obviamente no son de este mundo, ni de ninguno identificable. Que nadie les pida coherencia, por tanto. Y que ellos no se la pidan a nadie, por favor. Creencias más extrañas, ni los del turbante –si es que son creencias.

Me ponen un enlace a la bibliografía en un directorio académico británico, RDN: Resource Discovery Network Y además le dedican unas buenas palabras. Albricias.

Gaviota foto 18

Gaviota foto 18

lunes, 31 de agosto de 2015

1 + 1 = 2 ?

Ahora opino que según y dónde, y según y cómo, aunque durante mucho tiempo creí que uno y uno eran dos, sin más, con la fuerza de las convicciones de la infancia. Y no deja de ser curioso que fuese mi padre el maestro, profesor de matemáticas, el que me enseñase tanto eso como lo contrario. Porque, sobre todo en sus últimos años, cuando revisaba muchas de sus presuposiciones y cuestionaba él mismo sus enseñanzas, con frecuencia me repetía que el valor de una afirmación o ecuación como "1+1=2" es cierto en muchas ocasiones, pero es una operación inaplicable o simplemente absurda en otras.

Es aplicable en principio, claro, donde la aplicamos, en el ámbito de las matemáticas—pero ése mismo es un ámbito acotado, limitado. Las matemáticas tratan con objetos fuera del tiempo, y abstraídos. Sólo en ciertos contextos podemos estar fuera del tiempo (convencionalmente) o convencionalmente abstraídos. A veces, en el mundo de la acción, la abstracción no es oportuna. Aplicar una idealización matemática a la realidad implica recortar flecos, redondear, tomar decisiones—y en puridad, nada hay fuera del tiempo, con lo cual las matemáticas, en puridad no son de este mundo.

¿Son de otro? Hay quien ve en ellas el Pensamiento de Dios—Hawking mismo, que no cree en Dios creador, tiene un libro titulado Y Dios creó los números, que le regalé a mi padre. Pero otros cuestionan esta definición, y arguyen que si las matemáticas no son de este mundo, en puridad no se pueden aplicar correctamente a él. Sería una negación, o cuestionamiento al menos, o relativización, de la ciencia moderna tal como viene definida desde Newton y Galileo, la que pretende someter el mundo a una razón numérica, y propone a  la física matemática como la reina de las ciencias.

Hay una posible crítica semiótica de las matemáticas, claro—empezaríamos por mostrar que en la secuencia "1 + 1 = 2" no hay sólo 2 como resultado, ni uno más uno como sumandos, sino que para empezar tenemos cinco signos, o seis si quieren, o más. Lo que hay a un lado del signo de igual tampoco es igual a lo que hay al otro lado, curiosamente tampoco podemos decir que sea más exacto decir que "1 + 1 = 1 + 1", y ni siquiera es más cierto eso que sostener que "(1 + 1 = 1 + 1) = (1 + 1 = 2). Todo es relativo a las reglas del juego que estemos jugando, y semiótica y matemáticas son dos juegos lingüísticos distintos, con cierta intersección necesaria, pero necesariamente diferenciados.

En las matemáticas hay muchos niveles de sentido posibles, al margen del nivel ideal en el que captan verdades "eternas" o "válidas universalmente", ignorando la referencia a cualquier objeto concreto e incluso al observador que formula la proposición. A otro nivel, las matemáticas son unas operaciones aplicadas al mundo—por ejemplo, "1 + 1 = 2" no en tanto que abstracción total, sino en tanto que lo estoy aplicando a estas dos manzanas que estoy contando.  Y en esta interpretación matemática del mundo juegan muchos factores que pueden entrar a interferir con la claridad matemática de los fenómenos. En The Stuff of Thought pone Steven Pinker un buen ejemplo: ¿hubo un atentado contra las Torres Gemelas, o dos? No es baladí la cuestión, pues afecta en cantidades millonarias a los pagos de las compañías de seguros, y es indudable que según se cuenten ahí había dos torres, o dos manzanas. 

