jueves, 27 de abril de 2017

BAUDELAIRE – Une Vie, une Œuvre

Refotografía y erotismo


Refoto de Flickr

Estoy estudiando nuevas posibilidades de la fotografía erótica, o más bien de la refotografía erótica. Todo un reto y un entretenimiento para la mente.



—oOo—

Cita china

Citas de un chino no en China: Biwu Shang es Distinguished Fellow of English en la Universidad Jiao Tong de Shanghai, Fellow of the National Humanities Center, USA, y editor en jefe de la serie Frontiers of Narrative Studies). Ha publicado sobre narratología, entre otros, In Pursuit of Narrative Dynamics (2011), Contemporary Western Narratology: Postclassical Perspectives (2013); y me cita en:

_____. "Narrative as Rhetoric: Judgment, Progression, and Narrativity in Samuel Taylor Coleridge's 'The Rime of the Ancient Mariner'." Primerjalna Knizevnost 39.2 (2006): 157-172, 228.
_____. "Toward a Comparative Narratology: A Chinese Perspective." Comparative Literature Studies 54.1 (2017; Special Issue: Comparative Literature in East Asia): 52-69.

—oOo—

Querido cuerpo

Querido cuerpo


—oOo—

Retropost #1584 (27 de abril de 2007): Recolectando Rockollections





¿Alguien se acuerda de "Rockollection"?—Del original de Laurent Voulzy, digo (—si es que existe un original de estas cosas)... pues mira que salieron imitaciones.

Quién nos iba a decir a los dieciséis años, cuando ya hacíamos el nostálgico con esta canción, que aquí estaríamos en el asilo con la mantica y la silla de ruedas, recordando nuestros primeros ejercicios de nostalgia... En Francia aún se ha vuelto a oír esta canción, pero en España la experiencia de resucitarla es un poquito más fuerte. Sobre todo teniendo en cuenta que la nostalgia de Voulzy se remontaba diez o quince años, pero ahora han pasado treinta desde que poníamos "Rockollection" en la sinfonola... Acordarse con nostalgia de "Rockollection", eso es nostalgia elevada al cuadrado, pour de vrais aficionados à la nostalgie.








Hay otra versión—modificada, claro, es el estado natural de esta canción—cantada por Les Enfoirés en 2001. (Aquí Les Enfoirés):





 

Esas canciones que hablan de canciones... en realidad hablan del tiempo en que se oían esas canciones; por accidente creíamos que se oían. Ahora su relación con ese tiempo ya no es accidental sino necesaria, como nuestra relación con nuestro pasado, tan contingente que era mientras era sólo un presente.

Le jour où je vais partir je sens bien que ça va faire mal
Ma mère n’aime pas mon blouson et les franges de mon futal
Le long des autoroutes il y a de beaux paysages
J’ai ma guitare dans le dos et pas de rond pour le voyage
Et Bob Dylan chantait
Et Bob Dylan chantait
Un truc qui m’colle encore au cœur et au corps

Au printemps 76 je suis tombé fou amoureux
Ça m’a fait plutôt mal j’avais de l’eau dans les yeux
Ma p’ tite poupée je t’emmène dans le pays de mes langueurs
Elle fait douceur douceur la musique que j’ai dans le cœur
Toute la nuit on s’aimait
Quand Donovan chantait
Un truc qui m’colle encore au cœur et au corps

Maintenant j’ai une guitare et je voyage organisé
Je me lève tous les jours trop tard
Et je vis aux Champs-Elysées
Je suis parti je ne sais où mais pas où je voulais aller
Dans ma tête y a des trous je me souviens plus des couplets
Y a des rêves qui sont cassés
Des airs qui partent en fumée
Des trucs qui m’collent encore au cœur et au corps



—oOo—

LE VILLAGE DES ENFOIRES DVD1

Retropost #1583 (27 de abril de 2007): Facebook


Me acabo de apuntar a Facebook no porque tenga la menor intención de usarlo (creo) sino por ver qué era. Parece ser la sensación entre los estudiantes de otros sitios: aquí en España me parece que aún está por aterrizar si llega a aterrizar jamás.  La idea al parecer es que agregas allí toda tu existencia electrónica y te haces un seguimiento minuto a minuto. A mí, desde luego, me va a sobrar, porque no pertenezco a un club de amigos enamorados que se van siguiendo todo el día uno a otro—que por lo que veo parece el uso más propio del aparato este. O más bien parece servir para dedicarle más tiempo al control informatizado de la vida social que a la vida social—y para eso ya tengo suficiente tecnología.

Parece que (al contrario que en tantos blogs) la convención básica aquí es que apareces con tu propio nombre. Supongo que la gente hace lo le dicen que haga, básicamente, y aquí se lleva lo de aparecer cada uno con su supuestamente auténtica faz.

Incidentally, tiene este Facebook un absorbedor de blogs, así que ahí irá apareciendo, supongo, la tercera o cuarta o quinta o sexta versión de este blog. (Si contamos el de la universidad, el de Blogger, el de Blogia, el de Generación XXI, el de Planeta Aragón....). Se nos multiplican las entidades, como a Ocam las ces y las haches. Y las kas.

—oOo—

miércoles, 26 de abril de 2017

Mi foto nº 55.555


No es un número redondo, el 55.555, pero es un número. Digo que son muchas fotos, 55.555, en mi fotoblog de Flickr. Unas buenas, otras malas, y otras que ni se sabe, como ésta:
Las gotas divinas
Aunque supongo que ésta es, técnicamente hablando, una refoto.


—oOo—

On the Soul's Immateriality and Persistence


Informational objects are immaterial (there is a material basis for the sign but insofar as we take into account the informational structure, the material basis is immaterial). THEREFORE, the soul is not an exception, in a reality which is informational (Hegel would say spiritual) in nature.

(A commentary in the Facebook page of On the Human. See also Hacia un saber sobre el alma).


—oOo—

Otra Vuelta de Tuerka - Pablo Iglesias con Antonio Escohotado

Retropost #1582 (26 de abril de 2007): Poe-tics of Topsight



Me he leído/releído/requeteleído el cuento de Poe "La carta robada" y la retahíla de comentarios críticos a que dio lugar coleccionados en The Purloined Poe: Lacan, Derrida, and Psychoanalytic Reading (ed. John P. Muller y Brian J. Richardson; Johns Hopkins UP, 1988). En efecto, el cuento va sobre ocultación, desvelamiento e interpretación, y se ha convertido en un caso célebre o piedra de toque para teorías interpretativas, especialmente desconstructivas y psicoanalíticas.

El cuento va de un astuto ministro que le roba a la reina una carta comprometedora, dándole el cambiazo por otra ante las narices del rey cuando ambos entran sin avisar en sus aposentos. La reina contaba con ocultar la carta a los ojos del rey por el procedimiento de no intentar esconderla, pero el ministro se da cuenta, se lleva la carta tranquilamente y chantajea a la reina. La reina intenta que el inspector jefe de policía recupere la carta, pero no hay manera de dar con ella en casa del ministro. Entra en escena el detective aficionado Dupin, trasunto de Poe. Intuyendo los procedimientos y modo de razonar del ministro, pronto descubre que la carta estaba a la vista, apenas vuelta del revés y disfrazada de otra carta. Con una distracción que prepara, la recupera, dándole el cambiazo por otra carta parecida. En la que indica al ministro de manera velada el final que le espera, y le recuerda una venganza personal que tenía pendiente—eso con las palabras de una tragedia sobre Atreo:


"—Un dessein si funeste
S'il n'est digne d'Atrée, est digne de Thyeste"

Jacques Lacan analiza el cuento como una especie de alegoría (o manifestación) de lo que llama el "itinerario del significante": los diversos sujetos se subordinan en efecto al papel que juegan en una estructura de repetición (compulsiva). Así pues, el cuento consta de dos escenas o momentos en los que los personajes se desplazan a una nueva posición en la cadena interpretativa, y pasan a ocupar el lugar que antes ocupaba la víctima de sus planes.

En la primera escena, el rey ocupa la posición de la ceguera (A); no ve la carta ni que la reina lo engaña o conspira contra él. La reina está en la postura en que está (B) porque ve que el rey no ve, y saca partido a ese privilegio perspectivístico—que aquí llamaré topsight o vista global de la situación. Pero el hecho mismo de que saque partido a esa ceguera del rey (dejando la carta a la vista) hace que caiga víctima de un personaje con una visión todavía más global (C): el tercero en discordia, el Ministro, que viene a completar el triángulo de posiciones. Lo que ve el ministro es que la Reina, desde su posición de topsight, se vuelve vulnerable: se cree invisible para un tercero por el hecho de que lo era para el primero, o más bien no cuenta con un tercero. Por eso este tercero coge la carta (objeto de deseo, símbolo del texto a poseer mediante la interpretación) y se la lleva.