A otro nivel de consideración, el "1 + 1 = 2" no es eterno, sino que (como se aprecia en su secuencia escrita, o en su formulación lingüística), es una operación en el tiempo… y así se nos cuela el tiempo en las matemáticas. Es también una operación que refleja una deducción, u operación mental, que se efectúa en el tiempo o que se explica en el tiempo. La pequeña ecuación es un pequeño relato, a un nivel, y viene a suponer un enunciador y un destinatario que presumiblemente se ve ilustrado en sus conocimientos por esta lección que le da la suma. De hecho, una secuencia temporal ideal y una abstracción temporal o extracción del tiempo se suman paradójicamente en esta operación, al menos tan paradójicamente como el dos resulta ser igual al uno y uno. Se superpone en la ecuación matemática una verdad atemporal con una exposición temporal de equivalencias; la ecuación contiene al receptor implícito que no conocía la ecuación y ahora, tras el signo de igual, que es una transformación, ya la conoce. Se halla sujeta la ecuación, por tanto, como toda estructura narrativa, a las falacias inherentes a la narratividad, muy prominentemente la que llamamos la distorsión retroactiva, hindsight bias, la falacia narrativa por excelencia.

Mi padre decía que las matemáticas son un lenguaje. Y tal vez sea más exacto decir eso que decir que son las leyes del pensamiento de Dios. Un lenguaje en puridad está limitado, a un determinado nivel, por las prácticas de sus hablantes. En ese sentido podemos decir que no hay matemáticas si no hay ser humano, no hay 1+1=2 más que para ciertas necesidades y contextos comunicativos de los humanos. Aunque, salvando la representación simbólica precisa, también hay matemáticas en un sentido más amplio para la cognición de otros animales que saben contar, pues los hay con conocimientos elementales de matemáticas.

A un nivel todavía más amplio de aplicación, en un mundo donde convencionalmente hemos eliminado a los humanos y a los animales, hay todavía, claro, una matemática inherente en la naturaleza, quizá la razón más profunda que nos hace ver en ellas el pensamiento de ese dios que no existe—la regularidad o racionalidad de los fenómentos naturales es concebible (aunque ello ya implica una convención comunicativa e incluso una curiosa paradoja) al margen de nuestro pensamiento. Pero está bien, podemos fácilmente admitir en qué sentido seguiría habiendo nueve planetas, u ocho si prefieren, alrededor del sol, antes de la existencia de mentes. Son matemáticas más tenuemente asentadas en la realidad, en tanto que son ya el resultado de un acto de imaginación, pero siguen rigiéndola en un sentido; seguiríamos teniendo un mundo de planetas, y de elementos químicos, etc., "gobernado" por las matemáticas, siquiera virtualmente.

Mi padre iba más allá al cuestionar la validez cósmica fundamental de las matemáticas. Para él sólo eran válidas, aun a este nivel de abstracción, de objetos matemáticos virtualmente concebibles, en el ámbito en el que tiene sentido hablar de unidades y de leyes regulares. En el centro del sol, me decía, uno y uno no son dos, o no tiene sentido decir que lo sean. Quizá los astrofísicos difieran aquí—en el centro del sol sigue habiendo partículas elementales, elementos químicos y reacciones en principio pensables o descriptibles. Pero la cuestión de principio sigue en pie. Es concebible un estado de la naturaleza en el que no haya unidades de ningún tipo, ni siquiera calculables o deducibles, ni regularidades identificables o pensables, y en el que por tanto no tenga sentido una descripción matemática.

La cuestión a la que se refería mi padre ha sido recientemente planteada por los cosmólogos evolucionistas Roberto Mangabeira Unger y Lee Smolin en un argumento muy elaborado, en The Singular Universe and the Reality of Time (2015). El argumento va unido a una relativización del valor de la física matemática newtoniana, y a una apuesta por la primacía de una ciencia del universo, la cosmología, que sería preeminente sobre la física matematizada. Se trataría de un paradigma evolucionista para la física y la cosmología, un paradigma que afirma la realidad suprema del tiempo y el cambio, y que sustituiría al paradigma newtoniano-einsteiniano, destronando a las matemáticas de su puesto de preeminencia y relegándolas a una posición más instrumental. Un lenguaje. Se convertirían las matemáticas en una determinada perspectiva para tratar cuestiones de la naturaleza, una perspectiva que ha de aplicarse únicamente en su ámbito de validez.