Y a su vez, repite compulsivamente la maniobra que tan hábilmente había sabido intepretar. Pierde nuevamente el topsight, como lo había perdido la reina. Se confía—tan listo es—que deja la carta escondida en plena vista, para que la oculte su propia obviedad. Y funciona la maniobra con la policía (enviada por la reina, y ciega ahora por definición). El ministro cree que está aún en el vértice C del triángulo estructural número 1 (A: rey, B: reina: C: ministro)—pero en realidad ya ha pasado a ocupar la posición B, la posición de los que confían en su topsight:  mientras observa satisfecho la ceguera de la policía de la reina (A) no se da cuenta de que ya está en (B), y que Dupin, desde (C), ha constituido un nuevo triángulo desde el cual observa sus maniobras y estrategias.

Jacques Derrida mostraba cómo el analista mismo (Lacan) queda atrapado en este circuito interpretativo, y cómo al analizar las maniobras de Dupin ofrece un flanco vulnerable a quien observe, desconstructivamente, este proceso de lectura. Ya Dupin era un analista, y nos anunciaba que no podía escapar al circuito que analiza—no es posible el metalenguaje crítico no contaminado por el lenguaje objeto que está siendo analizado.

Pero Barbara Johnson señala que el análisis de Derrida ya estaba anunciado, o ya realizado, en Lacan, si no en Poe. Que la desconstrucción no añade gran cosa al cuento, pues este ya estaba autodesconstruido. Llega tarde Derrida—y Johnson, presumiblemente también—para observar una ceguera que no es tal, pues el relato, amplificado por el análisis, ha sacado a la luz el mecanismo compulsivo que rige la dialéctica ocultación/desvelamiento.

El cuento se convierte así en un reto para los intérpretes (que observan desde su posición de topsight la ceguera de quienes creen estar dominando la ceguera de un tercero). Y a la vez en una alegoría de que es inútil que lleven sus esfuerzos más allá: no harán sino repetir compulsivamente una estructura prefijada y seguir paso a paso el itinerario indicado ya por los personajes del relato.

Podría pues seguir indefinidamente la serie de mutuas desconstrucciones sin por ello iluminar mucho más el relato. En este libro hay lecturas de Marie Bonaparte, de Shoshana Felman, de Irene Harvey, de Jane Gallop, de Ross Chambers, de Norman Holland, de Liahna Klenman Babener, de François Peraldi, y de John Muller. Yo también hice mis pinitos interpretando la lectura desconstructiva-lacaniana de este cuento desde el punto de vista de la interacción comunicativa, en este artículo sobre "La espiral hermenéutica".

Venía a decir yo allí que un acto interpretativo atiende a ciertos elementos significativos del objeto: sus aspectos intencionales, y sus aspectos textuales, y algunos no intencionales, y algunos contextuales, para integrarlos mediante un sistema explicativo que dé cuenta tanto del plan consciente ofrecido por el autor (del texto objeto) como de los elementos inconscientes que ha percibido el intérprete cuando se recontextualiza el texto—elementos que interpreta a modo de síntomas, o de lenguaje gestual no conceptualizado y que sólo ahora, en esta interpretación, alcanza una fase verbal. El estilo, los elementos expresivos, "gratuitos" o no integrados en el modelo consciente de la obra ofrecido por la interpretación, son como la gestualidad textual. Cualquier interpretación puede elegir replicar sólo a la intención comunicativa percibida en la obra (o en el complejo formado por la obra y una lectura anterior)—es lo que llamamos crítica comprensiva, o colaboradora. O puede elegir interpretar como síntomas parte de la significación no integrada en ese complejo comunicativo, y ver la obra (o el complejo formado por la obra e interpretaciones anteriores, o la obra en un nuevo contexto) desde el cogote, o desde el vértice C del triángulo. Es lo que llamo crítica crítica, o unfriendly criticism.

Por ejemplo, para ser unfriendly con las diversas interpretaciones del cuento de Poe ofrecidas en The Purloined Poe, podríamos señalar algún elemento que obstaculice la figura textual tan limpita constituida por los críticos (en este caso la doble triangulación señalada por Lacan). Observemos que los dos triángulos o episodios del cuento no son exactamente una repetición uno del otro. En la primera escena, el ministro ve que la reina ve que el ministro ve que la reina ve que el rey no ve, y ve el ministro (a la vez) que la reina no ha previsto maniobras de defensa para quien vea eso, y que se encuentra atrapada en su propia estrategia. En la segunda escena, hay similaridades, pero enfrentado a Dupin, el ministro no ve que Dupin se está llevando la carta. Posiblemente ni siquiera sabe que está enfrentado a Dupin; tampoco sabe (como sabe la reina para mortificación suya) que está atrapado en su propia estrategia.

Podríamos elaborar una interpretación alegórica que utilizase este elemento que queda al margen de las interpretaciones. Quizá Derrida ya haya señalado en esta dirección general, claro, a pesar de que otros han venido y vienen a criticarle y a robarle la carta...

Es fácil ser (o intentar ser) excesivamente ingenioso a la hora de reutilizar, o alegorizar, este cuento. Es lo que le pasó a Derrida (según Johnson) por no aplicarse el cuento. Y eso que ya nos avisa Poe desde la primera palabra, el epígrafe pseudo-senequista: "nil sapientiae odiosius acumine nimio" (nada hay más aborrecible para la sabiduría que un exceso de ingenio). El cuento nos da a entender, entre líneas, que el protagonista Dupin no escapa a esta ironía del destino o repetición compulsiva:  al figurarse a sí mismo como Atreo vengándose de Tiestes, en las palabras que cierran el cuento, sugiere el relato que caerá sobre él (y que poco se lo sospecha) la maldición que asoló la casa de Atreo.

Quien tiene un esquema interpretativo tiene un plan. En mi clase de análisis narrativo, les digo a mis alumnos que siempre hay que tener un plan, porque quien tiene un plan tiene topsight, contempla desde la atalaya de su superior información a los pobres sujetos que van haciendo sus cosas sin plan. Ahora bien, todo plan falla, y un esquema habitual para la narración es estructurarla como la historia del fracaso de un plan.  (Y no es decir que no consigan a veces objetivos locales, los planes). Aunque tengan éxito, los planes tienen éxito de maneras no previstas; fracasan siempre más o menos, normalmente más que menos. Y esto sólo puede contarse desde una posición de topsight superior a la que ostentaba el planificador original—desde la atalaya de la retrospección.

Del mismo modo, toda estrategia interpretativa es desconstruible cuando es vista desde otro proyecto interpretativo: vemos desde ahí lo que no permite ver el ojo crítico en cuestión—el cogote del primer intérprete. Especialmente en el caso de la crítica crítica—pues la crítica amistosa más bien mira con el intérprete, desde su perspectiva o lo más cerca de ella, o le añade a esa visión crítica un instrumento óptico que la refuerce. La crítica crítica, por el contrario, busca identificar el punto ciego de la lectura de otro (y no es inmune, como demuestra una lectura de Paul de Man, Blindness and Insight, a sufrir una ceguera parecida a la que contempla en el otro).
Mi argumento sobre el cuento de Poe guarda, pues, cierta analogía con el de Ross Chambers, quien extrae del cuento la conclusión de que el sentido no está propiamente en el texto (en la carta) sino en la situación de ese texto en un contexto intepretativo, un sistema de relaciones en torno a ese texto:
"for all its insistence on textual drift and the absent signifier, "The Purloined Letter" does not deny meaning. Rather, it situates it, not in the domain of signs, but in the world of the relationships that signs serve to mediate. Dupin has 'a quarrel on hand . . . with some of the algebraists of Paris', and his disagreement with these specialists in signs (whose discipline depends precisely on the equivalence and substitutibility of signs)  stems from the fact that 'occasions may occur where x2+px is not altogether equal to q', or, in other words, that situations alter the value of signs and meaning is contextual."
 
También Ross Chambers admite que un artículo interpretativo como el suyo parece ponerse en la posición de Dupin, pero acaba reconociendo la superioridad del texto de Poe, más allá de los intérpretes anteriores. (Aunque, ¿no es ese texto más rico por las lecturas recibidas?).
Del mismo modo, Norman Holland (a quien explicaba hoy en clase) reconoce el elemento de vanidad, de competitividad masculina e infantil, que tiene cuento en su justa de ingenios—una competitividad o vanidad contagiosa para los lectores:


"I share the ambition Poe reveals in Dupin's disquisition on mathematics, the feeling that his own intellect has powers not granted to lesser beings. How intelligent I thought myself when I was reading this story at thirteen; and I am not entirely over that vanity yet, as you can see by my choosing to write about a story that two major French thinkers have analyzed. They are all to be outwitted, all these fathers like the Prefect or the Minister, or, for that matter, Lacan or Derrida."

Para Holland, la lectura de Derrida surge de una necesidad de no creer, de desconfiar—podríamos pensar en la hermenéutica de la sospecha.  Pero hasta esta ausencia se convierte paradójicamente en presencia, dice: "Disbelief is itself a belief in disbelief". Cada cual sigue en la interpretación un trayecto que para Holland es una función de su personalidad, y le lleva a defender su crítca transaccional,a saber, "a criticism in which the critic works explicitly from his transaction of the text". La ventaja de reconocer esta transacción personal, para Holland, es que usamos las diferencias entre diversas lecturas para enriquecer la experiencia mutua del texto.  Tanto más, diría yo, si a través de nuestra transacción personal reconocemos elementos que están necesariamente presentes (aunque ignorados) en cualquier otra transacción personal con el texto.

Queda por ver cómo en otros casos (que atiendan menos a la generalidad de la experiencia) podemos absorber frente a lo que vemos —positivamente— en el texto, cómo podemos absorber, digo, la negatividad que supone la lectura de otro—la que no es la nuestra. Tanto más problema supone esto si somos transactivos, en efecto—¿cómo hacerle lugar a la transacción de otro? Parece que habremos de negarnos a nosotros mismos, con esa negatividad, o absorberla de algún modo, e integrarla en la manera en que vemos el texto finalmente, tras la-Lectura-Que-Hizo-el-Otro. (Quizá: el texto una vez transformado por el Otro).

Es especialmente interesante por eso el análisis de la negatividad que hace John Muller en "Negation in 'The Purloined Letter': Hegel, Poe, and Lacan". La interpretación se nos aparece así como una fenomenología del espíritu en términos hegelianos. Hegel, por cierto, era otro que se veía a sí mismo con topsight absoluto sobre la evolución del Espíritu y de la comprensión.

¿Por qué, se pregunta Muller, han de cambiar de lugar los sujetos en la estructura triangular A-B-C, una vez entran en posesión de la carta? Y responde interpretando esa tríada en términos de la tríada hegeliana tesis - antítesis - síntesis. La consciencia progresa mediante la negatividad de la antítesis y su subsiguiente negación en una síntesis interpretativa.


"Each moment of this complex process is initially given as if its truth were known with certainty; but as the assumed truth is examined, it is incommesurate with ongoing experience, it is negated and given up in dismay, and a new perspective takes its place" (345).

Hegel presenta este proceso dialéctico de superación de la negatividad (Aufhebung) como una serie triádica, cuyas posiciones se definen como el "en-sí", el "para-sí" y el "para-nosotros"—naturalmente, el nuevo esquema de consciencia que emerge como la estructura de las cosas es un esquema para nosotros, dice Hegel que "no es conocido para la consciencia que estamos observando" —lo cual nos coloca en una posición de topsight.  Esto tiene un precio, dice Hegel, que es vencer las resistencias del ego, que tiende a fijarse en su postura y a resistir el cambio o la asimilación de la negatividad. Prefiere las cosas familiares antes que el cambio a una mayor comprehensión: es la postura narcisista de la consciencia, feliz con lo que es y lo que tiene.

Pero una consciencia mayor es también un mayor reconocimiento de la intersubjetividad, a traves de la asimilación de ese momento negativo que supone la visión ajena. También para Hegel, señala Muller, es en la intersubjetividad donde se constituye la experiencia humana—así dice en la Fenomenología del Espíritu: "La naturaleza humana sólo existe realmente de hecho en la consecución de una comunidad de mentes". Es algo que podríamos relacionar el interaccionismo simbólico, y su búsqueda del sentido en una transacción comunicativa permanente, y no en el objeto semiótico en sí (no en la carta robada, sino en el uso que se hace de ella).

El efecto de verdad necesita para su mejor aparición contrastarse con una falsa conciencia a la que contemplamos como superada (topsight, aufhebung). La verdad, en tanto que desvelamiento de relaciones ocultas, necesita contemplarse panorámicamente, desde fuera. Aparece la estructura semiótica que la genera, en toda su visibilidad, cuando la vemos en los efectos que tiene para otro, para alguien cuya visión está atrapada por ese sistema semiótico, en tanto que nosotros contemplamos, olímpicamente, tanto el sistema que genera sentido como el ojo del otro posicionado en él. A este nivel semióticamente superior es a lo que llama Lacan lo simbólico (vértice B de la triangulación) reservando el nombre de lo imaginario (vértice C) para el sistema parcial e insuficiente que está contenido por nuestro propio sistema. (Lo "real", por cierto, sería el vértice A, punto ciego o desestructurado). Para Jane Gallop, "It is the imaginary as imaginary which constitutes the symbolic"—es decir, la percepción de un sistema semiótico como producto de una situacionalidad, un posicionamiento, un deseo... algo sólo visible en sus consecuencias desde afuera, desde una posición simbólica más elaborada, o un marco interpretativo más abarcador.

La posición imaginaria participa del narcisismo al pretender reducir el mundo al sistema percibido—no ve cómo ese sistema (imaginario) adquiere nuevo sentido al ser recontextualizado: el antiguo intérprete con ojo de lince es ciego al nuevo contexto. En última instancia, el sentido es lo que tenemos delante de las narices: el contexto global, y es esa misma generalidad lo que nos impide verlo. Stanley Rosen, en su libro sobre Hegel que cita John Muller, dice algo parecido cuando observa que "la esencia de la visibilidad, lo visible en tanto que visible, por tanto lo que lo es de modo más pleno o efectivo, es invisible" (1974, 146; traduzco).  Pero este surgimiento a la visibilidad del sentido es el primer paso para su negación o superación desde una consciencia superior. Cita Muller la Fenomenología del Espíritu de Hegel:


"Ya que lo que apareció en primer lugar como objeto se ha hundido para la consciencia al nivel inferior de la manera que ella tiene de conocerlo, y ya que el en-sí se convierte en un ser-para-la-consciencia del en-sí, es esto lo que deviene el nuevo objeto para la consciencia. Con esto una nueva modalidad de consciencia aparece en escena, para la cual la esencia es algo diferente de lo que era en el estadio previo. Es este hecho el que guía toda la serie de fases de consciencia en su secuencia necesaria". (Hegel, Phenomenology 1977: 56; traduzco, enfatizo, parafraseo...)

Esta objetualización de la otra consciencia es para Hegel analítica—crítica, podríamos decir; o crítica crítica, pues no se limita a reproducir la estructura de la primera mirada consciente B sobre el objeto A, sino que capta esa percepción como un nuevo objeto (C).—Objeto... objeto será para un cuarto en discordia (D), de momento no es objeto sino la verdad de la relación A-B tal como se manifiesta al topsight de C. La verdad es por tanto un constante proceso o aparecer—el pensamiento que según Aute "no puede tomar asiento / Que el pensamiento es estar / Siempre de paso".

El pensamiento estárá de paso, pero nosotros nos quedamos fijos (especialmente en nuestros textos) en una de esas actitudes narcisistas, parciales y objetualizables, mientras que el pensamiento va más allá y nos convierte en objeto de interpretación y análisis para ojos que nos observan sin que percibamos esa mirada.

Claro que este fenómeno está sucediendo en una multiplicidad de contextos locales—no sólo en la gran síntesis hegeliana de la idea que culmina, oh casualidad, en Hegel mismo como fin de la historia... —¿No le atacaría a Hegel la sospecha o temor de que era un objeto local, en lugar de ser la proa de la Idea abriéndose paso en el Absoluto? Hoy parece inevitable tener muy presente esta diseminación, que lleva también a relativizar la percepción superior de C sobre B y A. C ve la relación entre A y B, pero quizá no esté viendo otras cosas que ve B, o que ve A, por no hablar de las que ve D, otro miope o hipermétrope.

Volviendo a la interpretación hegeliana de Muller, podemos ver "The Purloined Letter" como un síntoma o intuición de esta negatividad que estructura la relación entre la acción y su interpretación. (Hay que tener en cuenta que la negatividad lingüística, para Muller, y Benveniste, y otros, a la vez señala y conserva lo negado, llamando la atención sobre ello como punto de referencia —a la vez que lo niega). Es cierto que hay una proporción desproporcionada de elementos negativos en el detalle lingüístico de este relato, y además la negatividad también organiza su macroestructura y la secuencia de acciones relatada:


"When we examine the story's action from this perspective of negation, we find that the story proceeds as a series of negating actions: that is, each action is a precise negation of a previous action of another and is, in turn, negated in the dialectical shifting of actors' positions. But in each negation the truth of the previous position is preserved. The Queen negates the King's power but preserves its role in her secretiveness as she turns the letter over and puts it down. (...)." (364).

Muller también alegoriza la carta (atento a su propio contexto interpretativo) cuando la ve en su carácter dinámico como un "puro significante" de la negación y emblema de la represión que conserva la experiencia en el hecho mismo de reprimirla de la consciencia. Este sistema de represión es identificado (lacanianamente) con los procesos simbólicos; el sujeto se acota y limita en la acción simbólica, que conlleva por tanto este elemento de negatividad y de delimitación frente a la consciencia del otro.


"Psychic structure is established only through that negation to which the subject must submit upon entering the register of the symbolic, and this fundamental splitting of the subject into an sich and für sich may be understood as constituting primary repression." (366).

Un sistema interpretativo es para Muller también un sistema de establecimiento de límites y de fijación de sentidos—de constitución de una verdad que resiste cualquier otro sistema de verdad, y las verdades que ese otro sistema hace aparecer. Las verdades son para Hegel (en esta interpretación que lo aproxima a los pragmatistas, o a los interaccionalistas simbólicos) un efecto comunicativo generado en el seno de una comunidad:


"For Hegel, truth is always embedded in a community that rests on the structure of language whose history includes 'the seriousness, the suffering, the patience, and the labour of the negative' (1977, 10)." (Muller 367).