Traduzco aquí dos pasajes sobre el estado del cosmos en el que no hay matemáticas, ni física, ni uno y uno son dos:


Para mostrar cómo una visión semejante de la historia universal puede explicar la combinación de la estabilidad de las leyes de la naturaleza con su mutabilidad, pensemos en esta visión como uan combinación de dos imágenes sobre cómo funciona la naturaleza—en los momentos incandescentes y formativos, y luego en la larga historia subsiguiente del universo formado. Naturalmente, el contraste entre estos dos rostros o momentos de la naturaleza supone una simplificación drástica de una realidad histórica en la que el tiempo nunca deja de fluir y un estado de cosas siempre se convierte en otro. Además, las características de la naturaleza en sus formas extremas pueden reproducirse, al menos hasta cierto punto, en el seno del universo enfriado, que respeta leyes, y que está bien diferenciado: por ejemplo, en el interior de los agujeros negros.

Primero, en los momentos incandescentes y formativos, los valores de la densidad, de la energía cinética y de la temperatura son extremos sin, empero, convertirse en infinitos. Que son finitamente grandes en lugar de infinitos los hace en principio susceptibles de investigación científica, por indirecta que sea. Esta finitud será una consideración importante cuando consideremos la traducción de estas ideas a un programa de investigación empírica y experimental. Sim por ejemplo, las circunstancias del universo más temprano se describiesen con el concepto convencional de una singularidad, ne le que los parámetros tienen valores infinitos, los experimentos llevados a cabo usando aceleradores de parítculas no podrían ni siquiera en principio imitar rasgos de esas circunstancias. Sin embargo, si los valores son finitos en lugar de infinitos, podemos ser capaces en principio de simular aspectos de esos estados del universo. Las consecuencias son de alcance para una cosmología y una física que no necesiten tomar el universo establecido como su única base para comprender el funcionamiento de la naturaleza.

Segundo, la naturaleza no asume la forma de una estructura claramente diferenciada: las distinciones entre los elementos constituyentes de la naturelaza se descomponen. Ya no hay, y todavía no hay, un repertorio establecido de clases naturales: de las clases de cosas que existen.

Tercero, el contraste entre las leyes de la naturaleza y los fenómenos que gobiernan deja de aplicarse. Por una parte, este contraste presupone la transformación de la naturaleza en una estructura discriminada. Por otra, las circunstancias de extrema densidad y temperatura son tales que en ellas la transformación de los fenómenos es a la vez la introducción de nuevos modos de funcionamiento de la naturaleza. (Roberto Mangabeira Unger, en Unger y Smolin 2015: 269-70, traduzco)

La perspectiva de Smolin y Unger viene a revertir la posición usual en que concebimos las leyes de la naturaleza y los fenómenos a los que rigen. Las leyes no son eternas, ni hay ningún sitio "fuera del tiempo" en el que están. Son variables, evolutivas, y no son previas a las conexiones entre fenómenos (rigiéndolas), sino que son resultado de esas conexiones, de una causalidad previa a la ley. La ley, podríamos decir, es una gramática que se ha de formar a partir de una sopa primigenia de comunicación pidgin entre fenómenos—y sólo entonces es concebible concebir esa ley para pensar con ella los fenómenos. Hay un mundo sin ley, en el origen del universo o en la transición de un universo a otro, en el que todo y nada son sinónimos. Vivimos en un mundo de leyes, de cuerpos, elementos y fenómenos diferenciados, y por eso se nos hace difícil concebir hasta qué punto la realidad se ve transmutada si no la pensamos con las categorías adecuadas a este mundo nuestro de regularidades relativas (como son por ejemplo las categorías matemáticas).

La concepción resultante de modos alternativos en los cuales puede funcionar la naturaleza sugiere cómo la estabilidad relativa de las leyes naturales puede complementar su mutabilidad relativa, en lugar de contradecirla. La estabilidad relativa de las leyes de la naturaleza es un rasgo del universo establecido. Su mutabilidad relativa es característica del universo en formación, o, más generalmente, del universo en sus momentos extremos. La suposición de que la naturaleza siempre funciona del modo en que funciona en el universo maduro que observamos, con su diferenciación de tipos de seres, construidos con los constituyentes elementales descritos por la tabla periódica y por la física de partículas, con su distinción al parecer bien definida entre estados de cosas y leyes de la naturaleza, y con las serias restricciones impuestas al ámbito de lo posible adyacente, es la sustancia de la segunda falacia cosmológica. (2015: 272)