Esto es para consolarse cuando le dicen a uno que es muy negativo— Poe también era negativo, nos dice Muller.


"For Poe—as for Hegel and Lacan—negation is the dynamic corollary of the ego's self-assured notions about reality" (367).

Normalmente ya tenemos a los demás para que nos hagan la labor negativa de corregir nuestro ego. Aunque hay quien es tan impaciente que va quemando etapas o autodesconstruyéndose sin esperar a que otro le haga la labor negativa. Es lo que Solger y Schlegel denominaban en poesía la ironía romántica—la relativización de las propias posturas asumidas por el sujeto poético, la ruptura de marco que nos muestra a un sujeto dinámico escapando de sus determinaciones autoimpuestas

—keeping one step ahead
Of the persecutor within.





—oOo—

Bob Dylan au Zénith de Paris (20 avril 2017)

martes, 25 de abril de 2017

Primer Pujol en la cárcel

Interpretación del poema Lo fatal de Rubén Darío desde el espacio antrop...

Coches y un solar

Coches y un solar

Tertulia de Federico - Especial elecciones francesas

Carolina Eyck - Ennio Morricone - The Ecstasy of Gold - theremin & voice

El odio que despierta Esperanza Aguirre

Refoto de Flickr

Refoto de Flickr

Otra vez soy el más leído en Lingüística


En mi departamento. Ay, no, perdón, —en el mundo. En mi departamento me suspendieron en la cátedra de lingüística, alabando mucho mi currículum, pero con el argumento clave de que la teoría de la narración no era lingüística:

Otra vez soy el más leído en Lingüística —oOo—







Retropost #1581 (25 de abril de 2007): Sindicatos con matones



Mañana tenemos elecciones sindicales en la Universidad, y supongo que votaré a cualquier sindicato aburrido como CSIF, limitado a la defensa de los intereses de los sindicados y el colectivo profesional en cuestión (poca novedad aquí, y poco ambicioso para un sindicato, pero es lo que más propiamente le va).

Votaría gustoso en otras circunstancias a uno de los "sindicatos mayoritarios", pero es algo que no pienso volver a hacer por el momento, debido a un incidente que tuve con ellos en la última huelga general, hace unos años. Fue la ocasión de esta carta que dirigí al Decano de la Facultad de Filosofía y Letras, al Rector de la Universidad de Zaragoza y al director del Heraldo de Aragón, y en ella se explica el "incidente".


Deseo poner en su conocimiento un grave suceso que tuvo lugar en el Campus Universitario de la Plaza de San Francisco ayer, día 20 de junio, relacionado con la huelga general convocada por los sindicatos Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores, con el fin de que los responsables universitarios tomen las medidas oportunas para salvaguardar los derechos constitucionales que deben amparar la actividad universitaria.
    Vaya por delante mi posición sobre dicha huelga, posición que está legitimada por la Constitución y por lo que entiendo que es el sentir más generalizado al respecto: respeto tanto el derecho de huelga como el derecho al trabajo, y rechazo todo tipo de presión y violencia que intente restringir tanto uno como otro.
    Ayer me dirigía a mi puesto de trabajo en la Facultad de Filosofía y Letras cuando me encontré la entrada bloqueada por un contenedor de basuras atado a ella. Intenté apartar este obstáculo. Es, por cierto, una labor que no me debería corresponder a mí sino al personal de limpieza, o, dado el contexto de la jornada, al servicio de seguridad contratado por la Universidad. En cualquier caso, al momento se abalanzaron sobre  mí unas veinte personas que entre empujones (suyos) e  insultos (suyos) me impidieron el acceso al edificio. Estas personas llevaban los distintivos de los sindicatos convocantes de la huelga, en su mayoría los de Comisiones Obreras, y se autocalificaron como un “piquete informativo”. Al solicitarles información sobre qué derecho les amparaba para actuar como lo hacían, me contestaron con los insultos, groserías y despropósitos con los que está familiarizada toda persona que haya seguido los acontecimientos de este día: “fascista,” “cabrón,” “esquirol,” etc., y se me aseguró que no se iba a permitir a nadie la entrada al edificio. La postura defendida por dicho piquete, en la medida en que se pueda atender a las palabras emitidas por un grupo de exaltados que parecían pensar a base de consignas, era que si ellos hacían huelga debía hacerla todo el mundo, y que el orden constitucional al que yo apelé no existía para ellos, sino que por el contrario, en su opinión, cada persona actúa como quiere: que ellos querían impedirme la entrada y podían porque tenían la fuerza para ello. También se me informó de que podía agradecer que se tratase de un piquete “informativo” porque de lo contrario me hubieran dado, cito, “de hostias.”
    No nos corresponde a los universitarios resolver los asuntos a empujones e insultos, pero sí tenemos el deber de dejar claros los principios de nuestra actuación, y esa es la razón de este escrito. No se me escapa que este asunto puede despacharse con una sonrisa por lo bajo (“a quién se le ocurre ir a la Facultad el día de la huelga general”, etc.). Creo, sin embargo que tampoco se escapará a Vds. que es posible una lectura más inquietante de esta anécdota, una lectura según la cual la universidad aparecería como pasiva y oportunista, una presa fácil y cobarde, dócil e interesadamente ciega (me refiero aquí al desfase existente siempre entre la cifras de profesores que secundan oficialmente la huelga aceptando un descuento de su salario y la cifra de profesores que acuden a su trabajo o lo intentan). Esta interpretación de los hechos nos podría llevar a pensar que en efecto hay, si no fascismo, sí dejación y carne de fascismo en potencia tanto entre los universitarios como entre los sindicalistas. Es en este sentido en el que califico el asunto de grave. Ignoro si mi caso se repitió en diversas ocasiones, o si fui la única persona que intentó ir al trabajo, al margen de los servicios mínimos. En cualquier caso, sea este escrito el único en este sentido o uno más del montón, está aquí en juego, en un sentido y medida que creo entiende cualquier persona formada, el estado de derecho que nos ampara. Creo que la Universidad, como otras instituciones públicas de relevancia, no debe tolerar estas actuaciones, y si bien ya no es posible atender al orden público efectivo del día de ayer, sí es de la mayor importancia que se sienten bien claramente las posturas ético-políticas que dieron lugar a estos sucesos, y que quede claro que actuaciones como la que he descrito tienen consecuencias en el caso de que no haya una retractación. Sí es posible enmendar lo sucedido ayer en el orden de los principios y los valores, que es el que importa en última instancia.
    Solicito por tanto del Sr. Decano que, como responsable máximo del Centro que fue clausurado por la fuerza ayer, actúe como sigue en defensa de los principios que nos amparan, o cuide de que la instancia universitaria correspondiente lo haga en su nombre:
    a) Que se envíe una nota de protesta al Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón, como medios de comunicación representativos de nuestra comunidad, denunciando la actuación violenta de los piquetes sindicales en el campus de la Plaza de San Francisco, y anunciando la correspondiente investigación. No sería de recibo que se informe sin más que los piquetes cerraron un centro, como puede verse en el Heraldo de hoy, y que los responsables de ese centro no tengan nada que decir al respecto en ese u otro medio de comunicación.
    b) Que comunique este escrito a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, y se les solicite, en nombre de los responsables universitarios, que expongan por escrito su postura respecto de las actuaciones del piquete que he descrito.
    c) Que se solicite de dichos sindicatos que desautoricen por escrito y de manera pública las actuaciones de dicho piquete. Este es un punto de la máxima importancia, pues para salvar las cuestiones de principio debe quedar claro si según los sindicatos ese piquete queda avalado en sus actuaciones, es decir, si era un piquete apoyado por el sindicato o un simple grupo de gamberros. Parece claro que si los sindicatos niegan o dicen no conocer esa situación el piquete queda implícitamente desautorizado. Si se niegan a dar una respuesta por escrito, caso harto probable, estarán jugando a tirar la piedra y esconder la mano, y tampoco se estarán haciendo responsables de las actuaciones del piquete. Entiendo que en ambos casos la cuestión de principio queda salvada desde el punto de vista de la Universidad. Es crucial (en el sentido antes expuesto) que el Sr. Decano determine si los sindicatos avalan la actuación de su piquete y se hacen responsables de la la clausura de dicho edificio. En cuanto a los sindicatos, les convendría reflexionar seriamente sobre si es más ético para ellos retratarse del lado de la ley o del lado de sus piquetes, y sobre el deleznable valor ético de las medias tintas y las evasivas en este sentido.
    d) Que, en el caso de que los sindicatos convocantes avalen por escrito la actuación de dicho piquete, se proceda a través del departamento jurídico de la Universidad a interponer una denuncia contra los mismos ante los tribunales por alteración del orden público.
    e) Que, en el caso de que los sindicatos no se hagan responsables de esta actuación en un plazo de tiempo razonable, se envíe una nota a los periódicos mencionados, haciendo saber que tras una consulta con los sindicatos convocantes la Universidad ha determinado que la clausura por la fuerza de la Facultad de Filosofía y Letras el día 20 de junio no fue obra de los sindicatos sino de un grupo de gamberros que hacían un uso inadecuado de los distintivos sindicales.
    Entiendo que escribiendo esta instancia actúo, en la medida en que me corresponde, en defensa de las libertades tan mal interpretadas ayer por los sindicatos. Sería deseable que los responsables de los órganos de gobierno de la Universidad actúen igualmente en la medida que les corresponde, lo que a mi juicio significa proceder de la manera que he expuesto.
    Solicito asimismo del Ilmo. Sr. Decano que dé lectura a este escrito en la próxima Junta de Facultad, y envío copia del mismo al Ilmo. Sr. Director del Departamento de Filología Inglesa y Alemana, al que pertenezco, para que también lo dé a conocer al Consejo de Departamento, así como al Sr. Director del Heraldo de Aragón, rogándole que publique este escrito en la sección de Cartas al Director. Apelo al Excmo. y Mfco. Sr. Rector, como garante de los derechos y libertades de los universitarios en el marco del presente ordenamiento constitucional, para que vele por la defensa de unos principios que no deben tomarse a la ligera ni darse por hechos, sino que deben defenderse cada día y en cada contexto. Y ruego también a V. E. M. disculpe lo que podría interpretarse como insolencia de dirigir un escrito a la vez al Rector y a un medio público, por ser infinitamente más importante en este caso la cuestión de principio que subyace.