Mi padre, en su fase escéptica o desilusionada, ya no creía en aplicabilidad de las matemáticas, o de cualquier ciencia, en toda circunstancia. Insistía más en otra perspectiva, una según la cual el conocimiento humano es limitado, tiene un ámbito, y a veces más estrecho del que pensamos, pues desde nuestras circunstancias tendemos a dar por supuestas cosas que en absoluto han de suponerse en toda circunstancia, y pensamos con modos de pensar que tienden casi imperceptiblemente a exceder su ámbito propio de pertinencia. "Tenemos una longitud de onda", decía mi padre, "Todo la tiene, y todo existe sólo en una longitud de onda."

Desde una perspectiva contextualista, incluso las leyes de la naturaleza más elementales, y las proposiciones más incuestionables, tienen un contexto de aplicación. También las matemáticas tienen su ámbito de aplicación, lo cual no está reñido con que uno y uno sean, en muchas circunstancias, dos. En otras circunstancias, son uno y uno; y en algunas no hay uno, ni uno. Habrá, si me apuran, algun más—al menos en cierto sentido.




—oOo—


Retropost #160 (23 de marzo de 2005): El expediente completo


Me contestan del Rectorado que el expediente de la cátedra (había solicitado una copia) ya lo ví hace dos años, pero que lo puedo volver a consultar. Yo preguntándome, ¿pero es que no habrán añadido nada al mismo desde hace dos años? Porque yo sí que he enviado un buen fajo de papeles de protesta, denunciando irregularidades a manta, que deberían constar allí... Así que voy a consultarlo, y me lo enseñan muy amables; y en efecto, ahí están las actas de la Comisión Evaluadora, y los escritos que yo he enviado, y punto. Ninguna resolución más, ni informe de ninguna investigación ni nada. Tantos papeles, y no consiguieron hacer mella en la indiferente ecuanimidad de las autoridades. Claro que hubiera sido bastante más problemático darse por aludidos, e intentar responder a los argumentos que allí se presentaban: en menudo berenjenal nos hubiésemos metido si empezamos a investigar esto. Así todo más limpio: mucha palabrería por un lado, y un silencio impenetrable por el otro. Quien no dice nada no mete la pata. Y mal se podrá decir que manipula nada quien no hace nada. Arreglado, y a por otra.



—oOo—

Retropost #159 (23 de marzo de 2005): Mi alma (y su recambio)




Oscar se queja llorando: "Buaaa....! No tengo alma! Tú no me has dado un alma! Buaa....! Mamá sí que me gualda un alma. Está muy alta. Es plana, es amalilla y negla. No me la deja cogel." Qué tielnos son.



Paseamos por la calle:
- Mira, ¡bebés invisibles! ¡qué guapos!
- Y esa señora... qué crueles, hacerle eso a una señora embarazada, ¿quién le habrá cortado la cabeza tan bien? Swissh!
- Alguien...¡ o algo! Fíjate que el corte es muy liso. Nada humano, seguramente.
- Pero... es que ¡ninguno de ellos son humanos! lo parecen, pero ¡no son humanos!
- ¡Bláster pesado! ¡¡Prrrrhshshhshshñprrrrrr!!
Y esto sólo viendo maniquís por los escaparates... Demasiadas películas americanas.


La de hoy, Robots ("Blovots" según Oscar), va de un ambicioso robot, ejecutivo agresivo que desvía la finalidad de la empresa capitalista de la oferta de servicios a la obtención del mayor beneficio; es convenientemente derrotado por el joven robot prota, que restaura al viejo inventor trasteador y reciclador de antes, y el antiguo sistema en el que las piezas viejas se reparan y aprovechan. Según el ejecutivo agresivo, había que suprimir los recambios en favor de las "actualizaciones", carísimas y que daban un cuerpo nuevo a los robots tirando el viejo (body technology, aplicado a la mente también, claro). Pues me parece que debe ser el ejecutivo tiburón el que está al mando aquí fuera de la película, porque como intentes reparar un ordenador viejo pues igual lo consigues, pero te sale casi como si te comprases una "actualización" de esas...