    Es gracia que espera alcanzar del recto proceder de V. E. M./V.I.


Dirigí esta carta, como digo, dando cuenta de los hechos, y solicitando un gesto de protesta, al Decano de la Facultad, al Rector y al Director del Heraldo de Aragón. Ninguno de los tres se dignó contestarme, ni por supuesto hacer nada de lo sugerido, ni publicar la carta, en el caso del periódico (que era dirigido sin embargo por un profesor de la Facultad cerrada por matones). Un incidente insignificante (bah, que unos matones cierren la Universidad, pasa cualquier día, no es para darle importancia). A estos señores no les pareció digno de mayor comentario. Pero que a mí me ha hecho ver de manera muy distinta a estos sindicatos dispuestos a usar la fuerza bruta contra los argumentos y contra las leyes, en cuando no les convienen.  Me refiero en concreto a UGT y Comisiones Obreras, que fueron los que cerraron el campus con cadenas, y plantaron barricadas delante de la facultad y pusieron piquetes intimidatorios no para gritar a quien se acercase por allí, sino para echarlos de allí a empujones.

O a hostias, como me amenazó el portavoz del piquete con darme; ante lo cual no me pude reprimir y le solté la frase de Shrek:

– ¿Ah, sí? ¿Tú?... ¿y cuántos más?

En un gesto de magnanimidad, o quizás de prudencia, optaron por no darme una paliza.

Al CSIF, pongamos, no me lo imagino yo bien mandando matones uniformados a estos menesteres. A UGT y Comisiones, ya los he visto en acción, in first person.

¿Y a estos les voy a encomendar yo la defensa de mis derechos? ¿A éstos, que los pisotean en cuanto les pasa por las narices, y se restregan leyes y respeto cívico por el arco triunfo? Que me esperen sentados al lado de la urna.




—oOo—

Macron y Le Pen pasan a la segunda vuelta

25 aniversario de La Ronda de Boltaña


Concierto 25 aniversario de La Ronda de Boltaña. (¡Y medalla de oro de las Cortes de Aragón este San Jorge!). http://alacarta.aragontelevision.es/programas/la-ronda-de-boltana/

Este concierto fue esta Semana Santa en el Teatro Principal, y me lo perdí porque estaba a muchos kilómetros de aquí. Pero aquí lo recupero.

A cambio, el domingo pude asistir a la ceremonia de San Jorge en la Aljafería gracias a una entrada que le sobró a última hora a mi cuñada Montse—la del acordeón. Y ahí estuve con Eduardo y Blanquita y Víctor y Linza, oyendo los discursos de nuestro ex-Rector, premio Aragón (muy buen discurso) y los de Lambán y su consejera, que poco les faltó para declarar la independencia de Aragón allí mismo.

También le dieron un premio de educación al colegio de Alpartir, que es un pueblo.

Pero la frase también sale, aparte de en una canción de Nino Bravo, en una de la Ronda de Boltaña:

"Solo sé que al partir se te vio sonreír..."



—oOo—

lunes, 24 de abril de 2017

Mi bibliografía en el Portal del Hispanismo


Han puesto un enlace a mi bibliografía entre los recursos de Filología del Portal del Hispanismo (del Instituto Cervantes).


Mi bibliografía, en el Portal del Hispanismo



Aquí: https://hispanismo.cervantes.es/recursos/bibliografia-teoria-literaria-critica-filologia



—oOo—

Elecciones francesas y manipulación del lenguaje

Concierto de Claudina y Alberto Gambino en Zaragoza

The Deep State - Who Rules America, Full Documentary by Freedom TV

Retropost #1580 (24 de abril de 2006): Manifiesto de la Plataforma Libertad



Manifiesto de la “PLATAFORMA LIBERTAD, No al Chantaje de ETA”  ante las elecciones municipales, forales y autonómicas en el País Vasco y Navarra el 27 de mayo.  ETA FUERA DE LAS INSTITUCIONES

Madrid.  23 de abril de 2007.   Las asociaciones, sindicatos y partidos políticos abajo indicados, agrupados en la  “PLATAFORMA LIBERTAD, No al Chantaje de ETA” desean manifestar a la opinión pública lo siguiente:

1)  El Gobierno de España ha de impedir la presencia en las elecciones municipales, forales y autonómicas del 27 de mayo  de todas las candidaturas que hayan sido promovidas por ETA/Batasuna o que estén siendo instrumentalizadas ahora por la organización terrorista aunque hubiesen  sido registradas hace tiempo.

2) El Gobierno está obligado por la Ley de Partidos Políticos y por la sentencia del Tribunal Supremo de ilegalización de Batasuna a emplear con determinación todos los medios legales para evitar el 27-M la burla de esta Ley y de dicha sentencia por parte de la llamada “izquierda abertzale”, que no es otra cosa que la propia ETA y su entramado de organizaciones criminales ilegalizadas. Batasuna sólo es un instrumento de ETA. Nunca se ha producido una ruptura entre Batasuna y ETA.

3) El Ejecutivo no puede ampararse en una inexistente “independencia” total  de la Fiscalía General. El artículo 8 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal faculta al Gobierno para que inste determinadas actuaciones de la Fiscalía. (Artíc. 8: "El Gobierno podrá interesar del Fiscal General del Estado que promueva ante los Tribunales las actuaciones pertinentes en orden a la defensa del interés público."). Por otro lado, al contrario de lo que pretenden el Gobierno y los medios de comunicación afines, las actuaciones de la Fiscalía  no son resoluciones judiciales y los fiscales tienen dependencia jerárquica del Fiscal General del Estado, nombrado por el Gobierno. Por tanto, no existe obligación legal ni institucional de acatar las actuaciones de la Fiscalía como si se tratasen de decisiones judiciales. Además, el Gobierno dispone de legitimación para iniciar la impugnación de candidaturas por medio del Abogado General del Estado.

  4)  Como es público Batasuna está registrando o reactivando un amplio abanico de candidaturas con las que pretende volver a situarse en las instituciones del País Vasco y Navarra, para continuar su coacción terrorista sobre la sociedad y conseguir una mejora de sus maltrechas  finanzas. Primero presentaron un partido abiertamente continuador de Batasuna, ASB (Abertzale Sozialisten Batasuna), con objeto de que fuese ilegalizado por el Gobierno, dando la apariencia de “respeto a la Ley de Partidos”.  A continuación están recogiendo firmas para presentar Agrupaciones de Electores a varios cientos de ayuntamientos bajo una denominación común. Luego ha sido reactivado ANV (Acción Nacionalista Vasca), uno de los partidos nacionalistas que ya en 1978 formó parte activa en la creación de la coalición Herri Batasuna, en la que ha estado englobada hasta 2001. En Navarra se ha registrado la candidatura abertzale para el Parlamento Foral  Laia Erkarlanean -que también tomó parte en la constitución de Herri Batasuna en 1978-. Y en quinto lugar, continua abierta la posibilidad de que EHAK (Partido Comunista de las Tierras Vascas) presente también candidaturas al servicio de Batasuna. Hoy, 23 de abril, nuevas candidaturas podrían haber sido inscritas, para aumentar la confusión o como una “lista blanca” por la que acceder a los comicios. Esta probada tenacidad de ETA para burlar la legalidad requiere activar, con la máxima eficacia, todos los resortes policiales y judiciales.

5) Si, llegado el caso, el gobierno de Rodríguez Zapatero no proporcionase al Tribunal Supremo o al Tribunal Constitucional, a través de la Fiscalía General o de la Abogacía General del Estado, la totalidad de la información existente sobre las vinculaciones con Batasuna y con ETA de los diversos candidatos de la “izquierda abertzale” estaría engañando a estos Altos Tribunales, impidiendo la defensa de la legalidad y cometiendo un gravísimo fraude, como -por otra parte- ya ocurrió en las anteriores elecciones con la presencia del PCTV/EHAK.

6) En caso de que finalmente el Gobierno del PSOE, por su inacción, por  ocultamiento de datos o por artificiosas argumentaciones legales, permitiese que queden admitidas candidaturas instrumentales de Batasuna, las asociaciones, sindicatos y partidos políticos integrantes de la “PLATAFORMA LIBERTAD, NO al chantaje de ETA” llevaremos a cabo antes y durante la campaña electoral todas las acciones legales, políticas y mediáticas a nuestro alcance para denunciar lo que constituiría una connivencia política con los planes de ETA, un fraude a la legalidad vigente y una traición a la democracia española. Los ciudadanos no deberían apoyar con su voto al partido responsable de semejante atropello a la libertad de los españoles y a la legitimidad del Estado de Derecho.

7) Si se llega a producir alguna decisión que suponga la participación de Batasuna en las elecciones, al día siguiente la PLATAFORMA LIBERTAD celebrará una reunión para determinar con urgencia la respuesta que se considere adecuada a la gravedad de dicha situación.

8) Reclamamos al presidente Rodríguez Zapatero que anuncie de manera inmediata y clara el abandono definitivo del nefasto proceso de negociación con ETA (tan inadecuadamente llamado “proceso de paz”) y su regreso al Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo.  Este Pacto ha sido la única estrategia eficaz para terminar con el terrorismo, con el objetivo claro de derrotar a la banda terrorista y con el  compromiso explícito de no volver jamás a buscar un final negociado con ETA, ni iniciar diálogo alguno con ETA si ésta no renuncia previamente de manera expresa, clara, efectiva e incondicional al uso de cualquier violencia terrorista y abandona las armas de manera real y comprobable.  ETA debe ser vencida y el reconocimiento a las víctimas del terrorismo debe ser restaurado.

Miembros de la Plataforma Libertad (23 de abril 2007)
Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M
Ciudadanos por la Constitución Española
Ciudadanos para la Libertad (Barcelona)
CEP (Confederación Española de Policía)
Convivencia Cívica Catalana
Cordobeses por la Libertad
Coruña Liberal
Extremeños por el Cambio
Federación de Africanos en el Mundo (Madrid)
Foro Aragón Liberal
Foro Cívico Asturiano
Foro Ermua
Foro España Hoy (Barcelona)
Foro Liberal. Ciudadanos por una democracia activa
Foro Norte (sierra de Madrid)
Fundación DENAES (para la Defensa de la Nación Española )
HazteOir
Juventudes Unificadas del Foro Ermua
La Rosa Blanca
Plataforma España y Libertad
Plataforma de Empresarios Constitucionalistas de Ermua
Plataforma Ciudadana Peones Negros
PADE (Partido Democrático Español)
Partido Independiente de Hoyo de Manzanares (Madrid)
Partido Popular
Sindicato de Funcionarios Manos Limpias
Vecinos de Paz de Berriozar (Navarra)
Vigueses por la Libertad

Sólo una observación. Estando de acuerdo con prácticamente todo lo dicho en el manifiesto, hay que recordar, en el punto de las elecciones, que los ciudadanos tampoco deben apoyar con su voto al Partido Popular, que a conciencia, a sangre fría, o a cerebro desconectado, apoyó a Bush en su insensata guerra falsaria y criminal contra Irak (y contra el tirano sanguinario Saddam, OK). El PP sigue reafirmándose en esa postura cada día que pasa sin rechazarla ni hacer autocrítica. Y, siendo una postura calculada y deliberada, es una señal más que clara de que nos puede volver a embarcar en una parecida cualquier día.

Otra observación. Las apelaciones a Zapatero de este manifiesto, son for the record. A este como si le cantan misa, va a piñón fijo tras su Idea, y la evidencia y la realidad no va a ser objeción. Ni para él ni para su partido.

Fuera políticos falsarios, manipuladores e interesados. Fuera ciegos selectivos. Fuera el PP, fuera el  PSOE, fuera los partidos nacionalistas. No votéis a ninguno de estos pájaros. Y fuera los terroristas y quienes les apoyan y se hacen los idiotas con ellos, por supuesto, y les cubren las evidencias y pactan con ellos en secreto como hace este gobierno—esos los primeros. En la cárcel deberían estar, antes que en el gobierno.

Así está el tema.




—oOo—

Retropost #1579 (24 de abril de 2007): La Universidad digital, Reloaded


Bueno, es que no me lo creía, me lo he leído varias veces y aún me hacen los ojos chiribitas. No os perdáis el informe sobre la financiación de las universidades emanado de la Comisión de Financiación del Consejo de Coordinación Universitaria; está en Fírgoa, ese blog que debería estar el número uno de los favoritos en el navegador de todos los universitarios.

Aparte de reflexionar sobre la financiación, que era la tarea que tenía encomendada, la Comisión en cuestión decidió hacer una reflexión amplia, radical, sobre la Universidad. Radical pero radical. Progresiva, la llaman ellos. Progreso... a marcha de cangrejo, que diría Umberto Eco.

Empezamos con una evaluación del capital humano y el capital tecnológico (—El capital terminológico también es de no perdérselo, ojo al vocabulario). El modelo procurará adaptarse a las "tendencias internacionales recientes"—ya tiemblo; igual habría que hacer lo posible por cambiarlas más bien. Como siempre, el planteamiento de base de la responsabilidad social de la Universidad es que la Universidad debe responder a las demandas de la sociedad, entendiendo por tal no la sociedad, sino la Sociedad-menos-la-universidad: es decir, la filosofía de base es reducir la universidad a los intereses de la sociedad no universitaria (¿valdría decir: la eliminación de la universidad en cuanto tal?). La sociedad fuera de la universidad no demanda, que yo sepa, mayor conocimiento del Lineal B, o de la enfiteusis en la República Romana, o de la semiótica de la interacción textual. Así que fuera todas estas chorradas—(simplifico). La sociedad-menos-la-universidad quiere Formación Profesional, no quiere Universidad. Quiere rentabilidad social, entendida como eso, rentabilidad, no sé si me captan, las palabras son expresivas. Y Formación Profesional y rentabilidad, esto es lo que le quieren dar estos expertos comisionados... —¿universitarios?

Todo esto en el contexto de la Sociedad del Conocimiento, donde la componente tecnológica se vuelve primordial… etc etc. Pero alto, no voy a discutir más las ideas financiadoras, quizá otro día. A lo que voy es al auténtico concepto de Universidad Tecnocrática, o Universidad Digital, digital a dedo, que pretenden promover estos Expertos. Expertos en desactivación de opiniones y en desmontaje de procesos democráticos. La calidad, a su entender, no se lleva bien con el pensamiento crítico y el gobierno democrático, eso parece claro.

Hay que desregular para que las universidades se autoseleccionen en centros docentes, centros investigadores, etc. Pero esta desregulación debe acompañarse de una regulación complementaria, que desactive los órganos democráticos de las universidades y transforme a nuestra penosa universidad actual en la Universidad Digital del fin de la historia, gobernada por la sinergia entre su financiación y su implantación social, a modo de empresa floreciente y especializada en un nicho del mercado—y dirigida, como digo, con criterios netamente digitales, o digitocráticos. Abrevio, que es para leérselo en vivo:

Se propone aquí seguir el modelo de ciertas reformas "progresivas" que se han dado en Europa, pues a pesar de la nueva LOU vamos a la cola y con leyes atrasadas. Cito esas reformas "progresivas":

- Mayor autonomía institucional de las universidades para fijar objetivos y estrategias, y mayor capacidad ejecutiva para gestionarlas.

(No se menciona aquí la cara B de esta desregulación, claro, en cuanto a qué objetivos podrían considerarse inaceptables generalmente, o qué procedimientos de gestión podrían atentar contra principios garantizados por la función pública, o por legislación laboral de la cual quedarían quizá exentas estas autónomas universidades).

- Reducción del peso de los colectivos académicos en la elección de los responsables ejecutivos principales de la universidad.

(Sí, han leído bien. Si no eligen los colectivos académicos a sus responsables, alguien se los elegirá, claro... Dígito político – empresarial).

- Participación creciente de directivos externos a las universidades, con bajo perfil político, en los máximos órganos de dirección.

(Los famosos gestores—¿externos? ¿Deslocalizados quizá? (¿¿¿???)—leer A Corporatization Checklist, —algo que nos va a pasar cada vez más).

- Designación directa de los decanos y los directores de departamento por el rector, presidente, etc.

(RELEAN. Sí, esto es lo que recomiendan al parecer nuestros "democráticos" rectores del Consejo de Coordinación Universitaria. Pero bueno—¿en qué país vivimos? ¿Vamos a volver ahora a la universidad franquista, o peor? —¿¿¿¿¿PERO ESTOS TIPOS QUE SE HAN CREÍDO?!!!!! ¿ESTO VA A PASAR SIN COMENTARIO NI LLAMADAS A CAPÍTULO A LOS RECTORES??? — ¿¿¿¿Representan estas ideas o estos individuos a la Universidad????? ¡Menudo golpe de mano desde dentro!)

- Importancia creciente de los órganos consultivos académicos en la fase de formación de la toma de decisiones.