Hoy nos vamos a la Universidad, creía que me libraba por ser San Braulio, patrono de la misma, pero no; hay que ir a recoger un ordenador que dejé a reparar ahí al lado, un Mac reliquia de hace más de diez años, y me cuesta la broma un pico... Me devuelven, claro, el ordenador con el alma "actualizada", y la vieja en una bolsa. Me recuerda una vez que petó el de mi despacho, y me dieron a elegir entre "actualizarlo" y repararlo. Yo dije: repararlo. Y me apunta el técnico en el parte: "piezas defectuosas a reponer: 1 ordenador iMac".... No te jodes, Herodes. Así yo también reparo ordenatas, y me hago técnico de a 50 euros la hora.

En fin, igual Álvaro aprovecha el mac viejo. Lo tengo frito haciendo ejercicios de mecanografía, no sé si aún se llama así, ¿cibergrafía quizá? ah, no, "tratamiento de textos", aunque con el boli también se tratan los textos... Y nos llegamos también en el mismo viaje con un par de nenes a una librería de segunda mano a elegir un libro para cada uno. Ivo elige "Pegatinas terroríficas: Brujas y brujos". Álvaro se ha comprado un libro de "Guía de Campo", que es lo que le va (ahora mismo está mugiendo vigorosamente, porque está en el capítulo de las vacas).


Nos vamos a Biescas, por cierto. Ayer hacía tiempo de irse a dar el primer baño, y hoy en cambio llueve; a ver qué nos espera por allí. Un recado se me queda sin hacer: tengo que pasar por Hacienda a ver si me devuelven de una vez lo que me deben del año pasado... increíble pero cierto, claro que supongo que me pagarán unos sustanciosos intereses por el retraso, ja. Pues a la vuelta de Biescas será: tenemos las vacaciones bailadas con los críos, ellos la semana de Semana Santa, y nosotros la siguiente; así que sólo coincidimos en los festivos. Pues hale, a ver procesiones: me decía un alumno Erasmus que las encontraba siniestras, y le tuve que asegurar que no se trataba de grupos especialmente fanáticos ni nada... aunque el comentario de Oscar, el otro día viendo la primera procesión, fue que "en lealidad, son clones". Y ahora le invitamos a ver una procesión que está pasando por debajo de casa, y dice "Yo no quielo vel los capuchones. Es que me malean. Me malean con sus tamboles".






—oOo—





Lectura de verano 1

Lectura de verano 1

Complejidad y Caos (Capítulo REDES 275)

domingo, 30 de agosto de 2015

Samuel Beckett y la Narración Reflexiva

Argumento de Samuel Beckett y la Narración Reflexiva

Retropost #158 (23 de marzo de 2005): Ray




Hemos visionado Ray, una película muy visual y muy sonora sobre el ciego Ray Charles (igual un día alguien hace una película sin imágenes, para ciegos y videntes solidarios). Exxcelente trabajo el de Jaime Zorra, que se Charlifica totalmente, igual hasta ha perdido la vista el tío al acabar el rodaje; muy muy bien. (Y oscar que te pego, claro, ahora entiendo que no se lo diesen a Di Caprio a pesar de lo bien que lo hizo también). Bueno, pues la música genial, dan ganas de hacerse con las Collected Works de Ray Charles; y muy bien la ambientación, el tema del racismo, etc. etc. A verla, americanistas, running.

El problema con las biopics que se llaman ahora, "biopelis", es que claro, una vida no tiene forma de peli, en general, y hay que dársela, y eso conlleva narrativización, ficcionalización, reinterpretaciones retroactivas, y todas esas cosas que nos gusta estudiar a los narratólogos. Hay que crear un argumento organizado con una vida, que es desorganizada (y la del rey Charles bastante, al parecer). En parte eso se hace quitando años a porrón, para abreviar (a Hughes le hicieron eso en El Aviador, y aquí nos ahorran los últimos cuarenta años de Ray Charles, por acabar pronto —al espectador le daba un algo, si no). Y la inyección de coherencia que organiza la película es mostrar cómo Ray, a medida que triunfa, se va hundiendo más y más en complicaciones: 1) Trauma de culpabilidad: de niño vio cómo se ahogaba un hermanito suyo en un barreño y no hizo nada; ahora le obsesiona y ve agua y niños ahogados por todas partes. 2) Drogas: se sube al caballo, y luego a ver quién baja en pleno galope. 3) Adulterio: tiene su casita fija montada, pero se lo monta también con todas las Charlettes de su banda, llegando a situaciones embarazosas. La solución de la película es también la solución de las complicaciones: muere por sobredosis su amante, y Ray se fuerza a dejar las drogas en un descenso al infierno. Allí se le aparece su madre, que le había enseñado a ser un tipo digno, y no un tullido, para decirle que las drogas lo han convertido en un tullido after all. También el fantasma de su hermanito se aparece para perdonarlo. Y remontando a la superficie, termina la película asegurándonos que Carlos el Rayo no volvió a probar las drogas. De paso también se ha perdonado a sí mismo, superando el trauma, y está muerta la "otra"; su mujer se muestra comprensiva, y lo acompaña en el homenaje de desagravio que le hace el Estado de Georgia por su racismo anterior. Total: que teníamos una vida, y ahora tenemos un argumento, con Ray destraumado, triunfador, abstemio, monógamo e integrado en los USA. Vamos, que no le operan la vista de milagro. Ah, la vida es más complicada que todo eso cuando la miras de cerca... pero ¿a quién le interesan los flecos?



—oOo—



Retropost #157 (22 de marzo de 2005): La Comisión Fantasma


Por cierto, también solicito en nuestra reunión de ayer, de la comisión de Filología Inglesa, que el Departamento debería hablar de la reforma de las titulaciones y adoptar una postura al respecto, establecer lo que se considera deseable, para poder opinar sobre las propuestas que se vayan desarrollando, en lugar de ir a remolque. Hago notar, por ejemplo, que en la cuestión del grado se ha postpuesto una decisión hasta que ya nos encontramos con la decisión tomada sin haber podido intervenir en ella por no tener postura al respecto (no deja de ser irónico que el Departamento apoye oficialmente la propuesta de Estudios Ingleses sólo cuando ésta ya ha sido descartada por el grupo de trabajo de Humanidades). De la misma manera, arguyo, el Departamento debería plantearse qué futuros estudios de postgrado son deseables, cuál debería ser su orientación, estructura, etc., antes de que nos llegue el plan hecho desde fuera. Es decir, que hay que tratar ya globalmente el tema de los másters que vaya a haber de inglés: incluirlo como un punto del orden del día en un Consejo de Departamento, o delegarlo a la comisión de Docencia, o a la de Planes de Estudios, a la que se vea más adecuada como representante de todo el Departamento, para hacer un estudio preliminar. Pero la Dirección, y la comisión en su mayoría, opina que no procede todavía hablar de este tema. Así que pido que conste en acta que yo he solicitado (una vez más) que se trate el tema de los másters, y que no se ha considerado oportuno que se trate. Es, si se piensa, bastante increíble: que pillados en un proceso de reforma como el que se nos avecina, no se establezca un plan de trabajo con vistas a él. En fin, qué se le va a hacer. Supongo que los distintos grupitos se van buscando la vida cada cual por su propio camino o su estudio propio, para presentarle luego al Departamento el trabajo ya hecho en petit comité, y que se aprueben los hechos consumados, y los másters ya organizados, con un mínimo de discusión previa por parte del Departamento, que se supone que es el que coordina las enseñanzas en su área de conocimiento, según los estatutos de la Universidad.
También solicito que se determine si existe la Comisión de Planes de Estudios del Departamento, y las respuestas son llamativas: unos creen que no existe, otros que sí pero que no tiene otros miembros que el presidente y el secretario... a lo que yo recuerdo que no es así, que yo por ejemplo soy miembro (pueden verse las memorias del Departamento en su página web), y que esta comisión debería disolverse, reelegirse, pues no se renovó en las últimas eleccciones, cuando se me dijo también que no existía. y ponerse a trabajar sobre este proceso de reforma. Pero a nadie le interesa ni esta comisión ni el trabajo que debería hacer... Por cierto, que yo quiero darme de baja de ella, para eso quiero que se renueve. No tiene sentido estar en una comisión tan inoperante, a la que su presidenta se niega a convocar para que trabaje, y donde se cuenta con un único miembro activo, el secretario, que parece desconocer que hay otras personas en la comisión que también deberían opinar. Y además es de muy dudosa legitimidad que lleve más de diez años sin renovarse su composición.





—oOo—


Gaviota y campana 2

Gaviota y campana 2

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.