(Ah. Pero... visto lo visto, a estas alturas ya no sé si se refieren a una consultoría especializada en temas académicos, o en un órgano consultivo designado por el propio Pachá-Rector, sabios consejeros elegidos a dedo también, o qué).

- Profesionalización creciente de los directivos de la gestión universitaria.

(Más de lo que venimos viendo. Pero mucho más piden, creo).

- Importancia creciente de la rendición de cuentas y reducción sustancial de los controles ex – ante.

(Donde dice cuentas, léase cuentas. Donde dice reducción sustancial de controles, léase reducción sustancial de controles).

Otro día, más... Hoy quería llamar la atención sobre este preámbulo, que pretende, ni más ni menos, cargarse los sistemas de control democrático interno de la universidad, para convertirla en un instrumento más dócil a los dictados y decisiones que lleguen piramidalmente desde arriba, a modo de gran empresa eficaz donde El Jefe está subordinado únicamente a los avatares del Beneficio. Y esta propuesta, si nadie dice nada en contra, es lo que emana del propio Consejo de Universidades, descontento con una LOU y una LOMLOU que obviamente se han quedado cortas a su juicio: queremos más formación profesional, más business-school por todo; menos actividad específicamente universitaria, y menos democracia interna. La Universidad Digital a Dedo, y si es posible controlada por ordenador para mejor seguimiento automatizado de los criterios de calidad: que sea Doblemente Digital.

¿Vamos a aguantar como borregos que nos lleven por allí nuestros supuestos representantes?

Ya verán como sí.




—oOo—

domingo, 23 de abril de 2017

Nana Mouskouri: British concert 1972 (full album - live)

Refoto de Flickr

Refoto de Flickr

La Ronda de Boltaña en Canfranc—y en la Aljafería


En verano de 2016. Aunque hoy, día de Aragón de 2017, estaban en la Aljafería de Zaragoza, donde les han concedido la Medalla de las Cortes de Aragón. ¡Y bien merecidamente! Allí he estado por cortesía de una entradica que ha sobrado. Hace poco llenaron el Teatro Principal—y la Plaza del Pilar cada vez que van. Ah, y esta noche, a las 21,20 —concierto en TeleAragón.






El otro día estaba yo en la plaza tocando la guitarra y se me para un vecino a charlar de música. Algunas nos gustaban en común. Pero los mejores, me dice, en realidad, ¿sabes quiénes son? ¡La Ronda de Boltaña!

Y ahí la emprendí con Bajo dos tricolores.


Aquí la Ronda otra vez de ronda, no en Boltaña ni en Ronda, sino en Guaso:




—oOo—

Retropost #1578 (23 de abril de 2007): I, an Eye


Algunas fotos nuevas cuelgo en Flickr, varias de la fiesta de San Jorge de esta mañana, al lado de casa. Pongo aquí otra, una de las más quedonas, en mi línea de fotos raritas. Esta la hice ayer con la ayuda de Evita:
Eye and I


Oscarello es mi crítico (y autocrítico) más duro; me dice:

"Ya no tengo tanta imaginación como cuando tenía cinco años. He perdido cinco años de imaginación. Y cuando tenga siete años, habré perdido un año más de imaginación. Tu tampoco tienes ahora tanta imaginación. Por eso te quedas clavado en el ordenador".


Expo 3 

—oOo—

Retropost #1577 (23 de abril de 2007): Mine I, thy days



La vanidad de Shakespeare, destilada y hecha poesía, se confiesa en un soneto dedicado no sólo a su joven amigo, sino también a sus futuros lectores. De la vanidad de ellos vive, se recarga y justifica la vanidad de él. Shakespeare ya sabe que tras su muerte se transformará en sus admiradores, y que éstos cojearán del mismo pie que él. Y que el joven amigo. Reflejos textuales para reflexionar; vanidad trascendida mediante la reflexión.... pero no eliminada, sino elevada a una nueva dimensión, una vez eliminada la pequeña objeción de la mortalidad. Cada uno se consuela con lo que tiene.

Sin of self-love possesseth all mine eye,
And all my soul, and all my every part;
And for this sin there is no remedy,
It is so grounded inward in my heart.
Methinks no face so gracious is as mine,
No shape so true, no truth of such account,
And for my self mine own worth do define,
As I all other in all worths surmount.
But when my glass shows me my self indeed
Beated and chopt with tanned antiquity,
Mine own self-love quite contrary I read:
Self, so self loving were iniquity.
   'Tis thee (my self) that for my self I praise,
   Painting my age with beauty of thy days.

Pecado de amor propio es el dueño de mi vista,
Y de mi alma toda, y de cada parte mía;
Y es pecado éste que no tiene curación,
Así está de enraizado dentro de mi corazón.
Pienso que no hay rostro agraciado como el mío,
Ni tipo tan bien hecho, ni verdad que cuente tanto;
Y hecha a mi medida la defino, mi valía,
Por superar a los demás en lo que valgo.
Pero cuando mi espejo me retrata de verdad,
Batido, hecho pedazos, como cuero repujado,
Mi amor propio lo leo entonces muy contrario:
Amar a un yo así engreído sería una iniquidad.
   Eres tú (yo, pues) lo que alabo cuando presumía,
   Pintando en mi edad antigua la belleza de tu día.





—oOo—



sábado, 22 de abril de 2017

Le Formalisme Russe 100 ans après

NRF

Refoto de Flickr

Filosofía de la discreción en Baltasar Gracián y Francisco de Quevedo

Despedida de casa copia

Despedida de casa copia

Sigo Subiendo Rápidamente, ¿No?

Mi posicionamiento absoluto más alto en el SSRN hasta la fecha:



Posicionamiento en SSRN

Esto por lecturas. Por un criterio secundario, pero significativo, que es el número de artículos aceptados, estoy en el puesto SIETE. Y por lecturas recientes (o por actividad de este último año) estoy el 484. Que a mí ya me vale.



—oOo—

Preparando un paper

—para publicarlo en Ohio, en un libro sobre teoría de la mente y literatura. Al parecer se titulará mi capítulo:
The Mind, a Room of One's Own: An Epiphanic Moment in Virginia Woolf

aquí van el resumen y la bionota:

Abstract:

This chapter is a close reading of a passage in Virginia Woolf's essay A Room of One's Own, examining the way in which the author expresses her theory of the androgynous mind through the spontaneous thought processes of a moment of epiphany in a "center of consciousness" or focalizing self. An emphasis is placed on Woolf's reflexive awareness of the workings of the mind as a synthesizing process, and on its ability to shape reality into an environment of one's own. The mind's response to the external environment and its modeling of reality 'within' is a first step towards the transformation of the social reality 'without' in a dialectical process.

Bionote:

José Ángel García Landa (MA Brown University, Ph.D. University of Zaragoza) is a tenured Professor of English at the University of Zaragoza, Spain. He has coedited a Longman Critical reader on Narratology and the volumes Gender, I-deology and Semiosphere of Narratology. He is the author of Samuel Beckett y la Narración Reflexiva, of Acción, Relato, Discurso: Estructura de la ficción narrativa, and of more than a hundred papers, book chapters and blogs. He has been the editor of Miscelánea: A Journal of English and American Studies and is currently editing A Bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology, http://bit.ly/abiblio
Further information and online papers: http://www.garcialanda.net


—oOo—

Retropost #1576 (22 de abril de 2007): Notes on a Scandal


Vaya película tan desagradable. Bueno, no digo que no sea como la vida misma, pero vaya si es desagradable. Asunto básico: lesbiana sexagenaria (Barbara, Judi Dench), amargada profesora de instituto cuya agenda social es un "desierto ártico", se hace amiga siniestra de una colega novata (Sheba, Cate Blanchett). Decide apropiársela como araña a mariposa; la telaraña se la proporciona la propia novata, cuando descerebradamente se enrolla con un alumno y es descubierta por Barbara. La cosa es complicada en términos legales, y más porque Sheba es casada, tiene un marido mayor (antiguo profesor suyo) y una parejita de hijos, niña en la edad del pavo y un niño con síndrome de Down muy cargante. Aunque ellos lo llevan esto del Down con buen humor y soltura, al final... down down down. Peta la madre de familia bajo presiones psicológicas y frustraciones inconfesas, sueña con recuperar su vida donde la dejó cuando la sedujo su profesor (Bill Nighy) que también era casado... A esto se suman las frustraciones profesionales, con estudiantes extremadamente multirraciales en ambiente tenso, drogas, nulo pero nulo interés por el estudio... así que sin saber cómo se ve la pobre o la tonta enrollándose con un quinceañero muy hormonado que le tira los tejos. No se presenta esto como una historia de amor, sólo como una válvula de escape sexual para la tensión interna acumulada, pero menuda válvula que crea más tensión... Como se ve, la novelista y el guionista gustan de recrearse en las fragilidades o incoherencias humanas, y no es precisamente para apiadarse de ellas, sino para mostrar cómo interactúan. Su plato fuerte es, naturalmente, la solterona Barbara, que al descubrir al affair de su "amiga" le va apretando las tuercas, amenazándola con denunciarla a la vez que se le va aproximando, haciéndose imprescindible, haciendo manitas... y lo más incoherente de la película (aunque ni se puede decir esto con seguridad, tan descoyuntados internamente están los personajes) es que Sheba responde a la chantajista favorablemente, casi echándosele en los brazos, a la vez que guarda la distancia, claro, porque las fantasías de amistad lesbiana a lo Virginia Woolf son todo pajas mentales de Barbara. Esta narra voz en off, porque lleva un diario, desprecia a todos, es sarcástica, agresiva, y a la vez románticamente tonta como esas niñas de doce años con amiga favorita, pero se ha arrugado y amargado... Como se supondrá, Judi Dench ha trabajado su cara durante toda la vida para llegar a este personaje, y lo hace a la perfección (como los demás actores principales, por otra parte). Al sentirse minusvalorada, desata Barbara el escándalo haciendo correr un rumor. Significativamente, elige insinuárselo a uno de los muchos profesores a quienes se les cae la baba por la bella Sheba... al más vil, envidioso y rastrero. Que será naturalmente el que tire la primera piedra, aunque él era el primero que quería sondear a ver si Sheba estaba disponible para un rollete... Y así todo. Bajezas humanas, vilezas, y no me refiero precisamente al affair entre la profe y el niño (implausible gran amante, por cierto). Este pecado venial es voceado por la familia, los colegas, la prensa nacional, el poder judicial: hordas de reporteros van siguiendo a Sheba cuando su marido la echa de casa; decididamente algo va mal con la hipocresía ambiente de un país cuando semejante asunto se convierte en sensación mediática. Loud Rumour. Sheba es sólo un chivo expiatorio, porque estos casos no son precisamente raros. Ahora bien, una de las cosas más curiosas de la película es que ni juzga esto ni deja de juzgarlo ni lo relativiza: sólo lo utiliza como su medio ambiente para análisis de caracteres y relaciones envenenados. Vaya, si al final resulta que hasta me habrá gustado la película. Pero no, algo falla: es desagradable. Creo que la película es tan mezquina y asfixiante, a su manera, como los personajes que retrata; por ahí va la cosa. A veces cae, sintomáticamente, en el melodrama más mezquino y la caricatura (o la alegoría—con deciros que se llama Covett la chupóptera moral...). El espectáculo, sin embargo, es educativo. Si Barbara es una narradora no fiable en su diario-voz en off, resulta que tampoco es mucho más fiable ningún otro personaje, ni el guionista, ni el compositor, y menos que nadie el director— y eso nos deja sin muchos puntos de referencia; la vida vista a través de esta película es una tragicomedia grotesca y absurda. Y además, a todos nos interesa el escándalo: si no no la iríamos a ver. Así que pasen y vean, y salgan con mal sabor de boca.

Notes on a Scandal. Dir: Richard Eyre. Screenplay by Patrick Marber, based on the novel by Zoë Heller. Cast: Judi Dench, Andrew Simpson, Bill Nighy, Cate Blanchett. UK, 2006.



—oOo—

Mañana elecciones francesas



Si me dejan apostar, me mojo: va a ganar las elecciones Marine Le Pen, tanto la primera vuelta de hoy, como (y esto es novedad) la segunda vuelta.

—oOo—

viernes, 21 de abril de 2017

Queneau, Queneau


Me compro (además de otra decena de libros) uno que siempre había tenido curiosidad por tener: Cent mille milliards de poèmes, de Raymond Queneau.

Hay quien dice que compro más libros de los que leo. Y es cierto que éste no pienso leérmelo todo, ni mucho menos.

De los otros, ya iré viendo. Son una lista miscelánea pero interesante:

- QWERTYUIOP, cuarto volumen de los ensayos de Sánchez Ferlosio,
- L'Encre de la mélancolie, de Jean Starobinski,
- La luz de los lejanos faros, de Carlos García Gual,
- Mi gran familia europea, de Karin Bojs,
- la Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas, de Hegel,
- el Diccionario de Autores Aragoneses Contemporáneos, de Javier Barreiro (et al., et al.).
El Pobrecito Hablador, de Larra, con un prólogo de Umbral en su umbral,
- Die Untergang des Abendlandes, digo, La Decadencia de Occidente, de Spengler, un título que aún es más contundente en alemán.
- Y Tiempos difíciles, de Dickens, en la edición de Fernando Galván. Sobre este libro hice la tesina en el año 1984, pudiéndola haber hecho sobre Orwell.

Ya dejaría yo de comprar libros, si pudiera. Pero es que el pensamiento no puede tomar asiento, como decía otro auteur. Y los libros en los estantes, tan apenas.

 


—oOo—

Refoto de Flickr


Refoto de Flickr


Refoto de Flickr


—oOo—

ENN 5

Estoy pensando asistir al 5º Congreso de la European Narrative Network en Praga: http://www.enn5.cz/basic-information/introduction

—más que nada porque ya tengo reservada habitación en Praga para entonces y sería lástima desaprovecharla. ¿Pasaremos antes por Stuttgart, a visitar a Fabiola? Se verá. 

El congreso se titula "Narrative & Narratology: Metamorphosing the Structures". Y no sé si me salgo del tema (que después de todo sí hablaré de las metamorforsis de las estructuras) con un artículo sobre narratología evolucionista.

Que ya he pensado el título, y el tema, y poco más hace falta para una ponencia de un cuarto de hora:

"Narrative, Contingency, and Singularity." 

Lo debería titular "Contingency, Narrative, and Singularity" para darle un toque rortyiano, pero bah, así se queda. De momento. Luego lo cazo. 

Se preguntarán si vale la pena ir a Praga para regurgitar una ponencia de un cuarto de hora (podría parecer decadente). Ante eso tengo dos respuestas: Una, que me aseguran que vale la pena ir a Praga aun sin ponencia. Dos, que como ya he dicho, ya tengo habitación reservada. Tres, que Chequia está a mitad de camino del camino hacia mis amigas rusas, Ludmila y Larissa, que tambien van a ir a Praga. Y hasta Rusia, de momento, no voy a ir.








—oOo—


Sur de Biescas 2

Sur de Biescas 2

Federico a las 8: El grupo mediático de la Moncloa

Presentación de la obra de Jesús G. Maestro, Crítica de la Razón Literaria





Cuánta prepotencia junta, la del autor, desautorizando así en masa como "el discurso de los teleñecos", lo que escriben y han escrito todos los teorizadores españoles y todos los extranjeros, menos él. Y curioso lo bien que se recibe este prepotente discurso, si se embadurna con una fina capa de falsa modestia.

Comento:

Es muy prepotente desautorizar todo lo que han escrito los teorizadores españoles, y todos los extranjeros, como "postmodernismo", "el discurso de Babel" o "el discurso de los teleñecos". Sin duda hay en esas bibliotecas, como en la obra del presente autor, una mezcla de elementos aprovechables y desaprovechables, de razonamiento válido... y de insensatez.


(Me pregunta un anónimo fan de G. Maestro qué elementos de insensatez encuentro): 

Ante todo, decir que encuentro muchos elementos aprovechables e interesantes en las exposiciones que hace Jesús G. Maestro. Pero van unidos a errores de bulto y de base, como su identificación de literatura y ficción, un axioma de partida absurdo que tuerce todo lo que se edifica sobre él. También su partido tomado nacionalista españolista (común al grupo de Gustavo Bueno, aunque quizá debería llamarlo "españolista imperialista") le da algunos sesgos interesantes, pero le ciega con respecto al valor de las contribuciones extranjeras. Véase Shakespeare "y no digo más"—es completamente grotesca la valoración que de él hace G. Maestro. En cuanto a leerme el libro en tres volúmenes, no, no lo he leído. Y no creo que lo haga (aunque todo podría ser), porque, como dijo Samuel Johnson, para conocer la calidad de un vino no hace falta beberse toda la cosecha. Sobre todo si no te ha convencido mucho la cata. Ahora bien, seguramente seguiré oyendo conferencias de Jesús Maestro, con una mezcla de admiración (lo digo en serio) y de desacuerdo.

Es una obra masiva, sin duda, la de Jesús G. Maestro, pero son muchas páginas escritas sobre una base errónea de principio: la identificación de la literatura con la ficción. Empezando por ahí, va a fallar todo el razonamiento, por muchos elementos aprovechables que haya y mucho conocimiento, aciertos ocasionales y abundantes lecturas invertidas.


Presentación del libro en la Universidad de Vigo:







Presentación en Madrid:












Comento:



Lo que dice sobre el lector implícito, quitándoselo (según cree) de un plumazo despectivo, me hace sospechar de mucho del resto de la obra. Una teoría de la literatura que no esté atenta al dialogismo literario —o no lo entienda, sin más— no parece muy prometedora.




Presentación en el Club Faro de Vigo:









Comento:


La arbitrariedad y ligereza al hablar de muchas cosas es inenarrable. Por ejemplo, sobre Shakespeare, un dato, al margen de cuestiones de valoración. No fue sólo un sonetista como poeta; también tiene poemas largos como Venus y Adonis y La Violación de Lucrecia. Un poquito más de documentación y bastante menos de vehemencia y de xenofobia serían de agradecer.








—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.